GASTÓN COSSIA

"Solo 10% de dueños de perros paga la patente"

Médico veterinario y diputado suplente del Partido Nacional, salió al cruce de las políticas que lleva adelante la Comisión de Tenencia Responsable y Bienestar Animal (Cotryba), que incluyen la creación del nuevo Registro Nacional de Mascotas y la obligatoriedad de colocar microchips a los perros.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Tener un perro en regla cuesta a los dueños US$ 1.500 al año". Foto: Archivo El País

Calificó de “ridícula” la lucha por recursos que libra la Cotryba con la Comisión Nacional de Zoonosis, y que queda en evidencia en un artículo de la Rendición de Cuentas que prevé financiar a la primera con lo que recauda la segunda por concepto de patente de perros. “Pocos pagan la patente. ¿Quién va a pagar además por colocarle un microchip?”, se pregunta.

—¿Cómo evalúa la decisión de establecer de forma obligatoria la colocación de un microchip a los perros y su inscripción en el Registro Nacional de Animales de Compañía (Renac) antes del próximo año?

—El programa anunciado por el Ingeniero Benech, presidente de la Comisión de Tenencia Responsable y Bienestar Animal (Cotryba), no tiene ninguna planificación, ni previsión. Es solo una expresión de deseo. Los microchips para perros existen y se comercializan en veterinarias hace décadas; confeccionar un programa electrónico y declarar la obligatoriedad no cambia nada. La patente canina ya es obligatoria y la paga menos del 10% de los propietarios de perros del Uruguay.

—Hace bastante tiempo que se venía manejando la idea del nuevo registro. En ese sentido no parece una improvisación.

—La Cotryba fue creada hace ocho años y reformulada hace dos; pasó del Ministerio de Educación y Cultura al Ministerio de Ganadería, y cambió sus integrantes en 2015. Ya lleva dos presidentes y dos gerentes designados y no ha castrado ningún perro, no ha puesto ni un microchip, no ha hecho ninguna jornada de difusión y lo peor, no ha cobrado ni una multa por violaciones a la ley de Tenencia Responsable de Animales. Lo único que han hecho es un informe, una encuesta, sobre la situación de los perros en Uruguay y ahora este anuncio de los microchips y el nuevo Registro obligatorio de los caninos. A eso se suma que parece que el ingeniero Benech tiene una aversión a la profesión veterinaria; la ha dejado afuera de la Cotryba y de las recientemente creadas comisiones departamentales que son presididas en su casi totalidad por agrónomos o policías. Así es imposible llevar adelante una política de tenencia responsable y bienestar animal.

—¿Cuáles son en concreto sus objeciones a la implementación del nuevo Registro Nacional de Animales de Compañía?

—Por ley existe una tasa de registro de perros que es la patente. Y ahora se exigirá también la obligatoriedad de este nuevo registro. El tema es que uno dependerá de la Cotryba y el otro depende de la Comisión Nacional de Zoonosis. El colmo es que se pretende financiar el registro nuevo con un porcentaje de la patente, que lo recauda otra institución y con otros fines. La Cotryba se enfrenta a Zoonosis por los recursos y en lugar de trabajar juntas y coordinar acciones pretenden fagocitarse unos a otros. Este enfrentamiento, entre otras cosas, llevó a la renuncia del gerente anterior de la Cotryba luego de dos años, lo que paralizó lo poco que se había avanzado.

—¿No le parece pertinente el nombramiento del nuevo gerente?

—La designación del nuevo gerente, el señor Julio Pintos, apicultor, exintendente de Paysandú por el Frente Amplio, demuestra el abuso de los cargos de confianza políticos sobre los criterios técnicos. La ausencia de un programa nacional y de recursos para financiarlo es evidente. Pero lo peor es la ausencia de liderazgo y de convicción con la empresa. Sin compromiso y empatía con la salud y el bienestar animal es imposible llevar adelante esta tarea.

—¿Dónde se estableció que Zoonosis deberá traspasar recursos económicos a la Cotryba?

—En el artículo 87 de la Rendición de Cuentas queda en evidencia la puja y pelea entre estas dos instituciones, y se pretende saldar "salomónicamente". Se pretende destinar un 60% del dinero que se recaude por la patente de perro a la Cotryba, siempre y cuando se vendan más de 100.000 patentes. En Uruguay se venden unas 100.000 patentes de perro, en promedio de los últimos 5 años, y se realizan 20.000 castraciones gratuitas. En un total estimado de 1.700.000 perros esto es una vergüenza. Me pregunto: ¿cómo van a hacer para vender más patentes si paralelamente están anunciando que el nuevo Registro de Cotryba es obligatorio?

—Al dueño de un perro, si es tenedor responsable, ¿cuánto le costaría tenerlo en regla, en los dos registros, y con cuidado de una veterinaria?

—Queda claro que siempre terminan pagando los mismos. No hemos logrado que se destinen recursos genuinos al bienestar y la salud animal, todos son impuestos o tasas. ¿Dónde se ha visto que las campañas sanitarias lleven IVA del 22%. Es ridículo. Los tenedores responsables, que cada vez son menos, gastarán por perro, anualmente, US$ 1.500 en promedio. Y aportarán por IVA US$ 350 a Rentas Generales. Los tenedores irresponsables seguirán sin pagar ni aportar nada.

—¿Qué suma para llegar a esos US$ 1.500 al año?

—Patente $ 530, microchip $ 1.000 (eso vale hoy, sugieren que baje a $ 500), vacunación anual $ 500, castración $ 1.500, afiliación veterinaria anual $ 3.600, gastos de veterinaria $ 5.000, alimentación $ 25.000, estética y accesorios $ 3.500.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)