IMM rescindió contrato a ONG y todavía no halló sustituto

Dejan de barrer varios barrios de Montevideo

Varios barrios entre los que se encuentran La Blanqueada, Carrasco Norte y Cruz de Carrasco, se encuentran sin barrido desde hace varios días por la caída de un contrato que el Municipio E tenía, desde hacía casi tres años, con el Movimiento Tacurú.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El director del movimiento Tacurú dijo que le sorprendió la decisión del Municipio E. Foto: F.Flores.

La ex alcaldesa y actual concejala Susana Camarán explicó a El País que el contrato con Tacurú no se renovó porque "había un ausentismo muy importante con respecto a lo que indicaba el contrato y una disconformidad muy grande con la tarea" que realizaba la ONG.

"El contrato con Tacurú venció el 30 de junio y venía de 2012. Se hizo por dos años y en 2014 tuvo una ampliación por otro año. La ONG trabajaba en áreas de los centros comunales 6 y 8, en las que no hay barrido municipal", informó Camarán.

Los barrios que abarcaba el contrato de Tacurú son Carrasco Norte, Cruz de Carrasco, La Blanqueada, parte de Malvín Norte y parte de La Unión. La otra parte del barrido la hacen municipales y otra ONG que tiene un acuerdo con la IMM.

La Intendencia hizo un "llamado rápido" para adjudicar el barrido de forma directa, pero se presentó una sola empresa que cotizó un precio que se consideró elevado. "Lo que se está haciendo ahora es preparar un segundo llamado. Mientras tanto, se está trabajando con los funcionarios municipales y con las barredoras mecánicas, aunque es para hacer un mantenimiento básico. Por supuesto que no hay profundidad en la tarea, en limpieza del pasto, pero por lo menos se hace lo básico", anotó Camarán. El Concejo Municipal estuvo reunido el viernes pasado y trató el tema, pero no está pronto el pliego del nuevo llamado.

"Cuando llegás a la gente que tiene menos cultura de trabajo, es difícil que se adapten a horarios y esas cosas. No es un problema achacable a la ONG; es una realidad que tenemos con algunas poblaciones. La idea era no haberse quedado sin contrato; era hacer un llamado y contratar antes que éste se venciera, lo que pasa es que quedó desierto", resumió.

Consultado por El País, el nuevo alcalde del Municipio E, Francisco Platero (Partido Nacional), dijo que "está trabajando absolutamente desbordado" y que por ello no hará declaraciones sobre la rescisión del contrato, que se resolvió durante la pasada administración pero se concretó en la suya.

Horas extras.

El director de Desarrollo Municipal y Participación de la Intendencia, Jorge Buriani, dijo a El País que se enteró del tema la semana pasada de boca de Platero, en una junta de alcaldes.

"Me dijo que capaz que teníamos que reforzar las horas extras para complementar en esta etapa con barrido municipal. Pedí que me presentara un plan de acción, de trabajo, y que en todo caso lo hablábamos con el Departamento de Gestión Humana y Recursos Materiales para autorizar algunas horas extras", indicó.

"El municipio tiene una cuadrilla de funcionarios que está haciendo el barrido, pero evidentemente no están llegando a cubrir los circuitos que tenía Tacurú", agregó Buriani.

En tanto, el director de Desarrollo Ambiental de la Intendencia, Óscar Curutchet, bajo cuya órbita está la División Limpieza, aclaró que el tema es de estricta competencia del Municipio. De todos modos, aclaró que si el alcalde "no tiene capacidad para resolverlo, tiene que transmitírselo al gobierno municipal. Hasta ahora no nos ha comunicado nada", destacó Curutchet.

Jóvenes sin trabajo.

El padre Ruben Avellaneda, director del Movimiento Tacurú, dijo anoche a El País que "le sorprendió" la decisión del Municipio E de no renovar el contrato, porque "no hubo llamados de atención y las evaluaciones siempre fueron muy buenas".

Avellaneda admitió el problema del ausentismo, aunque recordó que muchos jóvenes se levantan en la madrugada para llegar a los lugares de trabajo y que también hay madres solteras con hijos a su cargo haciendo las tareas. "No olvidemos que se trata de un programa social de la Intendencia para los jóvenes de estas zonas", indicó.

El director del Movimiento Tacurú dijo que eran 45 jóvenes los que hacían las tareas de barrido mediante el convenio, la mayoría de los cuales se quedaron sin empleo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)