DAÑOS GIGANTESCOS EN LA RED VIAL

Se dejarán de lado inversiones y programas que no son prioridad

En Dolores subsidiarán hasta el 100% de la construcción de centenas de viviendas nuevas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mercedes, Soriano, ciudad altamente azotada por las inundaciones. Foto: F. Ponzetto.

Si bien no hay aún directivas expresas en el gobierno ya se buscan maneras de que los ministerios recorten algunos programas, actividades e inversiones que no son prioritarios y redireccionen recursos para enfrentar los gastos extraordinarios derivados de las inundaciones que afectan a todo el país. En el Gobierno ya se asume que las cuentas de empresas públicas como UTE y el Banco de Seguros sufrirán un impacto. De todas formas, no se plantea tomar nuevos préstamos de organismos internacionales de crédito. El sábado, tras el Consejo de Ministros especial que se realizará ese día, se anunciarán varias medidas.

El Ministerio de Vivienda, Acondicionamiento Territorial y Medio Ambiente va a subsidiar en algunos casos totalmente la construcción de viviendas nuevas para los damnificados en Dolores. Así le fue comunicado al intendente de Soriano, Agustín Bascou, por la Oficina de Planeamiento y Presupuesto y el ministerio. Se está pensando en viviendas de hasta 50 metros cuadrados que serán subsidiadas.

Un relevamiento terminado ayer por la Dirección Nacional de Bomberos precisó que unas 500 viviendas de la ciudad de Dolores, de 17.000 habitantes, quedaron con muy graves daños. Una cantidad similar sufrió daños de mediana gravedad, y en otras 500 fueron leves. El relevamiento le va a ser entregado hoy viernes al presidente Tabaré Vázquez.

Se calcula que en Dolores fueron afectados 150 comercios, 158 manzanas y 2.100 padrones. Mario Castro, presidente del Banco de Seguros (BSE), dijo a El País que en esa ciudad hay denuncias de 50 daños en autos, 40 reclamaciones varias y 14 por invernáculos afectados. En el caso de los autos y de manera excepcional no se cobrarán deducibles. El BSE agilitará los pagos y actuará con flexibilidad, aseguró.

El intendente Bascou dijo a El País que el Gobierno central se encargará de las soluciones habitacionales y que la intendencia contribuirá con algunas obras civiles y maquinaria. La intendencia con recursos propios encarará el restablecimiento del alumbrado de la ciudad, lo que le demandará unos US$ 600 mil, y se encargará de la reparación de la plaza Constitución de la ciudad que sufrió daños cuantiosos. "Se va a requerir una ampliación presupuestaria" porque no se destinarán a esas tareas recursos de la comuna ya asignados a otros fines.

Daños en vialidad.

El intendente de Colonia, Carlos Moreira, por su parte, le planteará hoy a la OPP que en su departamento hay 2.250 kilómetros de caminería rural que deben ser hechos de nuevo porque están casi intransitables y cuya reparación costará alrededor de US$ 20.000 por kilómetro, por lo que la inversión puede llegar a superar los US$ 40 millones. "Llovió cinco días sin parar. Nunca había pasado. Ahora se necesita un auxilio extraordinario. Se rompió todo. El presupuesto no alcanza ni de cerca", dijo el intendente. Pero el daño en las viviendas también es enorme, en particular en Carmelo, Rosario y Nueva Helvecia. Por ejemplo, en Carmelo se llevaron 18 camiones de 20 toneladas al vertedero municipal con televisores, colchones y camas inutilizables, contó Moreira. La intendencia deberá también reconstruir espacios públicos como un parque de Rosario que desapareció. Allí también cayó un puente que tenía 120 años. Al puerto de Nueva Palmira se puede ingresar aunque dando un largo rodeo, pero hay daños graves en las rutas 1, 21 y 22.

En San José, de la caminería relevada, el 30% debe hacerse a nuevo; 450 viviendas fueron afectadas por el agua. El intendente José Luis Falero, dijo en El País TV que el cambio climático obliga a dejar atrás la tosca y el balastro. "No puede demorarse más. No quiero hacer más de lo mismo", dijo.

Los intendentes de Paysandú, Guillermo Caraballo, de Río Negro, Óscar Terzaghi, y de Salto, Andrés Lima, se reunieron ayer en Young con funcionarios de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto a los que le plantearon que están en emergencia vial. Paysandú tiene 700 kilómetros dañados, Salto 180 y Río Negro 150. Los jefes comunales pidieron la entrega urgente de US$ 3 millones para las tareas más inmediatas para que los establecimientos agrícolas puedan sacar su producción. Pedro Apezteguía, director de Descentralización e Inversión de la OPP, contestó a los intendentes que el planteo era atendible y que será respondido en la próxima semana. Terzaghi le dijo que en Río Negro hay US$ 90 millones en soja "que se cosecha y sale ahora o se pierde". El intendente de Salto, Andrés Lima, agregó que en su departamento llovieron 500 milímetros en 10 días, y el diputado blanco Nicolás Olivera, de Paysandú, señaló que la caminería rural está "destrozada".

En Rocha hay 2.000 kilómetro de caminería rural que en un porcentaje alto está destroza, señaló a El País el intendente Aníbal Pereyra. En el caso de este departamento ahora el problema se concentra en el norte en las zonas bajas arroceras de las cercanías de Lascano y Cebollatí, donde ayer se incrementó el número de evacuados. Hasta ahora solamente se pudo recoger el 30% del arroz plantado de una zafra que se esperaba que fuera buena. La intendencia prohibió hasta la semana próxima que circulen camiones con madera para dar prioridad a los que transportan granos, leche y otros productos perecederos. Es que el río Cebollatí está inundado como nunca antes y llegó a 7,45 metros. Su récord anterior era de 7,28 metros. Algunas casas desaparecieron y se busca a la gente en gomones para que deje sus viviendas.

Por su lado, el diputado nacionalista Omar Lafluf dijo que debería suspenderse la construcción del Antel Arena, cuyo costo se estima en US$ 40 millones. Consultado respecto a esta posibilidad, el director de Planeamiento y Presupuesto, Álvaro García, solo dijo que "se va a revisar todo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)