LA ASONADA EN EL MARCONI

Demandan al gobierno informe sobre Marconi

Ministerio del Interior dice que el menor abatido les disparó.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La Policía mantiene el patrullaje en el barrio Marconi luego de la asonada. Foto: F. Ponzetto

las autoridades del Ministerio del Interior informaron en el Parlamento sobre el episodio de violencia del viernes 27 de mayo en el barrio Marconi. Aunque no dieron detalles debido al presumario de las actuaciones judiciales, desde la oposición se le pidieron "resultados" e "información concreta" sobre si la eventual causa de la espiral de violencia fue la presencia de bandas de narcotraficantes.

Los encargados de brindar la información a los legisladores del oficialismo y la oposición fueron el director de Planificación y Estrategia policial, comisario general retirado Julio del Río, y el director de Comunicaciones del Ministerio del Interior, Fernando Gil, quienes concurrieron acompañados por el director general de Secretaría, Charles Carrera.

Los representantes del Ministerio del Interior informaron ante la comisión de Seguridad y Convivencia de Diputados, que el menor muerto en el episodio del viernes 27 en el barrio Marconi había participado en una rapiña anteriormente y que había disparado en tres oportunidades contra la policía, contaron a El País participantes de la reunión.

Dijeron que el arma del abatido, una vez analizada, tenía seis cartuchos detonados y que en modo alguno es cierta la tesis de que fue "plantada" en la escena luego del tiroteo. Los funcionarios del gobierno informaron que hubo un episodio de persecución donde el arma del menor fue detonada en tres ocasiones contra los agentes policiales.

Explicaron que lo que se dio fue posterior a ese episodio, en referencia al ataque al médico y al incendio de una unidad del transporte colectivo de pasajeros, episodios que dejan secuelas aún hoy para los vecinos. Indicaron que los detenidos fueron doce personas, que no hay ningún procesado hasta ahora y que el caso sigue a estudio de las autoridades.

La amenaza de muerte al ministro Bonomi no fue analizada en la ocasión, añadieron las fuentes. (Ver página A/8)

Resultados.

Sin embargo, uno de los puntos centrales de la reunión fue el planteo del diputado nacionalista Gustavo Penadés, quien tras escuchar los informes reclamó a las autoridades que además del gran despliegue policial que se produjo en la zona, había que ver "si la Policía había identificado a los responsables" de la violencia, si eran narcotraficantes. "¿Quiénes fueron los que prendieron fuego el ómnibus?", preguntó el legislador, según participantes. "¿La Policía los tiene identificados?", insistió. También preguntó quiénes fueron los responsables de lastimar al médico de la policlínica barrial.

Penadés hizo estas preguntas porque pretende que "si están identificados la Policía debe ir a buscar a sus casas a quienes prendieron fuego un ómnibus aterrorizando a los pasajeros, y llevarlos al juzgado".

Incluso dijo en la comisión que "sorprende" que a una semana del episodio no hubieran procesamientos. Los representantes de Interior indicaron nuevamente que "la causa sigue abierta", como respuesta a este planteo del legislador. Por eso subrayó que debe haber "un claro mensaje de ejercicio de la autoridad".

Con algo de ironía, el diputado nacionalista dijo que había escuchado al ministro "decir en televisión más que lo que ustedes dijeron acá" en la comisión.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)