CONFLICTO VECINAL POR RUIDOS MOLESTOS

Dueño del bar El Fondito, cara a cara con los vecinos

Se reunieron luego de que el local demandara a una vecina.

Residentes del municipio CH buscan solución para atenuar ruidos de "El Fondito". Foto: F. Ponzetto
Residentes del municipio CH buscan solución para atenuar ruidos de "El Fondito". Foto: F. Ponzetto

Vecinos del municipio CH y uno de los propietarios del bar "El Fondito" tuvieron un encuentro cara a cara para intentar solucionar los problemas que padecen debido a los ruidos que genera el local gastronómico.

A la reunión asistieron más de 20 vecinos y concejales vecinales, entre ellos Cecilia Steiner. La mujer está en juicio con los dueños del bar que le reclaman 20 mil dólares por "daños y perjuicios, y daño moral", al considerar que Steiner difundió "mentiras" en las redes sociales, lo que les causó un descenso en la clientela.

El encuentro se realizó la noche del lunes en la Casona de Punta Carretas y comenzó con el descargo de Rodrigo Couce, uno de los dueños del local.

Couce mantuvo su postura y aclaró que, a diferencia de lo que se dice, el local "cuenta con todas las habilitaciones" por parte de la IMM. "Tenemos todo en regla. A lo largo de los años tuvimos que hacer algunos cambios —luego de denuncias, es cierto— para no molestar a los vecinos. Cambiamos el techo, levantamos un muro para que no le llegara tanto ruido a la casa lindera y colocamos un nuevo sistema de extracción para que no se filtraran los olores a los vecinos", explicó.

"Sacamos también la mesa que había enfrente del local para que no hubiera tanto ruido e intentamos solucionar el problema de los cuidacoches que muchas veces rompían los vidrios de los autos. Los echamos y trajimos a otros que son de confianza. Ahora muchos vienen a estacionar a nuestra cuadra porque saben que sus autos están cuidados", dijo.

Según contó, después de todos esos cambios, los comentarios negativos de la concejal Steiner siguieron en las redes.

"Pedía que no fueran a nuestro restaurante, que no teníamos habilitaciones y que nos llevábamos mal con los vecinos", dijo. Según explicó, ellos se comunican con los clientes a través de la página de Facebook. "No tenemos teléfono; si alguien quiere reservar tiene que entrar por ahí. Tenemos 20 mil seguidores, muchos de ellos turistas, y esos comentarios negativos afectaban la imagen de nuestro local... Queríamos una retractación, pero como no sucedió, no nos quedó otra que hacer una demanda. Vamos a seguir porque creemos que es lo justo. De este negocio dependen 30 personas", agregó.

Reclamos de vecinos.

Luego de la exposición de Couce, los vecinos tomaron la palabra para exponer sus puntos de vista. En determinado momento el intercambio subió de tono, y algunos decidieron levantarse e irse.

"Es un atrevido, no puede decir eso, me voy", exclamó una vecina luego de que Couce le dijera que no sabía qué tan cierta era la afirmación de que no podía dormir de noche por los ruidos del restaurante. "Solo duermo los lunes de noche que es cuando el local cierra. El resto de los días se me hace imposible", había dicho la mujer.

Otro asistente afirmó que no deseaba que esas personas se quedaran sin trabajo, pero tampoco que se trabajara en detrimento del bienestar de los vecinos. "Si la denuncia sigue adelante, sería un avasallamiento de nuestros derechos", agregó.

"Hace dos años que duermo salteado. Es como si tuviera casi todos los días una fiesta en el fondo de mi casa. Mi mujer ha ido en camisón a pedir que bajaran la música y que hicieran un poco menos de ruido. Mi intención no es ponerles palos en la rueda, pero yo también quiero dormir", dijo el vecino de la casa lindera a "El Fondito".

—Tu mujer nos ha tirado huevos —le increpó Couce.

—No, no fue mi mujer. Yo también amanezco con huevos en la fachada de mi casa —aclaró el vecino— y agregó: Pedimos que por lo menos pusieran un muro para atenuar los ruidos pero dijeron que no les daba el presupuesto. Nos propusieron hacerlo a medias, pero yo no voy a pagar por algo que no me corresponde.

—Yo tengo que hacer un muro solo si la Intendencia me obliga a hacerlo —dijo Couce.

—Pero vos no podés hacer ruido que moleste a los vecinos. El muro no es para mí, es porque vos molestás —le contestó el vecino.

—Yo también escucho muchas conversaciones de los vecinos que desearía no escuchar —retrucó el propietario—; nosotros respetamos las habilitaciones. Hemos intentado bajar el volumen, cerrar la parte de afuera más temprano y llevar menos mesas para afuera. Más no podemos hacer, finalizó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)