SALUD DEL REFUGIADO SIRIO

Diyab "empeora", mientras Ejecutivo analiza propuesta

Médicos lo vieron y “le rogaron” que al menos tomara agua.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El viernes hubo una protesta de activistas en apoyo a Diyab. Foto: M. Bonjour

El estado de salud refugiado sirio Jihad Diyab "empeoró" ayer. Fue visto por médicos que "le rogaron" que al menos tomara agua, pero se negó. Seguirá con su "huelga seca" de hambre hasta que el Poder Ejecutivo le proponga un plan para abandonar el país.

El exrecluso de Guantánamo está cada vez peor, pero no tanto como para ser internado. "El está peor de cómo estaba el viernes. Lo vinieron a ver los médicos, pero consideraron que no estaba tan mal. Le rogaron que tomara agua, pero él se niega. Seguirá igual hasta que le contesten", contó a El País el activista estadounidense Andrés Conteris, uno de los que lo acompaña en el apartamento en que lleva a cabo la protesta, ubicado en el Centro de Montevideo.

Conteris dijo que el Poder Ejecutivo ya "acusó recibo" de una propuesta elevada por Diyab, pero no dio una respuesta. El ex preso les dio hasta el día de hoy para que le propongan un país donde trasladarse. Si esto sucede, está dispuesto al menos volver a injerir líquidos. "Estamos a la espera, somos optimistas", señaló el activista.

En caso de no recibir una respuesta por parte del gobierno, Diyab promete no solo a continuar la huelga de hambre seca, sino también a cortar todo tipo de comunicación con el gobierno.

Propuesta.

En un video filmado el viernes y subido a la página Vigilia por Jihad Diyab, que es administrada por miembros del grupo Plenaria Memoria y Justicia, que también acompañan al refugiado sirio en el apartamento, el exrecluso acostado en una cama cuenta, a través de su intérprete, cuál es su situación y hace la propuesta al gobierno.

"Los médicos preguntaron si puedo tomar agua. El juez dijo, a través del equipo médico que vino: Si no tomas agua, entonces a la fuerza van a tener que hidratarte. Esto era así en Guantánamo… Uruguay no se debe convertir en un segundo Guantánamo. Dicen que debo tomar un poco de líquido. No hay problemas, yo estoy de acuerdo con tomar líquidos en cuanto el gobierno diga que en un plazo de no más de una semana tienen una solución para lo que estoy planteando", precisó Diyad.

"El gobierno aún no ha respondido por esto que yo les ofrezco, esto quiere decir que no tienen una propuesta. Yo les doy hasta el domingo (por hoy) como el último día para que respondan. Si no responden voy a seguir con la huelga seca", amenazó.

Diyab, que llegó a Uruguay en diciembre de 2014 junto a otros cuatro reclusos, pelea por reencontrarse con su mujer y sus hijos en Turquía.

"El problema es del mundo".

La senadora del MPP, Lucía Topolansky, sostuvo que la situación generada por la huelga de hambre del refugiado sirio Jihad Diyab, "no es un problema ni de Uruguay ni de él, es del mundo". Topolansky añadió, en declaraciones a Montecarlo, que Diyab "está libre" y que "tiene su documento" para irse del país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Edinson Cavani festejando su gol número 151 con la camiseta del PSG

Cavani no quiere hablar del récord de Zlatan

Max caracteres: 600 (pendientes: 600)