Los Comité de Emergencias Departamentales asisten a vecinos perjudicados

Deben llevar agua a familias y escuelas del campo

En el interior las autoridades locales continúan trasladando agua a las familias y centros escolares más alejados de las ciudades. En Cerro Largo y Durazno, por ejemplo, los Comité de Emergencia Departamentales asisten cotidianamente a vecinos afectados por la sequía.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Aljibes y pozos de agua quedaron inutilizables. Foto: Víctor Rodríguez

En Cerro Largo son 26 las escuelas rurales que tienen dificultades en el acceso al agua potable y 76 familias rurales semanalmente reciben agua que envía el Comité de Emergencia local.

La información la dio a conocer el encargado del Comité de Emergencia de Cerro Largo, Alejandro Bermúdez, y fue corroborada por el maestro de la inspección departamental de Primaria, Ruben Curbelo, quien analizó la situación de estos centros educativos.

El docente sostuvo que las escuelas rurales en esta zona están soportando un déficit hídrico lo cual pone a los maestros en "una situación de alerta constante".

Existen 19 escuelas rurales con la problemática de falta de agua las cuales están siendo atendidas por el Comité de Emergencia, con la coordinación de Inspección de Escuelas.

"No hemos logrado una solución definitiva al no haber caída de agua abundantes como para revertir esta situación. Constantemente estamos enviando las notas correspondientes al Comité de Emergencia para que vayan cubriendo las necesidades de las escuelas a medida que van surgiendo los problemas", aseveró el docente especializado.

Curbelo sostuvo que el trámite se inicia cuando la o el encargado del centro educativo informa de la carencia a la Inspección Departamental.

"Cuando las direcciones escolares nos llaman diciendo que les falta el agua, nosotros hacemos el comunicado pertinente a la comisión de emergencia. La coordinación para llevar agua a cada escuela dependerá de la cantidad de depósitos que tenga llevando de a cinco y seis mil litros tratando de paliar la situación", indicó el docente.

También se han instrumentado otros mecanismos, como por ejemplo, a través de la coordinación con la maestra licenciada en nutrición Mónica Rodríguez, han solicitado a Primaria un monto de dinero para la compra de agua potable para que a los niños no les falte el líquido vital en su ingesta diaria.

Por otro lado, Curbelo dijo que las últimas lluvias no han sido suficientes para revertir la situación de déficit hídrico que se pronuinciado "bastante" en la región. Además, sostuvo que la falta de agua se siente en la vida cotidiana, incluso en la limpieza de los locales.

"La alimentación es la prioridad en el ambiente escolar, pero también lo es la salubridad y se está tratando de cuidar el agua al máximo. La higiene de los locales se hace pero evitando malgastar agua, incluso en casos como canillas que pierden se busca que el maestro junto con la comunidad le encuentran rápidamente una solución", enfatizó.

Mientras tanto, desde el Comité de Emergencia de Cerro Largo, Alejandro Bermúdez informó ayer a El País que se está asistiendo ahora a un total de 76 familias del medio rural.

"Todas las semanas se reparten más de 200 mil litros de agua en camiones de OSE, del Ejercito y de la Intendencia a diferentes familias de los alrededores de Melo que carecen del servicio. "Se les secan los pozos, los aljibes y las cachimbas y no llueve y eso agrava la situación" sostuvo.

En Durazno.

El centro del país también está siendo afectado por la sequía. "Estamos entregando agua en pocas cantidades y principalmente a las personas que estaban siendo ayudadas. Después de las últimas lluvias (a principio de mes), se ha entregado a 10 familias y a una escuela, dijo a El País, Jesús Mario Rodríguez, coordinador del Comité de Emergencia de Durazno.

Más allá de las débiles precipitaciones de las últimas horas, aún persiste la falta de agua en el suelo, en aljibes y tajamares en el centro del país. Uno de esos casos es en Paraje Sandú, donde literalmente no hay agua para consumo humano y animal. Ayer sábado, las precipitaciones en el centro del país, rondaron los 25 milímetros.

En la localidad de Carlos Reyles (también conocida como Estación Molles), luego de varias semanas de dificultades de suministro, el agua potable comenzó a llegar de forma fluida a los pobladores y ya no debe realizarse traslado en camiones cisterna, informaron vecinos.

En el lugar, a causa de la rotura del tanque de depósito, durante más de un mes el flujo de agua presentaba color "amarronado", aspecto que ahora fue solucionado, al construirse un nuevo pozo.

La emergencia obliga a coordinar los esfuerzos.

La sequía generó en distintos departamentos nuevos gastos a las arcas municpales que han sido las primeras afectadas para el manejo de la emergencia. Hace dos semanas el intendente de Cerro Largo, Pedro Saravia, dijo que la comuna arachana solo había recibido mil litros de gasoil desde el Sistema Nacional de Emergencia (Sinae) para mover los camiones que realizan el traslado y distribución de agua al medio rural y a decenas de escuelas de la campaña.

En tanto, la semana pasada el gobierno amplió a Canelones y Florida la "emergencia agropecuaria", llegando de esa manera a ser siete los departamentos incluidos en esa categoría. Con el apoyo del Fondo de Emergencia, creado en 2008, el gobierno dispuso apoyos para suplementar con entre 90 y 100 días a los terneros, vaquillonas de uno y dos años y rodeo de cría con raciones proteicas; de ese modo se asegura la supervivencia de los terneros y volver a preñar las vacas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)