Renuncia de jueces

Diferencias entre Interior y Justicia por caso de sicarios

La cartera insiste en vincular homicidios pero jueces carecen de elementos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ingreso de detenidos al Juzgado 14° Turno, bajo un fuerte operativo de seguridad. Foto: L. Mainé

La jueza de 14° turno, Helena Mainard, tomó declaración ayer durante varias horas a ocho personas sospechosas del asesinato de un joven de 25 años y un bebé de 15 meses. El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, insistió en que cuatro de ellos, detenidos a media semana, están vinculados al crimen de los paraguayos y de una joven uruguaya ocurrido el 6 de febrero en la avenida Giannattasio.

Fuentes judiciales expresaron a El País su malestar por el hecho de que el Ministerio del Interior no haya acercado los elementos probatorios al juez de Ciudad de la Costa, Pablo Benítez, antes de comunicar públicamente a los medios que los asesinatos de un joven y un bebé —en un ataque ocurrido a fines de enero en el Cerro— y las muertes en la avenida Giannattasio estarían conectados.

Los indagados comparecieron en el Juzgado de 14° Turno en medio de extremas medidas de seguridad y bajo la custodia de personal policial fuertemente armado. Uno de los detenidos fue bajado de la camioneta en una silla con ruedas.

Entre los que declararon está Walter Horacio Alfonso Linares, alias "el Manolo", tiene 26 años y es un delincuente que opera con drogas en las zonas del Cerro y Casabó. Su prontuario se remonta a 2003, cuando tenía 13 años, informó Subrayado.

Anoche, a las 22:50 horas, el Ministerio del Interior informó en su cuenta de twitter que fueron procesados con prisión por homicidio muy especialmente agravado, Alfonso Linares y Carlos Nicolás Taborda Fleitas como autores de los asesinatos en Casabó.

¿Renuncia?

Hasta ayer no estaba previsto que los detenidos comparecieran ante el juzgado de Ciudad de la Costa, que entiende en el caso del crimen del matrimonio paraguayo y de Marcela Artagaveytia (16), informaron fuentes judiciales a El País. Este caso, que se inició con el ataque mafioso a Ramón Agustín Quevedo Arce (45) y su pareja, Claudia Guerrero (40), continúa bajo la órbita del juzgado de Ciudad de la Costa.

Las fuentes judiciales tampoco descartaron que el juez Benítez renuncie por los mismos motivos que su antecesora, Marcela Vargas.

Como informara El País, el 11 de febrero la jueza presentó su renuncia al caso aduciendo que no podía continuar al frente por sentirse involucrada emocionalmente, ya que la menor que murió atropellada por la camioneta de la pareja paraguaya era hija de una actuaria de la sede penal donde trabaja. La misma actuaria presta funciones para los dos juzgados penales, que se encuentran en el mismo espacio físico.

La fiscal Silvia Mascaró también le pidió al fiscal de Corte, Jorge Díaz, que la apartara de la causa por los mismos motivos.

Según las fuentes consultadas, en caso de que Benítez dé un paso al costado, el expediente de los paraguayos pasaría a otro juez de Ciudad de la Costa. Si se agotaran las posibilidades de que un magistrado penal de la zona se haga cargo, el caso podría pasar incluso a uno de la órbita civil.

A su vez, por el llamado "principio de juez natural", la magistrada Mainard tampoco podría tomar los dos casos (Montevideo y Solymar).

Las fuentes consultadas recordaron que frente a un hecho de este tipo no solamente se ve afectado el ánimo del magistrado. También hay un tema de imparcialidad y garantías para los indagados, puesto que si alguien es llevado a declarar por este delito, es posible que se sienta inseguro frente a la persona que podría terminar juzgándolo.

Bonomi.

En Florida, Bonomi volvió a insistir ayer en el vínculo entre los dos casos: "Se detuvo a los sospechosos de haber asesinado al bebé y se cree que son los mismos que atentaron contra la pareja de paraguayos y provocaron el accidente con la dramática muerte de la muchacha en Giannattasio. Son sospechosos con fuertes presunciones de que son ellos".

Informó que la Policía "está tratando de ubicar las armas que fueron utilizadas. Las que se recuperaron el jueves, que fueron dos, fueron periciadas pero yo no tengo los resultados, hubo más armas en juego, se están buscando con fuerza".

El ministro del Interior afirmó que cree que "el asesinato de la pareja de paraguayos es un ejemplo claro de sicariato".

Según informó la Unidad de Comunicación del Ministerio del Interior (Unicom) el jueves pasado, "en procedimientos conjuntos de las Jefaturas de Montevideo y Canelones, la Policía detuvo a cuatro sospechosos de estar involucrados en los crímenes de la avenida Giannattasio y del barrio Casabó (donde murieran un matrimonio paraguayo y una adolescente, en el primero; y un bebé de 15 meses y un adulto en el segundo)". De todos modos, la Policía entiende que aún es necesario hallar un arma para terminar de "atar" el caso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)