Padres del niño dicen que hubo “omisión de asistencia y maltrato”

Denuncian a mutualista por no atender a un bebé

Una mutualista privada de la ciudad de Castillos, del departamento de Rocha, será denunciada por omitir asistencia a un bebé de seis meses de edad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Comero: el centro de asistencia esperará los descargos de la familia. Foto: Facebook

El caso sucedió el pasado miércoles 13 de enero, cuando Noelia Corbo, madre primeriza, estaba junto a su esposo, Marcelo Bazán, de vacaciones en el balneario rochense Aguas Dulces. Ese día por la mañana, los papas de Juan Ignacio, preocupados por los picos de fiebre de 39° con los que había despertado su bebé decidieron viajar 11 kilómetros hasta Castillos.

"Nunca antes nos había pasado que tuviera tanta fiebre y que no se le fuera con paños fríos, baños o novemina", comentó Noelia a El País. La mamá de Juan Ignacio relató "la peripecia" que vivió para que atendieran a su hijo.

"Cuando llegamos a Castillos tuvimos que irle preguntando a los vecinos dónde había un centro de salud, porque nosotros somos de Montevideo y no conocemos nada; fuimos a dar con Comero (Cooperativa Médica de Rocha), una mutualista privada", aseguró Noelia. Al entrar al edificio, "una recepcionista nos tuvo parados varios minutos porque estaba atendiendo su celular y no nos prestaba atención, cuando se dignó a hablarnos nos derivó al edificio de enfrente, donde teníamos que sacar número para consulta", dijo Noelia.

En ese momento, Noelia cruzó en brazos a su bebé que comenzó a vomitar de manera constante. Abrumada por la situación, tanto ella como su marido, evitaron la cola que había por delante, fueron directamente al mostrador y le plantearon a una administrativa lo que estaba pasando.

"Luego de que le dimos los datos del bebé, la funcionaria nos dijo que no nos podían atender porque Juan Ignacio estaba afiliado a Casa de Galicia, imaginate que te digan eso mientras el niño vomitaba cada vez más, me puse a llorar de la desesperación, los médicos pasaban, me miraban y seguían de largo, no fueron capaces de preguntar si necesitaba algo o no", comentó Noelia, consternada por lo que pasó. Inmediatamente después, junto a su marido y unos amigos, marcharon a buscar otro centro asistencial en la ciudad.

"Caímos en una policlínica de ASSE (Administración de los Servicios de Salud del Estado), le explicamos a una enfermera lo que nos estaba pasando, le dimos la cédula de Juan Ignacio y al cabo de diez minutos sale y nos dice que no pueden atender al bebé si no pagamos un ticket de más de $ 2000, (...) no aguanté más y les dije que hasta que no me atendieran no me iba a ir de ahí", indicó Noelia, que a la misma vez aseguró que "el problema no era la plata, sino el trato que estaban brindando".

Finalmente, y al cabo de varios minutos de discusión, el bebé fue atendido y medicado.

Los padres del bebé aseguraron que "presentarán una denuncia contra Comero, por omisión de asistencia y otra denuncia ante ASSE por la mala atención".

Por su parte, autoridades de ASSE indicaron a El País que ya se activó una investigación administrativa por lo que sucedió en la policlínica de Castillos.

Richard Millán, coordinador de la región Este de ASSE, dijo a El País que hoy se comenzará a implementar un protocolo para este tipo de casos en los departamentos de Maldonado y Rocha, que son los más concurridos en verano. "Primero se atenderá a quien sea, del lugar que venga, luego se verá como pagan", enfatizó Millán.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)