RETIROS MILITARES

El Ejército le envía señales al Ejecutivo por la reforma militar

Presencia del comandante al año de la muerte de un ministro “respetado”.

Vázquez y Manini en la celebración del Día del Ejército. Foto: Fernando Ponzettto

  •  
DANIEL ISGLEAS12 ago 2017

En medio de la tensa relación de los militares con el Poder Ejecutivo, el jefe del Ejército, general Guido Manini Ríos, se hizo presente en el acto de homenaje al fallecido exministro de Defensa Nacional Eleuterio Fernández Huidobro.

El hecho no pasaría de un acto más si no se considerara que Fernández Huidobro fue un aliado incondicional de los militares frenando durante años la reforma del sistema de pasividades militares que ahora el gobierno, con Jorge Menéndez como titular de la cartera, está decidido a impulsar contra la voluntad de los uniformados.

El proyecto de reforma del Servicio está a consideración del Senado y va de la mano de la aplicación por ley separada de un impuesto a las jubilaciones y pensiones que cobran los militares retirados y sus herederos, según el caso, que las instituciones sociales resisten fervientemente por considerar que como ya se les cobra el IASS (el impuesto que pagan todas las pasividades), gravarlos con esa nueva tasa sería aplicar otro impuesto sobre el mismo bien.

El gobierno prevé que al finalizar su mandato en el año 2020 la transferencia de Rentas Generales al Servicio de Retiros y Pensiones Militares (SRPM) trepará de los actuales US$ 484 millones de 2016 a unos US$ 700 millones, según informó en el Parlamento el subsecretario de Economía Pablo Ferreri, al defender el proyecto oficial sobre la reforma del mencionado colectivo previsional.

Un aliado.

Ahora, un año después de la muerte del exministro aliado, los militares se han encontrado con que el Poder Ejecutivo avanza a paso firme hacia la reforma del Servicio. Y por eso, más allá de la relación personal que el general Manini Ríos tuviera con Fernández Huidobro en vida, observadores políticos coincidieron en señalar a El País que se trata de "una señal" al gobierno del presidente Tabaré Vázquez, incluyendo al ministro Menéndez. Como el propio jerarca señalara en más de una oportunidad, los comandantes en jefe no asistirán a la comisión del Senado que trata la reforma y tampoco a la que analiza el impuesto porque es un tema "político" que se resuelve así.

Senadores de la oposición se molestaron la semana pasada con Menéndez porque justamente fueron invitados el ministro, los tres comandantes en jefe y el actual director del Servicio para que explicaran en el Parlamento qué incidencia tendrán tanto la reforma de la llamada Caja Militar como el impuesto en el servicio activo y funcionamiento de las Fuerzas Armadas. Ante la comisión, Menéndez negó la necesidad de que los militares comparezcan en el ámbito parlamentario.

Un año atrás, en el sepelio de Fernández Huidobro, Manini Ríos fue el orador y dijo que en aquel pudo "descubrir a un ser humano excepcional, a una persona singular, a una persona que tomó su función en serio", y que de esa forma "se fue ganando poco a poco el respeto y la consideración de las Fuerzas Armadas".

Negociador con las FF.AA. en tiempos de guerrilla

En varias publicaciones editadas a lo largo de los últimos años, se ha hablado sobre la particular relación entre Eleuterio Fernández Huidobro y los militares, incluso durante la época en que fueron acérrimos enemigos. Esta situación siempre le rechinó a un sector del Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros (MLN-T) y fue objeto de venganzas internas. Fernández Huidobro participó en las negociaciones con oficiales del Ejército para alcanzar una rendición del MLN, que estuviera supeditada al cumplimiento de un programa político-económico por el gobierno de la época. Las negociaciones fueron desautorizadas luego por los mandos de las Fuerzas Armadas y el presidente Juan María Bordaberry.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.