UN PROYECTO POLÉMICO

Ejecutivo discute reforma militar con bancada del FA

Debe conformar a los diputados para asegurarse los votos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Militares retirados han hecho saber su preocupación por el proyecto. Foto: F. Ponzetto

En esta jornada miembros del Poder Ejecutivo presentarán el proyecto de ley para reformar el Servicio de Retiros y Pensiones de las Fuerzas Armadas (SRPM) a la bancada parlamentaria oficialista El gobierno envió sobre el fin de la semana pasada al Parlamento este proyecto.

De acuerdo con las alternativas políticas planteadas, si el Poder Ejecutivo pretende aprobar esta ley primero deberá contar con la conformidad de sus diputados. No tiene mayoría asegurada debido a que el representante Gonzalo Mujica abandonó la bancada.

En el Senado la mayoría operará de forma automática porque no hay fisuras. Incluso, este proyecto de ley podría contar con el apoyo de algún partido de la oposición si su contenido es compartido, dijeron a El País fuentes políticas.

El gobierno pretende bajar los topes de jubilaciones de los militares, subir la edad para jubilarse y aumentar la cantidad de años de servicio requeridos para hacerlo. Además se implementará un impuesto transitorio ( con una vigencia de18 meses) para los uniformados con el objetivo de abatir el déficit de la llamada Caja Militar, de unos US$ 400 millones anuales.

Los lineamientos generales del proyecto de ley de reforma de la Caja Militar fueron presentados el miércoles 24 ante el Secretariado del Frente Amplio por el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, por el secretario de la Presidencia, Miguel Ángel Toma, y por el prosecretario Juan Andrés Roballo.

Los principales cambios suponen el aumento de la edad jubilatoria y la rebaja del tope de las pasividades.

Permanente.

En la reunión del Secretariado del FA, el sector Casa Grande de la senadora Constanza Moreira opinó que la reforma debía ser más estricta y recortar aún más los beneficios jubilatorios de los militares. Incluso pidió a los representantes del Poder Ejecutivo que la aplicación del impuesto a las pensiones y pasividades sea permanente y no temporal, como está planteado ahora. Moreira aseguró que la contribución de los militares a sus sistema de retiros y pensiones solamente cubre el 15% del gasto, y que el 85% restante "lo solventan todos los uruguayos y las uruguayas".

El Servicio informó en su página web que en julio del año pasado sirvió un total de 53.398 jubilaciones y pensiones.

Según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), a fines de 2015 el Servicio tuvo ingresos por $ 2.276 millones, y egresos por $ 15.306 millones, lo que confirma el carácter deficitario de su funcionamiento.

La escala presentada para el impuesto a militares tiene once tramos, los cuales se van dividiendo en función de la cantidad de bases de prestaciones y contribuciones que representa la pasividad. La primera de ellas va de 0 a 15 Bases de Prestaciones y Contribuciones (BPC), es decir, de 0 a $ 50.100 nominales. Allí la suba es de 0%.

Y luego, en las distintas franjas, varían en función de la cantidad de BPC. Van subiendo las tasas hasta llegar a una máxima de 20% para aquellas pasividades que superan los $ 133.600. Las tasas y el diseño del sistema son similares a los aplicados a los pasivos de la caja bancaria.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)