A DOS MESES DEL TORNADO

Dolores continúa entre escombros

El ánimo de la gente ha cambiado y “sigue habiendo expectativas de recuperar la ciudad”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Más de 700 familias continúan siendo asistidas; precisan ladrillos y varillas. Foto: D. Rojas

El estado de ánimo de la comunidad de Dolores ha mejorado sustancialmente en las últimas semanas aunque nada será igual luego del tornado que destrozó el 40% de la ciudad.

En la mayoría de las casas y comercios afectados hay albañiles y damnificados trabajando, pero existen lugares puntuales que parecen estar en estado de shock y lucen de la misma forma en la que quedaron luego de la terrible tarde del 15 de abril.

"Desde aquel día, nuestro trabajo está enfocado 100% en sacar adelante a la ciudad, entregando materiales y asegurándonos de que la comida llegue a las familias que están viviendo en los contenedores", expresó a El País Javier Uttermark, alcalde de Dolores.

Desde su punto de vista, "la ciudad está mejorando porque la gente se ha puesto a reconstruir parte de lo que el tornado le llevó", pero explica que hay que ser conscientes de que la recuperación "será lenta".

Hasta ayer, el número de familias asistidas ascendió a 778 y se superaron las 1.100 canastas de materiales entregados.

Aníbal Feller, encargado del centro de acopio de materiales para la construcción, precisó que las donaciones siguen llegando a diario "incluso algunas imprevistas".

Aclaró que lo que más se necesita ahora es "ladrillo y varillas de hierro calibre número 8".

Foto: Daniel Rojas
Foto: Daniel Rojas

Viviendas.

El alcalde confirmó que en predios municipales, el Estado construirá con dos empresas privadas, cerca de 300 viviendas, incluidas unas 90 unidades que levantará Mevir.

La intensidad del frío no es un problema menor, porque a diferencia de otros años, las bajas temperaturas llegaron para instalarse a pocas horas de ocurrido el tornado. Eso obligó a un mayor esfuerzo de políticas sociales de la Intendencia de Soriano que trabaja en forma coordinada con un puesto fijo del Ejército, que no se ha movido de la zona desde que ocurrió la tragedia.

"Todas las familias afectadas están siendo atendidas permanentemente por el comité de emergencia, llevándoles comida caliente o canastas de alimentos", indicó Uttermark. También se distribuyen abrigos que se recepcionan en los galpones de Janka.

A pesar del frío y de la tragedia, "el ánimo de la gente ha levantado, en gran medida porque se ve que se está trabajando y que sus casas serán levantadas sin que el Estado les cobre por ello", sostuvo el alcalde haciendo mención a que los créditos finalmente quedaron sin efecto.

Recuperación.

A pocas cuadras de la plaza principal, varios albañiles contratados por Mevir están trabajando en la casa de Sara Fiores, una anciana de 81 años.

"Estamos viviendo como se puede en una pequeña pieza al fondo de mi casa. Los días después del tornado han sido muy largos y el invierno insoportable", dice Sara. "Lo que viví ese día fue horrible porque además me agarró solita, me tiró todos los techos y me salvé de milagro", contó la abuela.

Los técnicos ingresaron a la casa hace pocos días y en cuestión de algunos meses recuperará su casa. "Es una ayuda grandísima y no tengo forma de agradecer", explicó la señora consultada por El País.

Foto: Daniel Rojas
Foto: Daniel Rojas

TRAUMA Y SECUELAS.

"Algunos no volvieron a la escuela".

La Escuela 102 estaba en plena jornada de clase cuando el tornado pasó por allí. Los alumnos vivieron esa experiencia de diferente forma. Algunos no volvieron a esa escuela durante días mientras que otros pensaron que fue ese lugar el que salvó sus vidas.

Ayer, la inspectora de Primaria de Soriano, María del Carmen Legarte, y la inspectora de zona, María del Huerto Tori, visitaron el centro.

"El fenómeno afectó principalmente a cuatro escuelas: la 97, la 102, la 64 y el jardín 116, estas dos últimas fueron la más afectadas en materia edilicia", explicó Legarte. Los niños del jardín fueron trasladados a la Escuela N° 2, mientras que la 64 volverá a funcionar en su propio terreno a partir de la instalación de contenedores. Ya fue adjudicada la empresa que construirá la escuela a nuevo.

"En cuanto a los daños emocionales, que es lo más grave, se maneja que hay una etapa que termina a los tres meses que es cuando culmina el movimiento emocional mayor. Por eso, se está trabajando con el programa de "escuelas disfrutables" que cuenta con psicólogos y asistentes sociales con estudios sobre situaciones de desastre", indicó la inspectora.

Recordó que el 15 de abril fue un día muy difícil y traumático para muchos niños y docentes. "Sin tener ningún protocolo, los docentes supieron qué hacer y salieron adelante. Trabajaron bien la tragedia, incluso cantando y calmando a los niños. Imagínense que del jardín quedó solo un espacio donde estaban los niños, después cayó todo lo que estaba alrededor. Fue excepcional el trabajo de los maestros", destacó la inspectora.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)