NIÑOS REHENES DE DISPUTAS DE ADULTOS

Desesperada protesta ante la Corte para ver a sus hijos

Están encadenados frente a la sede, en huelga de hambre.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
No ve a sus hijos desde hace 4 años y colocó cartel frente a Plaza Cagancha. Foto A. Colmegna

Hace 4 años y medio que Fabián Méndez no ve a sus hijos, de 9 y 11 años. A pesar de que la madre de los niños le había dejado la custodia a él, según afirma, una serie de denuncias falsas realizadas por su propia tía hizo que no le permitieran acercarse más a ellos y le dieran la custodia a la mujer. Los pequeños, dice, "están siendo rehenes" de una lucha entre adultos.

El lunes, a la una de la tarde, Méndez estacionó su auto sobre la calle San José, frente a la sede de la Suprema Corte de Justicia, y lo envolvió con una pancarta que decía: "No me separen de mi familia. No más denuncias falsas". Luego se sentó en una reposera y se encadenó frente a la sede del organismo. Desde entonces se encuentra en una huelga de hambre a la espera de que la Justicia actúe en su caso.

El hombre acusa a su tía de obligar a que los niños trabajen, pese a ser menores de edad, y de utilizarlos "para realizar un robo y una estafa a una señora mayor".

Dice que tiene pruebas de todo que incluyen audios, testigos y denuncias y que las ha presentado en la Justicia. Pero ante la falta de respuesta, decidió tomar esta medida radical.

"En Uruguay hay miles de madres y padres separados de sus hijos por denuncias falsas que ni siquiera son investigadas por la Justicia. Solo se dictan medidas cautelares provocando un daño grave a los niños y a sus familiares", opina Fabián. En su caso se lo había denunciado por "violación", pero al no poder probarlo, cambiaron la denuncia por "manoseo", todas acusaciones falsas, según dice.

"Es fundamental que las denuncias falsas se investiguen y se condene a quienes las hacen de la misma manera que se condenaría a una persona si esa denuncia fuera cierta", afirma.

Méndez integra el grupo de Facebook "Justicia justa e igualdad y más investigación", con 1.078 miembros que están en similar situación.

Hay distintas agrupaciones que luchan por volver a ver a sus niños, como "Stop Abuso Uruguay" (con más de 5.000 seguidores), "Todo por nuestros hijos ya" y "S.O.S. Papá", con otros centenares de miembros.

Huelga: Fabián y Estela encadenados en la puerta de la SCJ. Foto: A. Colmegna
Huelga: Fabián y Estela encadenados en la puerta de la SCJ. Foto: A. Colmegna

Historia que se repite.

Al lado de Fabián Méndez, también estaba encadenada ayer una abuela —Estela— que no puede ver a su nieto desde hace 5 años. "Cuando mi hijo se separó de su mujer yo quedé en medio de la situación. Empecé con esta lucha cuando mi nieto tenía 7 años y hoy ya va a cumplir 11. Va pasando el tiempo y sigo sin poder verlo ya que la madre continúa inventando historias y haciendo falsas denuncias".

La única vez que vio a su nieto fue en 2013, por orden de un juez, en un bar; pero a pesar de estar en un lugar público, luego del encuentro la madre del niño realizó una denuncia alegando que la abuela le había mostrado al menor las partes íntimas y le había dado un beso en la boca. "El juez falló a mi favor y mandó a la madre a un psiquiatra pero nadie hizo valer eso: ni que yo volviera a ver al niño, ni que la madre fuera a ver un psiquiatra", dijo.

"Lo único que quiero es ver a mi nieto y estar en su vida. Soy una paciente oncológica y no quiero morirme sin lograr eso", sostuvo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)