VISITA INESPERADA QUE LLEGÓ CON EL AGUA

El elefante marino es peligroso, dice la Dinara

Piden no acercarse. Vino desde Chubut o desde la Antártida.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Elefante marino. Foto: @SebaLarrouy1

Alberto Ponce de León, director de Mamíferos Marinos de la Dinara (Dirección Nacional de Recursos Acuáticos), alertó ayer por las conductas que se han visto de personas intentando acercarse al elefante marino que llegó, junto con las crecidas, a la zona de Mercedes conocida como "Carrasquito".

"La primera recomendación es que la gente no se acerque adentro del agua y menos si se encuentra descansando en tierra firme. El animal puede reaccionar; tiene un golpe de pescuezo rapidísimo y cuatro colmillos muy grandes (dos en su mandíbula superior y dos en la inferior). Después que prenden, zamarrea lateralmente. No quiero ni pensar en la mordedura de un animal de estos. Y eso que estoy acostumbrado a verlos y trabajo con ellos", declaró Ponce de León a El País.

"La segunda recomendación es no alimentarlo con nada, no darle pescado, ni mariscos, ni calamares. Él tiene una reserva energética suficiente para vivir durante un mes y no come peces de agua dulce", agregó el funcionario.

Ponce de León también recomendó no intentar mojar al elefante marino en caso que sea visto en tierra porque "no es un cetáceo, no es ni una ballena, ni un delfín, es una foca".

"La cuarta recomendación es que si alguien se acerca, no ocupe espacios entre el animal y la ribera o la costa. Porque el elefante marino se va a asustar, va a querer ir al agua, y si estamos en el medio, lo más seguro es que nos lleve puestos o nos muerda", agregó el director del área de Mamíferos Marinos de la Dinara.

Redes sociales.

El elefante marino aparecido en Mercedes se hizo muy popular ayer a través de las redes sociales, por personas que subieron a Internet fotografías y videos. Incluso algunos bautizaron al imprevisto visitante: lo llamaron "Toti".

La Prefectura se enteró de su existencia por las denuncias de la gente, pero cuando llegó al lugar, ya no era visible.

El prefecto de Mercedes, Rodrigo Barcelona, dijo ayer a El País que no se sabe dónde está en estos momentos, aunque se presume que se encuentra fuera del área en la que fue visto el martes.

Ponce de León explicó que si bien la presencia del elefante marino es inusual en un río de Uruguay, no es la primera vez que ocurre un hecho de estas características.

"En enero de 1994 fui a atender un caso similar en Nuevo Berlín (Río Negro). Había un elefante marino que había salido a un lugar con pasto lleno de sauces llorones, donde había un área de camping con parrilleros, mesas y bancos de hormigón. La gente decía poco menos que vengan a ver al monstruo marino. Ocurrió en verano y no había creciente como ahora, ni vientos del sur, que son los que pueden haber hecho que el animal se perdiera", comentó.

El experto dijo que estos animales llegan por "una conducta errática, errónea" y no arrastrados por las corrientes.

Machos pueden llegar a pesar 5 toneladas.

El elefante marino del sur puede llegar a pesar 5 toneladas en el caso de los machos y a medir casi 6 metros de largo. La hembra apenas llega a una tonelada. "He visto alguna foto y un video del animal que llegó a Mercedes, pero no se identifica exactamente el área de la nariz, lo que sería el lugar de la proboscis o trompa. Por eso es llamado elefante marino, porque en el área nasal en los machos, hay una gran vascularización y cuando se enoja o está en un momento de prerreproducción, eso se irrita y se llena de sangre, creciendo como si fuera la trompa de un elefante de tierra", explicó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)