LA ESPIRAL DE VIOLENCIA EN EL FÚTBOL

"El disparo era para el Ronco"

Intentaron balear al DT de Rampla y el tiro lo recibió el padre de dos futbolistas de Tercera.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Hospitalizado: Miguel Servetti fue internado en el Círculo Católico. Foto. A. Colmegna

Un funcionario de Rampla Juniors fue baleado en la espalda en la mañana de ayer cuando intentaba contener agresiones de hinchas de Cerro dirigidas al entrenador del equipo picapiedra Luis "Ronco" López y a su ayudante Omar Pérez. El hecho ocurrió en el clásico del barrio de Tercera División en el Complejo Bauzá en Pajas Blancas.

Según relataron testigos a El País, los insultos se produjeron desde que los hinchas de Cerro vieron ingresar a López y Pérez. Uno le escupió en la cara a López y fue golpeado. Los hinchas cerrenses acusaban de "traidor" a Pérez por su pasado en el equipo albiceleste y recriminaban el triunfo que Rampla había obtenido el último fin de semana en el Estadio Luis Tróccoli por 2 a 1. El equipo dirigido por el "Ronco" hacía nueve años que no le ganaba a su tradicional rival.

Mientras tanto, el partido de Tercera División se jugaba "sin problemas", contaron algunos jugadores. Cerro había tenido un penal y el arquero del equipo picapiedra se lo había atajado.

Los insultos no cesaban y varios de estos hinchas de Cerro se iban acercando al lugar donde estaba el cuerpo técnico de Rampla. Miguel Servetti, un integrante del equipo de seguridad de la institución, intentó repeler las agresiones, empezó a los empujones y, en determinado momento, se pone de espalda para que López y Pérez no sean atacados.

En ese momento, se escuchan dos disparos. Servetti —también taximetrista y padre de dos futbolistas ramplenses que jugaban el partido— recibe un balazo a la altura de la cintura. Iban 28 minutos de partido.

"Cuando sentimos el disparo, el partido se frenó y nosotros salimos corriendo. Fue lo primero que hicimos porque compañeros nuestros también tenían familia afuera", comentó a El País Pablo, uno de los hijos de la víctima.

Luego, los hinchas de Cerro fugaron en autos y motos, relató Pablo. El médico de Rampla lo asistió en el lugar y esperaron la ambulancia una media hora, que luego lo trasladó al Círculo Católico.

Tras el hecho, los dirigentes de Rampla llamaron a los padres que esperaban a sus hijos en el Estadio Olímpico "muy asustados" por el episodio.

Miguel Servetti, tendido en el piso, es auxiliado por sus hijos y el médico de Rampla.<br> Foto: Gentileza del autor
Miguel Servetti, tendido en el piso, es auxiliado por sus hijos y el médico de Rampla.
Foto: Gentileza del autor

"Dos centímetros".

Horas más tarde, los médicos confirmaron que Servetti no corría riesgo de vida y le confirmaron a la familia que no iba a quedar paralítico. "Mi padre tenía ese miedo, pero por suerte está bien", contó Pablo.

El presidente de la institución, Juan Castillo, contó que la bala no tocó ningún nervio y arteria. "Volvió a nacer", manifestó el "Ronco" López cuando bajaba las escaleras del hospital para comentar a allegados el estado de salud de Servetti.

"Le dijeron que si le pegaban dos centímetros más arriba quedaba paralítico", indicó su hijo.

Al finalizar la tarde de ayer, los médicos le dieron el alta y Servetti se fue a su casa. Sigue en estado de observación.

Desde su domicilio, dijo a Subrayado: "Pensé que me habían pegado una patada en la espalda, pero era un tiro". También señaló que Cerro no tiene nada que ver con el episodio.

"Identificado".

La Policía está haciendo las investigaciones del caso para dar con el paradero del autor de estos disparos.

Castillo dijo que "los disparos eran para el Ronco y también para Omar Pérez. Él (por Miguel Servetti) se puso justo en el medio para separar". El propio entrenador de Rampla, que no quiso dar declaraciones a la prensa por sentirse todavía "muy acongojado" por la situación, confirmó a Sport 890 por interno: "La bala era para mí".

El presidente de la institución rojiverde manifestó sentir "una indignación y calentura" por este episodio. "Tendría que haber periodistas deportivos cubriendo un resultado, pero están cubriendo páginas rojas", manifestó.

En tanto, el presidente de Cerro, Alfredo Jaureguiberry, indicó a esa emisora que la persona que disparó "ya fue identificada". También dijo que el martes habían terminado una sesión de directiva y no se había manejado ningún tipo de preocupación por eventuales incidentes en este partido. "Esto es algo que sale de contexto. Algo que te deja shockeado", declaró.

Este hecho se da luego de que el domingo pasado fueran detenidas nueve personas tras incidentes ocurridos dentro del estadio albiceleste que, según la empresa a cargo de la seguridad, fueron contenidos de manera exitosa.

A última hora de ayer, la comisión directiva de Rampla se reunía para evaluar qué medidas tomar de cara al futuro.

RECTOR DEL FÚTBOL.

AUF: "Es un hecho difícil de prever y neutralizar".

Tal como sucede en los partidos de Primera División, no hay policías dentro de las tribunas. Solo había ocho guardias privados, algo habitual en los partidos de Tercera División.

"La cobertura de seguridad estaba prevista. Es un acontecimiento difícil de prever y de neutralizar. Particularmente si la entrada es gratuita y libre. De hecho, entraron hasta con coches", dijo el jefe de seguridad de la AUF, Rafael Peña.

Carlos Hernández, el árbitro del encuentro, comentó en el programa Último al arco de Sport 890 que esos guardias solo están para custodiar a los jueces.

En algunos partidos las autoridades de Tercera División piden "algún tipo de asistencia" para asegurar mayor seguridad. Por ejemplo, en el último encuentro entre Nacional y Peñarol disputado en el Estadio José Nasazzi entregaron a cada equipo 120 entradas gratuitas para que se distribuyan entre los familiares. Cada uno debía mostrar su identificación antes de ingresar.

A las autoridades de la AUF les preocupó el daño psicológico que les pudo haber causado este hecho, por lo que ofrecieron servicios de atención de manera urgente. "Nos preocupó el gran impacto que pudiese tener en estos chicos", comentó Peña. Por tal motivo, se comunicaron con los clubes para garantizar esta ayuda. Este gesto fue agradecido por el presidente de Rampla Juniors, Juan Castillo. "Al menos es una medida", dijo.

Por otra parte, fuentes del ente rector del fútbol uruguayo informaron a El País que "quizás" puede haber sanciones para alguno de los clubes en las divisiones formativas, pero que no afectará a los equipos de Primera División.

Sobre este episodio ya trabaja la Comisión Disciplinaria de esa divisional que se expedirá en los próximos días sobre el asunto, que irá en paralelo con la investigación policial.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)