INSEGURIDAD

Ejecutan a quemarropa a un comerciante en Las Acacias

Las primeras conclusiones apuntan a una riña para evitar que lo robaran.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El comercio en el que murió el trabajador estaba ayer cerrado. Foto: D. Píriz

Un hombre de 63 años de edad fue asesinado en Las Acacias luego de haberse trabado en lucha con dos delincuentes que pretendieron llevarse la recaudación de una distribuidora de bebidas.

El terrible hecho sucedió el pasado sábado sobre las 18:30 horas, en una casa que oficiaba como negocio de bebidas, en la calle Burgueño, esquina José Possolo.

Nelson hacía más de 40 años que estaba instalado en el barrio y era "conocido por todos", según las diferentes declaraciones que hicieron a El País los vecinos de la zona.

Dos hombres a pie llegaron al negocio y golpearon la puerta. El comerciante les abrió sin saber que desde ese momento comenzarían a correr sus últimos segundos de vida. Los delincuentes estaban armados.

Luego que Nelson les dio paso a sus atacantes, "por algún motivo que aún no se pudo determinar, llegó hasta una habitación de la casa, probablemente haya visto que los hombres estaban armados, corrió en búsqueda de su arma, y en ese momento se trabaron en lucha", informaron a El País fuentes policiales.

Según los primeros indicios e hipótesis del caso, uno de los dos hombres, el que efectuó el disparo, lo hizo mientras que la víctima se encontraba sentada, o debajo del atacante "luchando, porque la bala entró por la axila, le atravesó todo el cuerpo, destrozándole varios órganos, y salió por la zona de la cadera del lado izquierdo", señalaron las fuentes.

A su vez, uno de los vecinos que asistió en primera instancia al hombre baleado, relató que "tenía un agujero en la espalda, pero no le salía sangre, estaba pálido, totalmente blanco; lo sentamos para asistirlo, pero ya estaba muerto".

Los delincuentes, luego de efectuar al menos siete tiros, salieron corriendo por la calle Possolo rumbo a la Avenida General Flores, sin haber robado nada.

Testigos.

Una de las testigos claves del hecho contó a El País que llegó a ver la huida de ambos hombres armados.

"Iba a la almacén, antes de abrir la puerta de casa sentí unas bombas, le pregunté a mi marido si efectivamente eran o no, y enseguida salí", comentó la mujer.

En ese momento, "cuando abrí la puerta vi a dos personas que salían corriendo de la casa de Nelson, uno de ellos disparaba un arma mientras se iba, entré de nuevo a casa y empecé a gritar que habían agarrado a tiros al vecino", relató la testigo.

El padre de la mujer, fue el primero en ir hasta la casa del comerciante, junto a otro vecino de la cuadra. Entraron a los gritos, según dijeron, porque no sabían "si aún había otro ladrón adentro".

Nelson estaba tendido en el piso, había salpicaduras de sangre en una mesa cercana a la escena del crimen, y la casa estaba hecha un caos.

"Lo tratamos de incorporar, lo sentamos en el piso, pero se resbalaba, era imposible levantarlo, no tenía color. Lo abanicábamos mientras llamábamos al 911, pero nunca dio signos vitales", informó el vecino que intervino en los primeros minutos tras el ataque. Efectivamente, Nelson ya había muerto.

Un patrullero llegó al escenario de los hechos y trasladó al hombre a toda velocidad a la policlínica de Piedras Blancas, sobre la calle Capitán Tula. Minutos después, los médicos hicieron la confirmación profesional del deceso.

Sin pistas.

La policía investiga el caso, aunque aún no tiene ninguna pista de los sospechosos. La mujer que fue testigo de la huida de los delincuentes no pudo visualizar con claridad sus rostros, ni siquiera puede describir como estaban vestidos, "fue un segundo y la verdad es que no me fijé en eso", indicó.

Tampoco existen cámaras de seguridad de algún negocio de la zona que pueda identificar a los dos hombres.

Solidario.

"Se levantaba a las 5:00 de la mañana para ir a trabajar, era sumamente trabajador, honesto y solidario", comentó un hombre de la zona, al tiempo que se indignaba por lo que había sucedido.

"Es increíble que te maten por nada, se estaba por jubilar para disfrutar con su esposa lo que le quedaba de vida, y hoy el Día de la Madre, justo era fecha de cumpleaños de su hijo, parece mentira", contó el vecino.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)