UPM

Dinama: la nueva planta de UPM no afectará al río Uruguay

El director Nacional de Medio Ambiente, Alejandro Nario, asegura que se controlará que la nueva planta de celulosa cumpla con las exigencias en el río Negro, por lo que "cuando descargue en el Río Uruguay no tendría problemas".

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La empresa espera la oficialización de que podrá aumentar su producción. Foto:Daniel Rojas

En Argentina, puntualmente en Gualeguaychú, se recibió con preocupación el anuncio del gobierno uruguayo sobre las negociaciones con la finlandesa UPM por la instalación de una nueva planta de celulosa.

Y a pesar que desde un principio se habló de que la ubicación de la misma no sería en la frontera con Argentina, sino en el interior profundo de Uruguay, los ambientalistas y también autoridades de la Municipalidad de Gualeguaychú alzaron la voz. Rechazan la construcción de la nueva planta ya que aseguran que aunque se realice en la cuenca del río Negro, "desemboca en el río Uruguay" y de todas maneras se verán afectados.

Esta mañana, el director Nacional de Medio Ambiente (Dinama),
Alejandro Nario, dijo en informativo Sarandí que a la nueva planta se le pedirá que cumpla con todas las exigencias en el río Negro, por lo que "cuando descargue en el Río Uruguay no tendría problemas".

Nario señaló que todo indica que "no va a haber afectación del río Uruguay" y que "Uruguay está preparado para un proyecto de este tipo (...) ya pasó por el análisis de dos proyectos similares. La tecnología es similar a la de otras plantas, no hay un salto tecnológico, y en todo caso sería superior. Uruguay ya pudo hacer el seguimiento a dos plantas sin ninguna afectación ambiental".

El jerarca dijo que aunque la producción de la planta será similar existirá una diferencia que es "la forma en que se comporta el curso y la modelación".

Nario explicó que el río Negro tiene "características de concentración de fósforo importantes" y que "como el resto de los cursos es un proceso a escala nacional (...) Parte de eso es las consideraciones que va a haber que hacer a la hora de evaluar el proyecto, ver qué es lo tolerable o no".

Ante los planteos de grupos ambientalistas y del gobierno de Argentina, ya son tres los ministros uruguayos que salieron raudos a responder.

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, disparó que si los asambleístas argentinos tienen problema con las fábricas de celulosa, mejor que "miren sus pasteras y no que se dediquen a hablar de las que están en Uruguay".

"Como solamente están hablando, estamos oyendo. Después veremos. Pero que se dediquen a hablar de sus pasteras que tienen muchas más que nosotros", dijo.

Su colega de Industria, Carolina Cosse, tampoco anduvo con sutilezas. "El reclamo de los asambleístas de Gualeguaychú es como buscarle la quinta, la sexta pata al gato. Es un reclamo artificial. No dejo de sorprenderme. La verdad que (el reclamo) no tiene nada que ver. Es una planta en Uruguay, que es un país serio con vasta experiencia en temas medioambientales", señaló.

Y la ministra de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Eneida de León, aseguró que "si fuera necesario por las características de la planta habrá que agregar otros controles".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)