DE TODO EL PAÍS MOVILIZADOS

Dieta de celíacos en Uruguay es la más cara del mundo

Piden que Estado intervenga por ausencia y costo de alimentos sin gluten.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Delegaciones de 11 departamentos se manifestaron. Foto: R. Figueredo

Grupos de celíacos de 11 departamentos iniciaron una serie de movilizaciones en reclamo de alimentos sanos, accesibles y a bajo costo, que permitan a quien padece esta enfermedad llevar una dieta libre de gluten.

De acuerdo a los datos de la Asociación de Celíacos del Uruguay (Acelu), hay en el país 1 celíaco cada 100 personas, por lo que se puede estimar que son unas 34.000 las que padecen esta enfermedad.

Los grupos de celíacos llegaron a Montevideo y se manifestaron frente a la Torre Ejecutiva y el Ministerio de Economía para reclamar, entre otras cosas, que los alimentos sin gluten sean incluidos en las cantinas de locales de enseñanza primaria, secundaria y terciaria, junto con una bonificación para los productos que, además de ser difíciles de conseguir, son en extremo costosos.

Mañana jueves 5 de mayo se conmemora el Día Internacional del Celíaco, una enfermedad que según se estima en nuestro país solo le ha sido diagnosticada al 10% de las personas que la padecen.

Los celíacos advierten que la solución a sus problemas no genera ningún costo para el Sistema Nacional de Salud, "que pagamos casi todos los uruguayos y que nos ampara a la gran mayoría de los ciudadanos".

"El celíaco, si hace la dieta, no le produce costos al Estado. Cumpliendo únicamente con la dieta alcanza para ser sano", indicó a El País Alejandra Pereira, quien integra la Agrupación de Celíacos de Tacuarembó.

Esta organización, junto a grupos de Artigas, Paysandú, Río Negro, Soriano, Maldonado, San José, Rivera, Cerro Largo, Treinta y Tres y Lavalleja, advirtieron que la situación de quienes padecen esta enfermedad es peor en el interior que en Montevideo, ya que en la capital del país hay mayor oferta —aunque también escasa— de productos libres de gluten y a relativamente menor precio.

Aislados.

Los grupos movilizados advierten que la normativa de rotulación de los productos manufacturados con la presencia o ausencia de gluten es "una necesidad imperiosa" y que en Europa o EE.UU., por ejemplo, no existen grandes diferencias de precio en relación a los alimentos normales. Uruguay tiene "una de las dietas más caras del mundo", señalan.

Del mismo modo, entienden que el acceso debe extenderse a todo tipo de comercio que suministre comidas elaboradas, como restaurantes y rotiserías, en los cuales se debería exigir que exista al menos un menú ofrecido para este público. "No es aceptable que cantinas y comedores de la Educación Pública, o de la Salud (tanto pública como privada) no dispongan de esta oferta", señalan.

Los grupos de celíacos enviaron hace tiempo una carta al presidente Tabaré Vázquez entendiendo que por su condición de médico se sensibilizaría ante el reclamo, pero no han tenido una respuesta concreta hasta el momento.

Montevideo.

Recientemente, las bancadas del oficialismo y la oposición coincidieron en la Junta Departamental de Montevideo en respaldar la iniciativa del edil Diego Rodríguez Salomón para crear una nueva normativa sobre alimentos para celíacos. La Comisión de Medio Ambiente y Salud de la Junta tomó como propia la iniciativa del legislador nacionalista y propuso formar un grupo de trabajo para el estudio y redacción de la normativa.

Serían 34.000 aunque muchos no lo saben.

Se cree que hay 34.000 celíacos en Uruguay, aunque solo el 10% tiene diagnosticada la enfermedad. Representantes de 11 departamentos se manifestaron en Montevideo reclamando que se rebajen los productos elaborados para celíacos o que se les otorgue un beneficio para acceder a ellos. También piden la inclusión de alimentos libres de gluten en cantinas de primaria, secundaria y facultad.

Piden $ 200 por cuatro pancitos.

Alejandra Pereira es celíaca e integra la Agrupación de Enfermos Celíacos de Tacuarembó (Aceta). Ayer compró un paquete de 200 gramos de galletitas al agua de origen italiano que le costó $ 240. Pero ella, como muchos celíacos —más aún en el interior— está acostumbrada a pagar precios altos por lo que consume: por ejemplo, $ 200 por cuatro pancitos de diez centímetros de largo.

"Yo lo puedo pagar, pero una persona que tenga dos hijos nomás es imposible que compre unas galletitas por $ 240. Así como por el Sistema Nacional de Salud la mutualista te da los medicamentos, nosotros pretendemos que haya una tarjeta para los celíacos con la que uno pueda tener una bonificación en un supermercado por ejemplo, solo para productos específicos", señaló Pereira a El País.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)