Argentino titular de Datisa pagó fianza por US$ 20 millones

Declaró dueño de la firma uruguaya por el "Fifagate"

El empresario argentino, Alejandro Burzaco, involucrado en el escándalo de corrupción de la FIFA y dueño de la empresa uruguaya Datisa S.A., pagó 20 millones de dólares para mantener prisión domiciliaria durante la investigación que la Justicia estadounidense lleva adelante, donde se lo acusa de tres cargos: lavado de activos, corrupción y conspiración.

Datisa S.A. integra un consorcio conformado por Full Play Group, Traffic Sports USA, y Torneos y Competencias. Su sede se encuentra en Montevideo. Está acusada de haber pagado sobornos por 100 millones de dólares a dirigentes de la Conmebol para poder acceder a los derechos de televisación de tres ediciones de la Copa América, una ya disputada este año y de las siguientes en 2019 y 2023. Además esa coima permitiría tener los derechos televisivos de la Copa América Centenario 2016.

El empresario que durante días se mantuvo prófugo de la Justicia fue extraditado desde la ciudad italiana de Bolzano, llegando el miércoles pasado a EE.UU. Allí declaró ante la jueza Vera Scanlon, del Distrito Este de los Tribunales de Nueva York. Dijo ser inocente de las acusaciones por las cuales se lo implica.

Durante la audiencia a la que asistió Burzaco, la jueza le otorgó la prisión domiciliaria bajo una fianza de 20 millones de dólares. Además, según diferentes medios internacionales, el empresario llevará un brazalete electrónico para ser monitoreado. La millonaria fianza quedó asegurada a través de tres propiedades de familiares y amigos, dinero en efectivo y parte de los negocios del argentino. Burzaco estará bajo arresto domiciliario en un departamento ubicado en un radio de 80 kilómetros alrededor de la corte federal de Brooklyn.

La Justicia de Estados Unidos también dispuso que no podrá comunicarse con otros acusados en el caso ni tampoco con empleados o funcionarios de las empresas que lidera, y sólo podrá salir del departamento después de pedir permiso y que éste sea concedido. Además le fueron retirados sus pasaportes.

Burzaco deberá volver a prestar declaraciones el 18 de septiembre y el testimonio que pueda dar tiene en vilo al mundo del fútbol y al gobierno argentino, que ya lo denunció por evasión y fraude. Burzaco está involucrado en este caso junto a 14 personas más —directivos y empresarios— que también son investigadas, entre ellos el uruguayo Eugenio Figueredo, ex vicepresidente de FIFA y presidente de Conmebol cuando se pagaron los sobornos.

En los documentos judiciales del caso que se difundieron hace algunas semanas, se narra una reunión que Burzaco mantuvo en 2014 en Florida con otros dos acusados en la que se mencionan los sobornos. En un momento dado, el argentino dijo: "Todos podemos salir perjudicados por este tema... todos podemos acabar en prisión".

Se manejó que Burzaco ya hizo un acuerdo con el FBI, similar al que hicieron otros directivos de FIFA que sacaron a luz los escándalos de corrupción en el fútbol.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)