EXPLOTACIÓN SEXUAL

Fiscal pidió extradición del empresario Leandro Santos a Uruguay

Interpol emitió días atrás una circular roja exigiendo la captura del representante de modelos. Es investigado desde 2012 tras el descubrimiento de una red de explotación sexual desbaratada.

Leandro Santos en una fiesta en Punta del Este. Foto: Sofía Orellano / Archivo El País.Santos junto
Leandro Santos en una fiesta en Punta del Este. Foto: Sofía Orellano / Archivo El País.

El fiscal especializado en Crimen Organizado, Carlos Negro, solicitó hoy la extradición a Uruguay del empresario argentino Leandro Santos, quien fuera detenido ayer cerca de su casa a pedido de Interpol.

Santos, un representante de modelos y exnovio de la conductora de televisión Zaira Nara, está acusado de los delitos de proxenetismo y explotación sexual de menores. El martes pasado, la oficina Interpol Uruguay emitió la circular roja (pedido de captura internacional).

La orden de arresto fue firmada por el Juzgado Letrado Penal Especializado en Crimen Organizado de Primer Turno de Montevideo, a cargo de Beatriz Larrieu, en una causa donde se investiga el delito de proxenetismo y explotación sexual de menores.

"El prófugo integraba una organización internacional dedicada al reclutamiento de mujeres jóvenes, en especial modelos, a quienes les prometían un rápido crecimiento profesional. Una vez lejos de su país y sus afectos eran sometidas a todo tipo de explotación sexual mediante el pago de una suma de dinero conectándolas con clientes de un estatus elevado, siendo algunos de ellos miembros de la farándula", explicaron fuentes de la PFA. Santos quedó a disposición del juez federal argentino Claudio Bonadio.

La causa por la que fue detenido Santos se hizo pública en febrero de 2012 cuando en Uruguay se desbarató una red de prostitución VIP y explotación sexual de menores de edad con conexiones con Buenos Aires.

En febrero de 2012, la jueza uruguaya Graciela Gatti había ordenado la detención de Santos. En su momento, la magistrada había afirmado: "Los clientes eran aportados por Santos, que conocía a empresarios importantes que estaban dispuestos a pagar entre 1500 y 3000 dólares por tener relaciones sexuales con modelos". Según surge de la investigación, la banda operaba desde hacía unos cuatro años por medio de "una fachada de dos supuestas agencias de modelos".

Muchas de las adolescentes contactadas por la agencia, ante la propuesta, dejaron sus estudios y hasta sus hogares para sumarse a la red de trata.

Por este caso, la Justicia remitió a la cárcel a dos uruguayos que trabajaban en Punta del Este y en otros puntos del territorio nacional junto a Santos. Ambos se encargaban de reclutar a las jóvenes quienes, según la causa, luego eran evaluadas en su físico por el propio Santos, para entregarlas a otros integrantes de la red.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos