LLEGÓ AL AEROPUERTO DE CARRASCO

Diyab está de regreso en Uruguay luego de ser deportado de Marruecos

Jihad Ahmad Diyab viajó a Brasil y de ahí a Marruecos con el objetivo final de reunirse con su familia en Turquía. Interpol de Uruguay lo recibió en el Aeropuerto de Carrasco.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Diyab dice que no permitirá que se le administre suero ni ser hospitalizado. Foto: D. Borrelli

El sirio Jihad Ahmad Diyab, exprisionero de Guantánamo que residía en Montevideo desde fines de 2014, viajó a Brasil y de ahí a Marruecos, desde donde fue deportado el sábado tras comprobarse que portaba un pasaporte falso, dijeron este lunes a Sputnik fuentes policiales.

“El día sábado 22 de julio del corriente, la delegación de Interpol del Aeropuerto Internacional de Carrasco recibe deportado desde Brasil al Sr. Jihad Ahmad Diyab, arribando en el vuelo GOL7630 procedente de San Pablo, donde se indica que también fuera deportado por las autoridades de Marruecos”, indicó el director de la Policía Nacional de Uruguay, Mario Layera, en una respuesta por escrito a Sputnik.

El texto añade que “él mismo declaró a las autoridades uruguayas que pretendía viajar a reunirse con su familia en Turquía, ingresando a Marruecos con un pasaporte apócrifo con nacionalidad de Túnez, negándose a declarar sobre su egreso desde Uruguay”.

Las autoridades policiales informaron del hecho al Juzgado Letrado de Primer Turno de Ciudad de la Costa, al que pertenece el Aeropuerto de Carrasco.

Sputnik consultó a Diyab sobre este hecho, pero el hombre declinó hacer declaraciones.

Diyab llevó adelante el año pasado una huelga de hambre por más de 60 días en reclamo de ser trasladado a un país musulmán donde pudiera reencontrarse con su familia.

En junio de 2016, el sirio viajó a Brasil y desde allí a Venezuela, donde permaneció detenido un mes hasta ser deportado a Uruguay.

Más tarde hizo sucesivos intentos de dejar el país, que no tuvieron éxito. Primero viajó hasta Johannesburgo, desde donde fue retornado y en marzo de este año quiso partir con un pasaje a Rusia, aunque no logró salir de la terminal aérea.

Diyab, que utiliza muletas para caminar y tiene problemas crónicos de salud, no ha visto a su familia por más de 15 años, desde que fue detenido en Pakistán en 2002 y trasladado a Guantánamo, la prisión militar estadounidense para sospechosos de terrorismo.

Solo pudo reencontrarse este año con su hija mayor, quien lo visitó durante 15 días en su casa gracias a un operativo del Comité Internacional de la Cruz Roja.

El hombre de 46 años es un disidente del gobierno sirio, pero durante su larga permanencia en Guantánamo no fue acusado formalmente de ningún delito.

Diyab se hizo conocido por ser uno de los más persistentes huelguistas de hambre en Guantánamo y por denunciar en los tribunales estadounidenses el método de alimentación forzosa al que fue sometido cientos de veces como una práctica equivalente a la tortura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)