POCITOS

Dueños de Coffee Shop recibieron amenazas y dicen que denunciarán

El Ministerio de trabajo presentó una intimación a los dueños del lugar.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pizarrón: ya no se refiera a Tarantino, ahora se aclara que no hay discriminación. Foto: F. Ponzetto

Los problemas tras la aparición del texto "No dogs or mexicans allowed" (no se permiten perros ni mexicanos) en su pizarrón continúan para los dueños de Coffee Shop.

Janine Boivin, una de las propietarias del local, dijo en declaraciones a El Observador que el pasado martes se presentó en el lugar una persona que se identificó como ciudadano mexicano y los amenazó. Si bien no quiso dar detalles sobre los sucedido, contó que se pusieron en contacto con su abogado y en el correr del día harán la denuncia formal en la Seccional 10º.

La frase de la polémica se exhibía desde el jueves. El decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de la República, Rodrigo Arim, pasó por el comercio, fotografió el pizarrón y escribió en las redes sociales: "Inaceptable: cartel en café "no se permiten perros ni mexicanos". No es USA, es Pocitos. Propietario norteamericano. Discriminación pura".

Las redes sociales descargaron toda su furia contra el comercio y el poder municipal y diplomático se hizo sentir. Inspectores de la Intendencia de Montevideo se presentaron el día sábado y entregaron un cedulón solicitando a los responsables que se presentaran en la comuna el próximo martes 18 de abril con todas las autorizaciones para funcionar.

Los inspectores municipales dejaron un cedulón amparados en la ley 17.817 la que penaliza las acciones de racismo, discriminación y xenofobia, según señaló la directora de Desarrollo Social de la Intendencia, Fabiana Goyeneche.

En tanto, la embajada de México en Uruguay exigió explicaciones a la Cancillería. La delegación envió una carta a la Dirección General de Protocolo "en relación a la lamentable y deplorable actitud racista, discriminatoria y xenófoba ostentada por el café Coffee Shop".

Por su parte, Milton Romani, exsecretario de la Junta Nacional de Drogas y exembajador uruguayo ante la OEA, pidió difundir la ubicación del "xenófobo" lugar y recordó que está incurriendo en el delito de odio racial, lo cual significaría de 6 a 20 meses de prisión.

Ministerio de Trabajo

La Intendencia no fue la única que se pronunció al respecto, este miércoles el Ministerio de Trabajo dejó un acta de intimación debajo de la puerta del café, informó Telenoche.

Los propietarios tendrán que presentar un reglamento interno a nivel laboral y una política contra todo tipo de discriminación, luego analizarán la situación de acuerdo a los descargos que presenten los dueños del lugar.

Al momento los dueños no fueron informados ya que no se encontraban en el lugar, el café permanece cerrado por Semana de Turismo, informaron desde el Ministerio al medio.

"Ojalá le prendan fuego"

Los propietarios de Coffee Shop aclararon que el texto escrito en el pizarrón no era sobre una prohibición implementada en el local, sino una cita a la película "The hateful eight" (Los ocho más odiados) de Quentin Tarantino.

En la película -ambientada en Estados Unidos previo al estallido de la guerra de secesión- uno de los personajes, Minnie, atiende una pulpería con el mismo texto que estaba escrito en el bar de Pocitos. Samuel L. Jackson pronuncia esa misma frase en la película.

El caso tomó notoriedad en el resto del mundo luego de que medios como CNN, El País de Madrid y el diario El Universal de México levantaran la noticia. 

Un día antes del comunicado emitido por la Embajada de México en Uruguay, el embajador Francisco Arroyo compartió una publicación en sus cuentas de Facebook y Twitter invitando a uruguayos y mexicanos a que comentaran su opinión sobre la frase en la página de Facebook de Coffe Shop.

Si no puede ver la publicación, haga click aquí.

Entre los comentarios de apoyo al bar y de repudio por la frase, se encuentran varias amenazas. "En lo que pusieron ni perdón piden te juro que ojala le prendan fuego todo el local", dice un usuario. "Invito a todos los mexicanos que viven en Uruguay a que se unan y prendan fuego al local", señala otro.

"Sudacas de mierda, seguro han de ser de raza aria con esa genética tan corriente. Ahora los propietarios y empleados han de vivir atemorizados mirando sobre su hombro al ir por la calle y esperando un desafortunado incendio en cualquier momento. Pasaran meses o años para que la gente lo olvide y recuperen la tranquilidad, pero mientras tengan el extinguidor a mano", dice otro mensaje.

Otro usuario considera que al propietario, de origen estadounidense, "Habría que deportarlo, pero YA". En la misma línea, otro considera que "los propietarios debieran ser deportados a su país por infringir leyes antidiscriminatorias americanas y por haber dañado las relaciones Uruguay - USA". También pide que "pregunten por quien votaron en las últimas elecciones".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)