A TRAVÉS DEL CEVID

Solo diez psicólogos para víctimas del delito

En 2015 atendieron 6.048 casos; la mitad aceptó la ayuda.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La Policía no ha logrado bajar los niveles de rapiñas y homicidios, pese al refuerzo de personal y armamento de estos años. . Foto: Darwin Borrelli.

En 2015 el Ministerio del Interior asistió a 6.048 víctimas de delitos graves con un equipo de apenas 10 psicólogos. Lo hizo a través del Centro de Atención a las Víctimas del Delito (Cevid). La efectividad de esta oficina quedó en tela de juicio la pasada semana, cuando la madre de Marcela, la joven de 16 años que murió arrollada por una camioneta en la Av. Giannattasio en medio de un enfrentamiento entre narcos, dijo en entrevista con El País que 72 horas después de los hechos nadie del ministerio se había comunicado con ella.

"Nadie se comunicó conmigo", precisó Carina, la mamá de Marcela. Luego de publicado el artículo, desde el Cavid se hizo público un comunicado en el cual se señalaba que no habían logrado conseguir su dirección. Carina luego señaló a El País que su teléfono está en la guía y recordó que es una persona muy conocida en Ciudad de la Costa, ya que es actuaria del juzgado que está allí. Finalmente recibió una llamada desde el Ministerio del Interior.

Graciela Barrera, fundadora de la Asociación de Familiares y Víctimas de la Delincuencia (Asfavide), sostuvo en declaraciones a El País que el Cavid "antes no funcionaba para nada, pero a partir de ahora hay otra visión de la atención a las víctimas y está un poco mejor". De todas formas, advirtió que "es mínimo el apoyo" que se les da a las víctimas del delito.

"La víctima es olvidada, nunca sirve para nada. El Cavid lo único que hacía antes era hacer una llamada. Ahora está mucho mejor, van a veces a las casas, pero todavía falta mejorar y mucho", añadió. Al tiempo que sostuvo que la Asociación sí se puso en contacto con Carina de inmediato.

Los números.

Las cifras del Cavid exponen que de los 6.048 casos por delitos varios a los que ofrecieron atención, solo el 2% (121 casos) aceptaron recibir una atención presencial por parte de una psicóloga de esta oficina.

En tanto, un 50%, aceptó "contención, orientación y derivación". El director de Sanidad Policial del Ministerio, Leandro Anzalone, que tiene a su cargo el Cavid, aclaró que "son cifras que refieren a casos no a personas" ya que "muchos de estos casos contienen a más de un afectado".

Qué hacen.

El Cavid centraliza la asistencia a las víctimas que se da de parte del Ministerio. Anzalone explicó que lo hacen a través de tres líneas de trabajo. La primera tiene que ver, justamente, con darle asistencia a personas que se ven tocadas por delitos de gravedad (víctimas de violaciones o rapiñas violentas, o familiares de víctimas de homicidio, por ejemplo). "Lo que se hace en estos casos es una reunión con la persona afectada donde se marca una hoja de ruta para poder ayudarla. Esto se hace primero a nivel telefónico y luego se puede llevar adelante un encuentro presencial. Primero está el duelo inicial, y después que la persona sale del shock se le ofrecen mecanismos de ayuda", precisó Anzalone. Los trabajadores del Cavid no tratan directamente a las víctimas, sino que hacen un contacto con psicólogos o psiquiatras del prestador de salud al que estas pertenezca.

Por otro lado, el Cavid trabaja en un comité interinstitucional con miembros de los prestadores de Salud, del Instituto del Niño (INAU), la Intendencia de Montevideo (IMM), el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) y el Banco de Previsión Social (BPS), entre otros, en el cual se trata de dar facilidades a las víctimas para, entre otras cosas, cobrar la indemnización que le corresponda. De esto último, igual, se encarga mayormente el BPS. Anzalone recordó que este comité se creó hace tres años, pero confesó que "muchas veces cuesta que funcione aceitadamente".

Por último, el Cavid se encarga de capacitar a la Policía, ya que "es el primer respondedor, porque es el primero que llega al lugar de los hechos y debemos formarlo para contener a las víctimas", explicó Anzalone. En 2015 fueron capacitados unos 1.500 policías.

"La plata se les va en pagar psicólogos".

"A veces pasa un caso de homicidio y la persona a la que matan es el sustento del hogar. Y si alquilaban, la mujer no puede seguir alquilando. No puede ser que encima de todo lo que tiene que vivir esa señora, todavía se tenga que ir a vivir a un pozo", precisó la fundadora de la Asociación de Familiares de Víctimas de la Delincuencia (Asfavide), Graciela Barrera. Sostuvo, además, que pese a la pensión que se le paga a las víctimas "a veces la plata no da para nada" y esta "se va en el pago de psicólogos".

Son 117 las personas que reciben en Uruguay pensiones por ser víctimas de delitos graves. Cobran 18.312 pesos líquidos.

La vicepresidenta del Banco de Previsión Social (BPS), Rosario Oiz, dijo semanas atrás a El País que hay 121 pensiones solicitadas y 117 que fueron otorgadas, 83 son de personas que residen en Montevideo y 38 en el interior, según datos actualizados a diciembre del 2015. Una comisión es la que se encarga de determinar si efectivamente se le otorga la pensión a las víctimas de delitos. Para eso se tienen en cuenta los expedientes judiciales y el proceso "lleva su tiempo" de análisis.

"Hasta que no exista una resolución judicial no podemos otorgar una pensión. Los procesos en algunos casos son un poquito largos, pero no son años tampoco", explicó la vicepresidenta del BPS.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)