cannabis legal

Delegación alemana visita Uruguay para conocer sobre ley de marihuana

El líder de la delegación parlamentaria germana, Edgar Franke, señaló que los puntos principales del encuentro abordaron el sistema uruguayo de salud y su política de drogas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Marihuana: la ONU renovó sus críticas a la legalización.

La implantación del marco legal de la marihuana en Uruguay fue el punto central de la reunión mantenida hoy en Montevideo por una delegación del Comité de Salud del Parlamento alemán con el presidente de la Cámara de Diputados del país suramericano, Alejandro Sánchez.

El líder de la delegación parlamentaria germana, Edgar Franke, señaló a Efe que los puntos principales del encuentro abordaron el sistema uruguayo de salud y su política de drogas, dado que "es un tema importante para Alemania" porque están estudiando el uso del cannabis como terapia para el tratamiento clínico del dolor.

En ese sentido, destacó que desde Europa se mira "muy de cerca el camino que está recorriendo Uruguay" en esta materia.

Acerca del tratamiento de este asunto en el Viejo Continente, Franke también apuntó que las comisiones especializadas de los países europeos están "discutiendo" sobre el uso terapéutico de la marihuana y de sus derivados.

"A nivel de las comisiones especializadas en Europa eso se está discutiendo y también hemos dicho que pensamos que debemos llegar a soluciones europeas para el uso de la marihuana para la terapia del dolor", dijo.

En este sentido, Franke mostró su satisfacción tras el encuentro al reseñar que Sánchez remarcó que la legislación sobre el cannabis en Uruguay "no es un tema de derecho penal, sino una cuestión sanitaria, del sistema de salud", donde, según él, "se encuadra esta discusión en Alemania".

Por su parte, Sánchez aseguró que otro de los temas por el que fue cuestionado por parte de la delegación germana fue acerca de si América Latina presentará una "posición común" sobre este asunto en la Sesión Especial de la Asamblea de Naciones Unidas sobre Drogas (Ungass) que tendrá lugar en Nueva York en 2016.

"Les transmitimos que hay un esfuerzo muy grande por parte de Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) para tratar de consensuar una posición. La de los países latinoamericanos va a tener un común denominador, que es que el paradigma de la guerra a las drogas está atrasado", aseveró el presidente de la Cámara de Diputados de Uruguay.

"Hay que habilitar la discusión en el seno de la ONU y otras naciones para buscar caminos alternativos que nos permitan obtener resultados positivos", agregó.

La ley que regula en Uruguay la producción y la compraventa de cannabis fue aprobada en diciembre de 2013 y la reglamentación de su uso para fines científicos y medicinales fue decretada en febrero pasado, días antes de que terminara la gestión del entonces presidente, José Mujica, impulsor de esa legislación.

Hasta el momento, el Gobierno ha licitado a dos empresas para la producción de marihuana recreativa en Uruguay -las cuales podrán producir hasta dos toneladas anuales cada una- pero todavía no ha salido a concurso público la licencia para la producción de marihuana terapéutica, para lo que aún no hay un plazo estipulado.

Aún así, empresas de Estados Unidos, Canadá e Israel han manifestado su interés en producir cannabis medicinal en Uruguay, informó hoy a Efe Luis Yarzábal, presidente del Comité Científico Asesor que supervisa las políticas de regulación del mercado de la marihuana.

Se estima que a mediados del año que viene comience la comercialización de la marihuana recreativa en las farmacias del país suramericano, la cual tendrá hasta un máximo de un 15 % de THC -la principal sustancia psicoactiva de la marihuana-.

Además, se prevé que tendrá un precio de alrededor de 1,2 dólares por gramo.

Millonario negocio con la marihuana medicinal

Tres empresas extranjeras (de Israel, Canadá y Australia) manifestaron al gobierno su interés en instalarse en Uruguay para plantar marihuana medicinal para el mercado interno y la exportación.

Para esto destinarán unas 30 hectáreas, diez veces más de las que utilizará el Estado para cultivar el cannabis recreativo que se venderá en las farmacias. "Es la parte del león del negocio", señaló a El País el secretario general de la Junta Nacional de Drogas (JND), Milton Romani. Se prevé que sea una importante fuente de ingresos para el Estado dado lo lucrativo de la actividad.

Estas empresas que pretenden exportar la droga ya tienen instalada una red de distribución en Europa y América del Norte. Uruguay, explicó Romani, se está interiorizando sobre esto a través de una serie de videoconferencias que se están llevando a cabo con expertos en Israel, donde hay "estudios comprobados" sobre la eficacia de la marihuana medicinal, realizados por el Centro de Estudios Cannábicos del Ministerio de Salud Pública de ese país, el cual existe desde hace 15 años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)