Derechos Humanos

Defensa de Amodio solicita clausura de la causa

Argumentan que no hay delitos comprobados y que, en caso de haberlos, los mismos habrían prescrito o se acogerían en una amnistía.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Amodio Pérez en entrevista con El País. Foto: Darwin Borrelli

Andrés Ojeda, abogado de Amodio Pérez, dijo que solicitó la clausura y "archivo inmediato" de las actuaciones que retienen al exguerrillero en el país. Amodio planeaba regresar a España a principio de semana, pero diferentes actuaciones judiciales lo retienen en el país sin una fecha prevista.

Según Ojeda, la idea de solicitar el archivo es de la defensa y no de Pérez. "No es que Amodio no quiera dar la cara", dijo Ojeda.

Según el abogado, "no hay ninguna prueba contundente de la comisión de un delito". Y "en caso de que la hubiera estamos planteando que habría prescrito". Finalmente, Ojeda dijo que, en todo caso, el delito entraría dentro de la amnistía.

La Justicia deberá determinar ahora si acoge el pedido de la defensa o prosigue con las actuaciones, que deben pasar a vista fiscal.

Amodio Pérez declaró más temprano. Llegó al juzgado pasadas las 14 horas e ingresó por la parte de atrás. Fue sometido a un careo con los extupamaros que aseguran que él los delató ante los militares durante la dictadura.

Se espera que el ministro de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro, responda si concurrirá o responderá por escrito a la jueza, debido a que también fue citado.

El exguerrillero Héctor Pascual Quartieri ya hizo el careo: estuvo aproximadamente 20 minutos y ambas partes mantuvieron sus versiones.

A la salida del juzgado, Quartieri dijo a los medios que no conoce el motivo que trajo a Amodio de vuelta a Uruguay, pero que "alguna razón lo trajo" y que intuye que "atrás están los militares y hay gente del gobierno", que "en otro momento fueron compañeros nuestros".

Quartieri, así como los extupamador Carlos Martell y Julio Listre ya declararon esta semana y aseguraron que Amodio los identificó y permitió su captura por parte de los militares en 1972.

Por su parte, el exintegrante de la dirección del MLN, Julio Marenales, relató que Amodio se encontraba en un vehículo militar cuando lo detuvieron en 1972, aunque preguntado específicamente dijo que no podía asegurar que lo hubiera señalado. Sin embargo así fue. Se trata del único caso en el que el propio Amodio Pérez admite su presencia, aunque la justifica por una situación fortuita. Incluso relata ese episodio en su libro Palabra de Amodio.

Ayer declaró ante la jueza Staricco la exmilitante tupamara Teresa Lezama, quien se encontraba con Marenales ese día. Dijo que mientras caminaban fue Marenales quien le dijo que en el vehículo militar que se les acercaba estaba Amodio, por lo que ella se alejó. Escuchó el intercambio de disparos escondida en un bar pero no vio lo que ocurrió.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)