FIESTA RELIGIOSA EN LA ZONA DE CHACRAS

En Durazno rindieron culto al "proveedor de lluvias"

Fiesta de San Isidro Labrador convocó a cientos de devotos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Es una fiesta que recuerda al patrón de los chacreros. Foto: V. Rodríguez

El campo y la ciudad confluyeron en la fiesta de San Isidro Labrador, celebrada el domingo en la "zona de chacras" de 15ª sección de Durazno. Fue una de las mayores convocatorias de los últimos años, con cientos de personas que durante todo el día participaron de la procesión, misa, actividades varias y gastronomía criolla.

Vecinos y organizadores coincidieron en señalar a El País que la actividad recuperó su esplendor luego de algunos años en los que la respuesta del público había disminuido. "Uno de los factores que contribuyó a la respuesta fue la programación prevista y la difusión previa realizada, así como el tiempo soleado y con agradable temperatura tras varios días de lluvia", dijo Lorena da Fonseca.

"Es una fiesta muy arraigada a la zona desde hace muchísimos años, pero ya no está la gente de toda la vida; esto ha cambiado mucho", dijeron Carlos Maciel y Marta Álvarez, un matrimonio de chacreros que participó en la cabalgata para venerar al santo protector del trabajador de la tierra.

La tradicional misa en la capilla San Isidro de Batoví fue presidida por el obispo de la Diócesis de Florida-Durazno, Martín Pérez Scremini, y el párroco de la Iglesia San Pedro del Durazno, desde donde partió la procesión, con el santo patrono trasladado en carro y seguido por jinetes a caballo en representación de las aparcerías locales. El trayecto hasta la capilla abarcó cinco kilómetros.

En Paysandú.

También en la localidad de Porvenir (Paysandú) se celebró el domingo la festividad de San Isidro Labrador, con una concurrida procesión que rodeó la plaza céntrica para llegar hasta la parroquia, donde se ofició la misa.

En el predio del templo se reunió la comunidad para compartir diferentes actividades deportivas y sociales, informó el diario El Telégrafo.

Los vínculos de la localidad con el santo se remontan al origen mismo de Porvenir como colonia de inmigrantes españoles, que se dedicaron a cultivar la tierra. Justamente, de España procede Isidro, un santo favorecedor de los agricultores al que se atribuye la condición de provocador de lluvias.

En Durazno, el obispo Scremini enfatizó en la necesidad de cuidar "la familia y la tierra".

Dijo que "en este día de San Isidro, a esta cantidad de gente que hoy está acá los congrega un santo, y yo creo que la mejor manera de honrarlo es reunirnos en su nombre, pero también preguntarnos si no nos animamos a tener una mejor relación con el medio ambiente. No podemos pedirle al santo que interceda ante nosotros para favorecer el cuidado de las cosas", agregó el religioso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)