COMBATE A RUIDOS MOLESTOS Y DISTURBIOS

Dueños de boliches nocturnos en contra de restricciones de IMM

A partir de julio deben cerrar más temprano, sobre las 2 de la madrugada.

Más de 50 propietarios de bares y boliches están en desacuerdo con el plan piloto que regulará el horario de apertura y cierre de los locales nocturnos. La medida, según declaró el miércoles el intendente de Montevideo Daniel Martínez, se comenzará a implementar el próximo mes.

En un principio el horario en el que los establecimientos nocturnos podrán funcionar a partir de ese mes será de 18:00 a 2:00, aunque desde la comuna sostienen que puede estar sujeto a cambios.

El decreto regirá para las zonas consideradas "saturadas", como el Parque Rodó y Pocitos, con el fin de buscar soluciones a las quejas de los vecinos a causa de los ruidos.

Consultados por El País, propietarios de boliches sostuvieron que la decisión los toma "por sorpresa", ya que si bien estaban enterados del plan piloto, desde la IMM les habían dicho que antes de implementarse se reunirían para discutirlo.

"En la última reunión que tuvimos el 31 de mayo con Fernando Nopistch —secretario general de la IMM— y Christian Di Candia —prosecretario general—, nos dijeron que nos íbamos a reunir dentro de 15 días nuevamente para decidir cómo se iba a implementar el plan piloto. Entonces, por un lado Di Candia nos dice una cosa, y por el otro el intendente dice que ya se va a empezar a aplicar en julio, cuando nos dijeron que antes de tomar esa decisión nos íbamos a reunir", explicó el dueño de uno de los boliches afectados por la medida.

En general los propietarios de los establecimientos nocturnos ubicados en la zona del Parque Rodó se muestran en desacuerdo con la medida, ya que consideran que traerá desempleo y que no ayudará a combatir el problema de fondo, que es evitar que las personas permanezcan en la calle hasta altas horas de la madrugada.

Si no puede ver el contenido haga click aquí.

"Cerrar a las 2 de la mañana para nosotros es inviable económicamente y además creemos que no es la solución. El problema acá es el ruido social, y nosotros desde los boliches no podemos hacer nada si las personas se quieren quedar en la calle. Regular eso le compete a la IMM y al Ministerio del Interior", explicó el propietario de un boliche del Parque Rodó. "Nos están transmitiendo una falla de ellos a nosotros", sostuvo.

Los dueños de los locales están creando una asociación de boliches de entretenimiento nocturno, que hasta el momento incluye a más de 35.

Consultado por El País, el abogado que los está asesorando sostuvo que la medida va a generar que los propietarios de esos establecimientos tengan que tomar medidas para intentar seguir teniendo una renta de su actividad, por lo que "es probable que los puestos de trabajo bajen, e incluso que algunos tengan que cerrar", explicó el especialista.

Agregó también que no le parece razonable ni justo que solo algunos boliches de Montevideo tengan que cumplir con la medida, sino que debería regir para toda la capital.

"Tengo mis argumentos para sostener, desde el punto de vista legal, que ese decreto de la Junta Departamental presenta una inconstitucionalidad, por violar la igualdad y la libertad de comercio; es decir, principios básicos que la Constitución consagra y que resguarda los derechos de los individuos", explicó el jurista.

Reuniones.

Por otro lado, el prosecretario de la Intendencia de Montevideo, Christian Di Candia, dijo ayer a El País que la medida se adoptará primero en las zonas consideradas "saturadas", como el Parque Rodó y Pocitos, y que la imposición de un horario para abrir y sobre todo para cerrar podría llegar a flexibilizarse, por lo que no necesariamente debería ser entre las 18:00 y las 2:00 de la madrugada.

Di Candia señaló que la IMM tiene reuniones pendientes por este tema con el Ministerio de Salud Pública y el Ministerio del Interior, para intentar evitar el consumo de alcohol en la vía pública. Ya se reunió "con el Inau, el Inju, el Instituto de Derechos Humanos, los boliches y los artistas", indicó.

Di Candia anticipó que se pretende prohibir el salir a fumar a la calle "a cada rato", y que se les dirá a los bolicheros que permitan hacerlo "de a tandas". Asimismo, dijo que se está planteando a los locales que prohíban a sus clientes salir a tomar alcohol a la vereda.

"Nos dijeron que la medida era para los futuros locales".

Según Daniel Fernández, vicepresidente de Cambadu, en una reunión en la que estuvo presente junto con los propietarios de los boliches bailables, Fernando Nopistch y Christian Di Candia "fueron muy claros".

"Esa medida que, según nos dijeron, se iba a empezar a implementar en un futuro ya que no hablamos de fechas en ese momento, sería para los nuevos boliches que se abrieran en la zona", sostuvo. Según Fernández, "en ningún momento se habló de que iban a cambiar las ordenanzas de los boliches que hoy están instalados. Eran para los futuros que se abrieran", explicó. "Los boliches no son los responsables del ruido social que hay en las calles. Yo entiendo que el vecino tiene que descansar y dormir, y los primeros que quieren colaborar para evitar los ruidos sociales son los comercios que están establecidos en esas zonas, que no quieren tener problemas con los vecinos. Incluso los boliches han colaborado con el vecindario haciéndose cargo de la limpieza, de la seguridad, y poniendo más iluminación en la zona", explicó Fernández.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)