RELACIONES EXTERIORES

Embajadora de EE.UU.:“Hubiéramos querido que Diyab permaneciese en Uruguay"

La nueva embajadora de Estados Unidos en Uruguay brindó su primera conferencia de prensa en nuestro país y habló, entre otros temas, de Venezuela, el Mercosur y los exreclusos de Guantánamo, especialmente deJihad Ahmad Diyab.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Kelly Keiderling, nueva embajadora de EE.UU. en Uruguay. Foto: AFP.

Kelly Keiderling, la nueva embajadora de Estados Unidos en Uruguay, brinda hoy su primera conferencia de prensa como tal. Keiderling dijo que habló con el presidente uruguayo Tabaré Vázquez y entre otros temas se trataron "la importancia de temas de seguridad" como por ejemplo "el combate contra el terrorismo, o el narcotráfico", así como "de epidemias que nos azotan de un lugar a otro" en estos días.

Consultada sobre la situación en Venezuela, Keiderling dijo que transmitiría la posición de Estados Unidos: “No queremos violencia. Queremos que se respeten los derechos humanos y que se liberen a presos políticos en Venezuela. Queremos que haya un diálogo. Salir a la calle con violencia, sea de la parte que sea, no sirve sino a herir a una sociedad, a la maltratar a los ciudadanos”, sostuvo.

En relación al Mercosur, dijo que no tiene "ningún comentario" para hacer al respecto y que el bloque es libre de decidir "lo que decida aquí". Hoy lunes los cancilleres se reúnen en Montevideo para tratar el tema de el traspaso de la Presidencia Pro Témpore, que debe pasar en julio de Uruguay a Venezuela. Paraguay y Brasil piden postergación por la situación que atraviesa el país caribeño.

Sobre el paradero del exrecluso de Guantánamo, Jihad Ahmad Diyab, y de los exreculusos de Guantánamo en general, Keiderling dijo que “cualquier oficial estadounidense va a comenzar por dar un agradecimiento enorme a Uruguay por haber aceptado a estos exreclusos de Guantánamo”.

“El presidente (Barack) Obama lo que quiere es cerrar Guantánamo” y “lo que hizo Uruguay fue un gesto humanitario a un socio de este hemisferio y traerlos y darles la oportunidad, cada uno lo toma o no, de tener una nueva vida aquí en Uruguay”.

“Hubiéramos querido que Diyab permaneciese en Uruguay, estamos al tanto de los informes que se ha ido a Brasil y estamos trabajando y en contacto con las autoridades brasileñas para ver como se lo encuentra a este señor”, sostuvo.

“Lo que quisiéramos para estos buenos seres es que se armen una buena vida en Uruguay”, dijo la nueva embajadora estadounidense en Uruguay.

“No controlamos a los seres humanos”, agregó, “no sabemos lo que hay en su cabeza”, por lo que quieren “entender en dónde este en qué está, qué planea”.

La nueva embajadora de Estados Unidos en Montevideo Kelly Keiderling anunció hoy, tras reunirse con el presidente Vázquez, que ha iniciado gestiones ante el Departamento de Estado para conseguir un encuentro bilateral entre nuestro mandatario y Barack Obama cuando se celebre la próxima Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York.

Keiderling, que prestó juramento como embajadora en nuestro país el 23 de junio de 2016, es una diplomática de carrera que antes de venir a nuestro país ocupaba el cargo de subsecretaria adjunta de Estado para asuntos de educación y cultura y que entre 2011 y 2013 fue la encargada de negocios en la embajada estadounidense en Venezuela.

En octubre de 2013, Maduro expulsó del país a Keiderling y a otros dos diplomáticos estadounidenses por reunirse con "la extrema derecha venezolana" y los acusó de alentar planes de desestabilización y sabotaje en el país, algo que Estados Unidos rechazó rotundamente.

La diplomática también estuvo destinada en la antigua sección de intereses estadounidense en Cuba, entre 2003 y 2005; y entre 2000 y 2003 ayudó a gestionar la relación con Panamá, Centroamérica y el Caribe desde el Departamento de Estado.

Entre sus destinos internacionales también han estado la República Dominicana, Etiopía, Zambia y Moldavia, según la Casa Blanca.

Keiderling es hija y esposa de diplomáticos. Su madre nació en Bolivia donde su padre la conoció cuando ocupaba su primer destino en la ciudad de Cochabamba.

"Crecí en ese ambiente bicultural y siempre fui la extranjera, la outsider. En el extranjero, mi padre y mi madre me enseñaron que la gente a mi alrededor juzgaría a los Estados Unidos basándose en mi carácter y acciones", dijo. Tiene un hijo y una hija.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)