UNA NUEVA BATALLA URBANA

Desalojan "chozas" de Ciudad Vieja

La Policía, el Mides y la Intendencia reaccionaron ante el clamor de los vecinos del barrio.

Zabala: un cuidacoches puso un sillón y armó su choza bajo una ochava en el cruce con la calle Buenos Aires. Foto: F. Ponzetto
Un cuidacoches puso un sillón y armó su choza sobre una esquina. Foto: F. Ponzetto

El miércoles amaneció templado y enseguida que salió el sol apareció la cuadrilla, una media docena de hombres armados con máquinas para cortar el pasto. Se desplegaron frente al Templo Inglés. Encendieron los motores y los apagaron enseguida. Un grupo de ocho hombres que dormían en la escalinata y el costado del centro religioso exigieron que las apagaran porque estaban descansando.

Los trabajadores llamaron a la Policía y al Centro Departamental de Emergencias (Cecoed). A eso de la hora 10.00 un camión municipal, una camioneta contratada y un patrullero llegaron al lugar. Los funcionarios hablaron poco y se llevaron mucho. Los objetos de los hombres terminaron en el camión.

Les dieron dos opciones, ir a un servicio del Mides o terminar detenidos en la seccional más próxima en el marco de la Ley de Faltas. Todos menos uno aceptaron ir al Mides. El que se apartó se puso frente a un policía y largó una frase categórica: "yo no me voy, antes que vos soñaras con ponerte un uniforme yo ya había pasado por el Comcar". Marchó preso a la seccional, según contó un testigo directo del episodio.

Rambla Francia: César y Ana se instalaron detrás de un CAIF. Foto: Fernando Ponzetto
Rambla Francia: César y Ana se instalaron detrás de un CAIF. Foto: Fernando Ponzetto

El resto del grupo subió a la camioneta contratada por la IMM para este trabajo. Desde atrás, los siguió Ana, una pequeña perra que es la mascota del grupo. El vehículo se detuvo, uno de sus ocupantes bajó y subió al animal. Los llevaron hasta el Prado para ser sometidos a una revisión médica.

"El doctor nos hizo tres preguntas y nos largó. Después hablamos con un asistente social del Mides que nos preguntó por qué estamos en la calle. Nos dijo que no hay lugar porque les están recortando el presupuesto", dijo Alejandro, uno de los residentes del templo.

Luego del operativo, el equipo de municipales y policías se trasladó a la esquina de Buenos Aires y Zabala. Allí, en una ochava y bajo techo, un joven cuidacoches se había armado un campamento que ocupaba gran parte de la vereda. El morador no estaba pero una vecina salió a agradecer el trabajo de los policías y funcionarios.

Cargaron todo lo que pudieron. Llegó un punto en que los materiales acumulados desbordaron al enorme camión. A esa altura ya era cerca del mediodía y el equipo trabaja hasta la hora 14.00. Por eso algunos restos del campamento quedaron para ser levantados en esta jornada o mañana.

El trabajo de los municipales se cumplió bajo una lluvia de gritos provenientes de una obra en construcción que está enfrente al campamento. "Alcahuetes, dejen vivir", se pudo escuchar. Desde la vereda la respuesta no se hizo esperar: "llevatelo para tu casa".

Drama.

La presencia de personas en situación de calle es un problema en todos los barrios. La situación de Ciudad Vieja se puso de manifiesto tras una nota que publicó El País el 26 de octubre en la que los vecinos narraban distintos casos.

Calle Buenos Aires: Sandro duerme bajo los andamios de un juzgado. Foto: Fernando Ponzetto
Calle Buenos Aires: Sandro duerme bajo los andamios de un juzgado. Foto: F. Ponzetto

Ese mismo día Esteban Valenti, empresario y antiguo dirigente comunista, tuiteó: "aumento continuo de indigentes viviendo en la Ciudad Vieja. Comienza temporada turística. ¿No se puede hacer nada?".

Valenti recibió críticas de todo tipo, en particular de sus ex compañeros del Partido Comunista, al que pertenece la ministra de Desarrollo Social, Marina Arismendi y gran parte de su gabinete.

Una de ellas apareció en un muro de la peatonal Sarandí, al del rostro de Lenin: "Valenti, se pueden abrir las casas abandonadas para la gente que vive en la calle". Firma: la Unión de Juventudes Comunistas (UJC), Ciudad Vieja.

Mientras tanto, en el barrio hay una mezcla de conformidad con la acción emprendida por los municipales y la Policía, y desazón por el resultado final, según expresaron distintos vecinos consultados.

Alejandro, el hombre que vive en las escalinatas del Templo Inglés, se paseaba en la tarde de ayer sobre el césped recién cortado. Lo sacaron a la hora 10.00 y a las 13.00, luego de pasar por el médico y los funcionarios del Mides, ya había vuelto a la Ciudad Vieja.

"Vivo de cuidar coches desde hace 11 años y me gusta la libertad, no conozco la cárcel. Consumo drogas y no molesto a nadie. Allá, al final de la Ciudad Vieja no hay farmacias pero hay cuatro bocas de pasta base que atienden las 24 horas. ¿Eso estará bien?", se preguntó.

Operativo.

Los vecinos de la Ciudad Vieja exigieron respuestas sobre las chozas que construyen los indigentes en las veredas del barrio. Una semana después, la Intendencia y la Policía liberaron la esquina de Zabala y Reconquista (arriba y derecha). También sacaron la construcción que estaba detrás de un CAIF en la Rambla y Guaraní (abajo y derecha). Además, se realizaron limpiezas en la zona del Templo Inglés, allí había ocho hombres y una perra que volvieron rápidamente al lugar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)