Sostiene que entró a “un círculo de gente muy importante"

El día que Novick se codeó con Piñera, Calderón y Vargas Llosa

El celular de Edgardo Novick marcó un número extranjero. El que llamaba era Gerardo Bongiovanni, presidente de la Fundación Internacional para la Libertad (FIL), un movimiento creado por el Nobel de Literatura y excandidato presidencial peruano Mario Vargas Llosa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Novick intercambia apuntes con Piñera en el congreso de la FIL en Nueva York.

El hombre al teléfono explicó que quería invitarlo a un congreso que iba a realizarse en Nueva York en noviembre con el propio Vargas Llosa, el mexicano Felipe Calderón, el chileno Sebastián Piñera, entre otros expresidentes, ministros y autoridades de América Latina. "¿Por qué yo?", preguntó Novick. "Porque entendemos que usted es un político emergente", le contestaron. También preguntó si había algún otro uruguayo invitado, a lo que le respondieron que no.

Eso fue hace dos meses aproximadamente. Luego Novick intercambió llamadas y mails sobre detalles del viaje que costeó él, pero mantuvo cierta incertidumbre sobre la trascendencia del congreso al que asistiría. No sabía bien qué se encontraría.

Hoy, después de haber compartido dos días con 22 personas "muy importantes", el excandidato a la Intendencia de Montevideo por el Partido de la Concertación reconoce que volvió "asombrado y maravillado del nivel de pensamiento e información". Nunca había participado de una reunión política de tan alto nivel.

En el congreso no lo conocían personalmente, pero cuando decía su nombre sabían quién era. Algunos lo llamaban "alcalde" y tenían presente su discurso electoral. En los ratos libres intercambió con Calderón, quien amablemente le ofreció "ayuda" (asesoramiento político), y especialmente con Piñera, a quien invitó a su casa a ver el partido Uruguay-Chile de la próxima semana. Ahora espera con ansias la confirmación del expresidente chileno.

Durante el congreso lo nombraron miembro fundador del consejo empresario asesor de la FIL, lo cual implica que de ahora en más podrá participar de las dos o tres reuniones anuales de la fundación. También lo invitaron al festejo de cumpleaños de Vargas Llosa el 28 y 29 de marzo en Madrid. Su sensación es que empezó a entrar a un "círculo de gente". "Gente muy importante, con mucha información, que se junta a pensar en el futuro de Latinoamérica. Imaginate mi sensación… Fue algo muy importante. Para mí fue un honor y un orgullo sentirme partícipe", contó Novick.

LECCIONES

. El empresario escuchó varias conferencias e intentó aprender al máximo, "como una esponja". Volcó sus conclusiones y reflexiones en un documento que adelantó a El País y que compartirá en sus redes sociales en los próximos días.

"Se vio cómo está cambiando el sistema político de América Latina, sobre todo de Cuba, Venezuela y Argentina, y se habló mucho de cómo América Latina no mejora su situa ción a pesar de la bonanza económica. Estos son momentos de enorme expectativa ya que existen gobiernos populistas que insisten en subsistir ante la modernidad que vivimos. Y la gente ya no aguanta más porque le prometen milagros y no cumplieron", plantea Novick en ese documento. Allí también se pronuncia a favor del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP por sus siglas en inglés) y sostiene que es "absurdo" quedar por fuera "del 40% del comercio mundial". Cuestiona las barreras arancelarias del Mercosur y se refiere a la necesidad de Uruguay de "abrirse como solución para el crecimiento".

"Así que si bien hubo momentos con un choque a la realidad bastante fuerte, por otro lado salimos todos con la esperanza de que un nuevo tiempo está llegando en América Latina. Ya pasaron las épocas de políticas excesivamente liberales que muchas veces dejaron de lado a los trabajadores y ahora se está acabando la época de una izquierda ineficiente, que aumentó el peso de los Estados, que en muchos países terminó en escándalos históricos de corrupción e incluso en algunos volviendo a las épocas de presos políticos", afirma Novick.

Una vez más, el empresario devenido en político dijo a El País que está "convencido" de que "el futuro tiene menos ideología y más gestión". A su entender, y a diferencia de lo que opinó días atrás el senador blanco Luis Lacalle Pou, el Partido de la Concertación "es la herramienta" para desbancar al Frente Amplio del gobierno nacional. Entiende que la Concertación debe llevar "varios candidatos presidenciales" en 2019, pero aseguró que no piensa ser uno de ellos. "Por ahora seguimos queriendo ser intendente".

"La historia de Macri es muy distinta a la mía"

Según Edgardo Novick, en el congreso de la FIL "todos estaban muy optimistas" con que el candidato argentino por la coalición Cambiemos y favorito en las encuestas, Mauricio Macri, logre ganar las elecciones en Argentina. A pesar de que algunos han señalado a Novick como la versión uruguaya del político argentino, él marcó sus matices. "La historia de Macri es muy distinta a mi historia de vida. Yo vengo de una familia humilde, fui a escuela y liceo públicos. Lo que nos une con Macri es que estamos a favor de la gestión. Creo que la gente advirtió eso y por eso lo votó", opinó. De todas formas, Novick sí concedió que las propuestas de Macri "están muy de la mano" con las que él hizo para Montevideo, como por ejemplo bajar el gasto estatal. "Para hacer buenas políticas sociales tenés que hacerlas desde la gestión", reivindicó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)