FIESTA QUE GENERA EMPLEO

El dinero detrás de las plumas

Intendentes de Cerro Largo y Artigas destacan seguridad, empleo y actividad por US$ 5:

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Unas 25.000 personas estuvieron en el Carnaval de Melo este año. Las figuras de la noche fueron Moria Casán y Lucas Sugo. Foto: Mariana Castiñeiras

Son 398 kilómetros o cinco horas y cuatro minutos que separan los dos carnavales más ostentosos del interior del Uruguay según indica Google Maps en su camino más rápido.

Lejos de la competencia, los dos jefes comunales, nacionalistas y ahora aliados para la formación de un nuevo grupo dentro de los blancos sostienen que lo que pretenden es "una complementación", destinan $ 15 millones a financiar la fiesta, pero sostienen que no obtienen "nada" o "casi nada", al menos en dinero.

Sergio Botana en Melo y Pablo Caram en Artigas usan otra vara para medir las ganancias: seguridad, generación de empleo y un movimiento económico de casi US$ 5 millones.

En Cerro Largo, este año la Intendencia promocionó el Carnaval con un spot que anunciaba: "Explota Melo, el carnaval que más sorprende a todo el país", y detrás los nombres de figuras como Majo y el Lolo, Bola 8, Vicky Xipolitakis, Moria Casán, Lucas Sugo, Giannina Silva, Luis Carballo, Victoria Saravia, Abigail Pereira, Claudia Fernández y Los Fatales, que cerraron este fin de semana la fiesta. Esto además de las tres murgas que concursan, 20 agrupaciones locales, maratón y parque de diversiones.

Hacer que "explote Melo" implicó un desembolso de la Intendencia de Cerro Largo de $ 9 millones, según dijo a El País el intendente Sergio Botana, quien aclaró que es una parte menor del presupuesto de $ 76 millones de que dispone la Secretaría de Cultura. En 2016 se habían desembolsado $ 7 millones lo que había generado críticas del senador blanco suplente Jorge Saravia. Pero en ese entonces el coordinador del Carnaval de Cerro Largo, Juan Pimentel, le respondió: "Gastamos todo el presupuesto de Cultura, sí, ¿y qué tiene?".

Botana sostiene que de esa inversión "no queda nada para la Intendencia". Pese a ello, dijo que "la actividad de carnaval estrictamente generó $ 98,1 millones". El intendente detalló que la gastronomía movió $ 24.370.000; la venta de gradas y sillas $ 2.400.000; hotelería $ 5.965.000; la recaudación de los conjuntos sumado a lo que les paga la Intendencia y la venta de rifas $ 12.300.000; el personal de seguridad, sonidistas, encargados de imágenes, quienes atienden baños públicos y Policía Municipal $ 14.456.000; publicidad $ 5.693.000; transporte $ 24.986.000; beneficio de ferias, bailes, tablados y parque infantil $ 7.980.000.

"Nosotros renunciamos a las recaudaciones para dárselas a instituciones sociales, y la parte que explota la Intendencia de las gradas lo hace el departamento de gestión social con ese fin. Por otro lado, de los 23 puestos que valen $ 20.000 cada uno, si quienes los adquieren le dan $ 5.000 a un grupo de carnaval le descontamos $ 10.000 del total, y si venden productos de las firmas que apoyan el carnaval les descontamos otros $ 10.000, entonces les conviene pagar solo los $ 5.000", explicó Botana.

De seguir los beneficios a la Intendencia le quedan unos $115.000 por los puestos. La venta de mesas a $ 600 para ver el espectáculo es dividida entre los carnavaleros y los comercios, y los palcos son compartidos entre carnavaleros e instituciones sociales, dijo Botana.

A su juicio, "de alguna manera eso ayuda a que el gasto de la Intendencia no sea mayor porque los carnavaleros financian parte; si no tuvieran esa recaudación la Intendencia tendría que poner más para pagar las agrupaciones". Botana es reticente a decir cuánto paga de caché a los artistas porque explica que no quiere marcar diferencias. El punto fue polémico el año pasado cuando la DGI le exigió documentación para ver si se pagaban los impuestos.

Pero según Botana —quien este año promocionó el carnaval incluso en Buenos Aires—, el desembolso en el "Carnaval de las estrellas" tiene su justificación más allá de la hotelería llena, restaurantes trabajando a full, alquileres, ventas de los cerca de 50 puestos que se instalan gratuitamente sobre la calle Saravia, o los cerca de 100 carros de panchos y chorizos que llegan a vender 1.000 chorizos en una noche con lo que "viven varios meses". "Esto trae seguridad pública", sentencia.

Según Botana, la fiesta del Carnaval de Melo "tiene como grandes protagonistas a los que podrían transformarse en marginales por tener muchas veces los peores empleos o vivir de changas; sin embargo, el ser el centro de la fiesta y ser aplaudido por 30.000 personas los transforma en protagonistas principales de la ciudad durante todo el año y eso genera un estado de responsabilidad social todo el año. Ya no son anónimos. Eso contribuye muchísimo a la integración social y a la seguridad interna del departamento". Y remarca: "Son 2.000 personas protagonistas que en otros lugares se marginan".

Según datos del Ministerio del Interior, en 2016 en Cerro Largo bajaron los homicidios, rapiñas y hurtos respecto del año anterior y clasificó de mitad de tabla para abajo entre los departamentos más inseguros.

El intendente que meses atrás dijo en una entrevista con Búsqueda que a los líderes blancos les falta "ir a las tribunas del Carnaval" a "disfrutar del contenido de las letras y las propuestas" porque el partido se nutre de pueblo o "corre riesgo" de volverse "pituco", rechaza que se asocie el Carnaval que fomenta en Melo con la construcción de su perfil político.

"El que ande buscando rédito político con esto le va a ir mal. Cambió la política. La política no es de discurso estructurado. La gente tiene una lectura fina. Yo he sido así toda la vida. Yo soy la gente, no soy cercano a la gente".

Al norte.

Disfrazado de greco romano, el intendente de Artigas, Pablo Caram, también supo disfrutar del carnaval en las siete cuadras de recorrida de la Avda. Lecueder con la agrupación Imperio del Ayuí. Dejó de hacerlo al asumir la jefatura comunal aunque este año volvió cuando los cuatro presidentes de las escuelas lo invitaron a recorrer Lecueder.

Al norte, el spot oficial del Carnaval decía: "Es tiempo de ajustar fantasías, es tiempo de calentar la voz, es tiempo de preparar el cuerpo para bailar sin pausas, dar la bienvenida a los de afuera, salir a la avenida y caer en el samba a nuestro estilo, es tiempo de nuestro carnaval, el mejor del país".

Al vanagloriarse "del mejor carnaval de samba" del país, Caram pasa raya y pone números sobre la mesa: 100 ómnibus que llegaron desde Montevideo, 20 excursiones desde Brasil, más de 30.000 personas y 1.100 personas en cada una de las cuatro escuelas de samba del grupo A, que desfilaron por primera vez todos los días y fue lo que atrajo más público. Todo esto con un desembolso de $ 6 millones de la Intendencia y un movimiento "de más de US$ 1,5 millón", asegura. Pero al igual que en Cerro Largo, Caram dice que "nada de dinero queda para la comuna".

"Nosotros le damos el dinero a la Federación de Escuelas de Samba de Artigas (Fedesa) y ellos administran; solo pedimos 1.000 entradas gratis que les entregamos a los menos pudientes". Fedesa también recibe una "propaganda de $ 200.000" de empresas públicas, dijo Caram. Y de todo el producido surgen los premios para las escuelas: un 28% de la recaudación va para la primera y 24% a la segunda. Caram sostuvo que el monto no está calculado aún, pero es "importante".

"El mayor valor del Carnaval es el empleo en un departamento donde el desempleo ronda el 20%", confiesa el intendente. "El retorno se da desde que empiezan los ensayos en diciembre porque a las cuatro escuelas van más de 1.000 personas por noche y eso genera trabajo al panchero, choricero, carpintero, metalúrgico, costurera, que les da para vivir un tiempo", dijo Caram. A esto se suma que en los diez días previos al Carnaval han contabilizado un pico de 1.600 personas trabajando entre boleteros, personal de seguridad, verdulerías que se improvisan para atender la llegada de gente.

Caram, que ganó la elección sin haber tenido nunca un cargo político, sostiene que el Carnaval de Artigas pese a dar trabajo a mucha gente, no cree que le dé "rédito político".

"Estoy a gusto con lo que hago, pero no me interesa la política. Yo solo quiero que Artigas mejore y ocupe el lugar que tiene que ocupar porque somos una de las intendencias más pobres de todo el país y queremos mostrar que en Artigas pasan cosas y se pueden hacer bien y eso se ve en el Carnaval y en las piedras preciosas", dice el intendente.

Unas 25.000 personas estuvieron en el Carnaval de Melo este año. Las figuras de la noche fueron Moria Casán y Lucas Sugo. Foto: Mariana Castiñeiras
Unas 25.000 personas estuvieron en el Carnaval de Melo este año. Las figuras de la noche fueron Moria Casán y Lucas Sugo. Foto: Mariana Castiñeiras

Figuras.

Edith González (foto) fue la primera vedette melense y este año cumplió 50 años participando del carnaval de la ciudad. En el evento pudieron verse figuras de la farándula porteña y uruguaya. La reina indiscutida de la fiesta fue Moria Casán, pero no faltaron las figuras vernáculas como Victoria Saravia, Lucas Sugo, Majo y el Lolo Estoyanoff. A 400 kilómetros de distancia tronaba la avenida Lecueder en Artigas con el paso de las escuelas de samba y la asistencia de 30.000 personas llegadas desde Uruguay y Brasil.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)