SURGIÓ DE UNA LISTA DE EE.UU.

Dinero K: filiales de bancos y corredores locales en la mira

Diputada argentina presentará documentación a la Justicia uruguaya.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La diputada Graciela Ocaña presentará documentación en Montevideo. Foto: Reuters

juan pablo correa

La diputada de la Legislatura de Buenos Aires, Graciela Ocaña, presentará esta semana en Montevideo a la jueza Adriana de los Santos documentación que muestra que Helvetic Group, un grupo creado por el empresario Lázaro Báez, cercano a la ex presidenta argentina, Cristina Fernández y a su antecesor y marido, el fallecido Néstor Kirchner, transfirió desde Uruguay a través de bancos y corredores de bolsa millones de dólares a países como Lichtenstein y Samoa.

La denuncia se basa en un listado fechado el 1 de mayo de 2015 al que accedió la diputada Ocaña proveniente de un expediente judicial estadounidense que forma parte del juicio que el fondo NML le realizó a Argentina.

Los documentos originalmente estaban en Las Vegas, en el estado de Nevada (Estados Unidos). NML, conducido por el inversor Paul Singer, hizo un rastreo de los posibles activos de los Kirchner en el exterior y detectó los movimientos de dinero del grupo creado por Báez y presidido por Néstor Ramos en Uruguay. Báez, empresario de la construcción, recibió la adjudicación para realizar la gran mayoría de las obras públicas en la provincia de Santa Cruz cuando era gobernada por Kirchner.

La empresa de Báez, Austral Construcciones, dejó de operar y según el diario argentino "Clarín" la mayor parte de 50 obras que comenzó en los últimos 12 años quedaron inconclusas y algunas fueron denunciadas por sobreprecios. La prensa argentina ha especulado con que, a cambio de las licitaciones, Báez pagó precios por encima del mercado durante tres años por habitaciones de hoteles propiedad de los Kirchner sin ocuparlas nunca.

El primer caso detectado en el listado, al que accedió El País, es la transferencia el 21 de septiembre de 2010 de US$ 100.000 de parte de la empresa Decavial Uruguay S.A (integrante del grupo Báez) a Helvetic (ambas compartían el domicilio en Montevideo en la calle Buenos Aires 484, piso 2, escritorio 10 ) a través de un banco uruguayo. El destino final del dinero fue el LGT Bank del principado de Lichtenstein, en Europa. En el conjunto del año los movimientos llegaron a US$ 4,35 millones.

Durante 2011 la documentación en poder de Ocaña muestra movimientos desde y hacia Uruguay por US$ 6,3 millones en los que participaron las empresas Charbonier Corp, Mellon Global Securities de Canadá, Dysona S.A, la mencionada Decavial y Helvetic Group. Las filiales uruguayas de tres bancos aparecen mencionadas como intermediarias.

En diciembre de ese año Helvetic de Uruguay envió a través de su cuenta en LGT Bank de Lichtenstein US$860.000 al Westpac Bank de Samoa, país al que la Administración Federal de Ingresos Públicos de Argentina (equivalente a la DGI de Uruguay) considera un paraíso fiscal, según destaca Ocaña en la documentación que presentará a la justicia uruguaya. Los giros fueron hechos a Apia, la capital de Samoa.

En 2012 los movimientos de Helvetic sumaron US$ 3,48 millones y participó en todos ellos una empresa bursátil con actuación en la Bolsa de Valores de Montevideo.

Otra novedad fue que un cuarto banco comenzó a participar de las operaciones y que Panamá se sumó como destino de los fondos.

En 2013 hubo otros movimientos por US$ 1,14 millones. En este año también aparece como destino de los fondos la ciudad suiza de Lugano.

En una denuncia que presentó ante la justicia argentina, Ocaña pide que "se requieran informes a los Estados Unidos de América, Suiza y la República Oriental del Uruguay para determinar si el procurador fiscal de esas naciones (o autoridad similar) ha ordenado iniciar investigaciones en esas jurisdicciones con motivos de los hechos denunciados".

Ocaña dijo a El País que Torres, director de Helvetic, viajaba permanentemente a Montevideo.

Helvetic constituyó la empresa Sernorte que compró la financiera "La Rosadita". Una filmación de 2012 muestra que a fines de 2012, Martín, hijo de Báez, y su contador Daniel Pérez Gadín contaron allí, junto a otras personas, alrededor de US$ 15 millones en efectivo.

Como consecuencia de una anterior denuncia de Ocaña, la justicia uruguaya ya había detectado que en dos transferencias realizadas en marzo de 2012 y marzo de 2013, Decavial Uruguay S.A envió US$ 16,5 millones a la empresa Jaguar LLC que a su vez redireccionó los fondos a una cuenta de Helvetic en el mencionado Lichtenstein. Con ese dinero se habrían adquirido dos terrenos cerca de Punta del Este.

Federico Elaskar, ex dueño de "La Rosadita", ya dijo que Báez era el dueño de Helvetic y que con vuelos a Uruguay realizados en 2011 y 2012 sacó de Argentina alrededor de US$ 55 millones.

La investigación del dinero "K" comenzó en Uruguay en 2013. Uno de sus principales elementos es la compra del campo "El Entrevero" (Maldonado) por US$ 14 millones cuando en realidad valía US$ 4 millones. La actual propietaria del campo es Jumey, una sociedad anónima presidida por Pérez Gadín, el contador de Báez.

La legisladora ha denunciado también la participación de la firma uruguaya Primbox S.A. (que en 2015 se disolvió) a través de la cual el exsecretario de Transporte argentino en los gobiernos "K", Ricardo Jaime, habría recibido US$ 80.000 de "coimas" de la constructora brasileña Odebrecht, una de las involucradas en el escándalo que está haciendo tambalear al gobierno de la presidente de Brasil, Dilma Rousseff.

Jaime admitió en octubre de 2015 dos delitos de corrupción y en diciembre de ese año fue condenado a seis años de cárcel por su responsabilidad en un descarrilamiento ocurrido en Buenos Aires en 2012 en el que murieron 51 personas.

Pedido de información por caso a Argentina

Pese a que a nivel judicial se sostiene que la investigación que se sigue en Uruguay sobre la ruta del dinero K ha tenido como uno de los problemas la demora en el intercambio de información con la vecina orilla, el embajador de argentina en Uruguay, Guillermo Montenegro, sostuvo a El País en entrevista que no ha recibido solicitudes desde Uruguay. "No hemos tenido ningún pedido. Yo trabajo mucho con el correo diplomático para acelerar los pedidos de la Justicia argentina. Pero puntualmente no hemos tenido nada", dijo Montenegro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)