POLÍTICAS SOCIALES DEL GOBIERNO

El 52% tiene sus derechos fundamentales cercenados

Informe del Mides advierte sobre déficit en vivienda, salud y educación.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: AFP

Un informe del Ministerio de Desarrollo Social (Mides) reconoce que más de la mitad de la población tiene alguno de sus derechos cercenados, ya sea el acceso a la salud, a la seguridad social, a la educación o a una vivienda digna.

El documento, al que accedió El País y que es un resumen de los datos a 2015 presentados por el Mides en la VI Conferencia de la Asociación Latinoamericana y del Caribe para el Estudio de las Capacidades Humanas (Alcadeca), la que se desarrolló el mes pasado, advierte que "48,1% de la población no presenta ninguna carencia en derechos sociales" en Uruguay, por lo cual el 52% restante sí.

El informe sostiene que "el 33,4% (de los uruguayos) presenta una carencia, el 13,3% dos carencias y el 5% tres".

Cuando se analiza puntualmente qué tipo de derecho tiene vulnerado esta población, se advierte que 32,7% de los uruguayos, equivalentes a un total de 1.112.413 personas, tiene cercenado el derecho a la vivienda.

El 22,9%, un total de 778.992 ciudadanos, sufre lo mismo con respecto a la educación. El 18,6%, 633.359, con la seguridad social. Y el 2%, 67.128, con la salud.

"Las personas de 65 años y más son los que presentan una mejor situación relativa, con un 60,4% sin derechos vulnerados. Por otra parte, el grupo de 18 a 29 años es el que presenta la peor situación, con la menor proporción de personas sin carencias y el mayor porcentaje de personas con dos carencias o más", señala el informe.

Este además añade que "en cuanto al tipo de derecho vulnerado, las personas de 18 a 29 años se diferencian del resto por la alta prevalencia de la carencia en seguridad social (35,2%), mientras que los menores de 18 años muestran la mayor incidencia de vulneración en el derecho a la vivienda (48,1%)".

Carencias.

Se considera que una persona tiene vulnerado el derecho a la vivienda si vive en condiciones de hacinamiento, si carece de baño o tiene baño sin cisterna, si no dispone de un lugar para cocinar, si tiene techo liviano sin cielorraso, si tiene paredes sin revestimiento o de material de desecho, si no tiene acceso a agua de cañería, o si tiene contrapiso sin piso o tierra sin piso ni contrapiso, entre otras variantes que dan cuenta de residir en condiciones de precariedad.

En cuanto a la educación, se cuenta a todas las personas entre 4 y 17 años que no están asistiendo a un centro educativo, entre 18 y 52 que no completaron el Ciclo Básico de Secundaria (hasta tercero de liceo) y no asisten a una institución, y mayores de 52 que no completaron la Primaria.

En el caso de la salud, se considera a todos aquellos que declaran no contar con cobertura ni pública ni privada.

En cuento a la seguridad social se cuenta, entre otros, a aquellos que trabajan en negro y a la población en condición de precariedad que, por ejemplo por no tener hijos, no cobra ningún tipo de prestación. Por este motivo la incidencia es mayor en la población de 18 a 29 años.

Por debajo.

El documento base para este informe, titulado "Pobreza multidimensional: ejercicio de medición para Uruguay" y que fue redactado, entre otros, por el director nacional de Evaluación y Monitoreo del Mides, Juan Pablo Labat, también analiza al 11,5% de la población que vive con ingresos por debajo de la línea de pobreza. Toma este dato del informe del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) del año 2013 (en 2015 esta cifra es de 9,7%).

Aunque el porcentaje no demuestra diferencias sustantivas en cifras en relación al sexo de las personas, sí las hay con respecto a las edades. "Es casi ocho veces mayor la pobreza en los menores de 18 años con respecto a las personas de 65 y más", expone el informe.

Se señala que en el tramo que va de 0 a 17 años el 21,3% de la población vive en hogares con ingresos por debajo de la línea de pobreza. De 18 a 29 años esta cifra ya cae al 11,8%. De 30 a 64 es de 8,1%. Y de 65 y más es de apenas 2,8%.

En cuanto al indicador de pobreza multidimensional, entendiendo como esto a "los pobres monetarios con al menos un derecho vulnerado (población bajo la línea de pobreza y con un valor de 1 o superior en el índice de privación de derechos sociales)", el informe advierte que 10,5% de la población (375 mil personas) la padece.

"Las personas menores de 18 años son las que presentan el mayor porcentaje de pobres multidimensionales (18,6%). A pesar de que el porcentaje de pobres multidimensionales entre 18 y 29 años es menor al de los menores de 18, la mitad de este grupo es vulnerado según derechos sociales (51%). Una situación similar se evidencia también para las personas entre 30 y 64 años, aunque con menores niveles de carencia", expone el documento.

Pobreza.

El informe del Mides advierte que el 32,7% de los uruguayos habita en viviendas que tienen algún tipo de precariedad, ya porque residan en situación de hacinamiento, por no tener baño, o por las condiciones del piso, las paredes o el techo. En total se trata de 1.112.413. Quizá lo más impactante del informe sea que pese a la reforma de la salud, todavía haya un 2% de la población, que se traducen en 67.128 personas, que no cuenten con ningún tipo de cobertura médica, es decir que ni siquiera pueden atenderse en ASSE.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)