DERECHOS HUMANOS

Dura crítica oficial a situación de "Aldeas de la bondad"

Denuncian que los pacientes deben dormir en el piso.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Una persona durmiendo en el piso en Aldeas de la Bondad. Foto: inddhh.gub.uy

Los 58 usuarios de Aldeas de la Bondad de Salto no tienen nombre ni apellido: son "los pillos", "los caminantes" y aquellos con discapacidades más severas son "los siempre niños". Hay pacientes en tratamiento psiquiátrico, pero en 2014 fue la última vez que fueron visitados por un médico especializado en salud mental, denunció la Institución Nacional de Derechos Humanos (Inddhh). Hay personas con dificultades motrices, pero deben subir una escalera con escalones flojos cada vez que quieren ir a su habitación; por eso duermen la siesta en el suelo. No existe una propuesta educativa ni un seguimiento de la evolución de cada uno de ellos. Por lo tanto, la Inddhh recomendó: "Disponer en forma inmediata de otro proyecto de intervención donde las personas alojadas en este centro reciban una atención adecuada a la Convención Internacional sobre la discapacidad". Y pidió "reparar los daños ocasionados hasta el momento por los déficit en atención".

Poco después de las 8.30 horas del 21 de marzo, un equipo de la Inddhh llegó al centro de atención a personas con discapacidad en Salto que se hizo conocido por el fallecimiento de cuatro usuarios que fueron trasladados a Montevideo a fines de 2016. Una parcela de tierra, a modo de altar, en la que figuraban los nombres de varias personas fue la primera imagen con la que se toparon los visitantes. Se trataba de un cementerio aún no regulado por la comuna salteña en el que se dejan, dicho literalmente por sus funcionarios, los restos de los "niños que van muriendo". Esto pese a que todos los actuales internos superan los 19 años.

La Fundación Imcos gestiona el centro desde 1986, pero en 2015, y tras sucesivos cuestionamientos, pidió rescindir el contrato que mantenía con el INAU. Eso derivó en el traslado paulatino de pacientes hacia otros proyectos hasta que, en ese proceso, murieron cuatro personas y otras dos denunciaron abusos sexuales. Fue entonces que se abrieron investigaciones, penales y parlamentarias, y que la Inddhh intervino.

En la elaboración del informe que se realizó sobre la visita, que quedó pronto hace diez días, participaron tres médicos legistas de Facultad de Medicina que chequearon el estado de salud de los pacientes. De 16 historias clínicas al azar analizadas por los profesionales, solo cinco estaban completas. Algunos usuarios viven hace más de 10 años allí pero no tienen un diagnóstico. En un caso "se encontró el carné de vacunas y los estudios paraclínicos de un paciente en la historia clínica de otro", dice el informe.

Tras conocer estos antecedentes y la falta de instalaciones adecuadas, la Inddhh concluyó que el modelo de Aldeas de las Bondad "no se corresponde con buenas prácticas de abordaje de la discapacidad ni con los criterios establecidos en la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, y otros instrumentos de protección de los Derechos Humanos".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)