ACTIVIDAD SE VUELVE ABUSIVA Y SIN CONTROLES

Cuidacoches a prepo en los estadios

La IMM y la Policía se pasan la responsabilidad sobre qué hacer con los que exigen dinero.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Concurrir en auto a los estadios puede convertirse en un padecimiento. Foto: F. Ponzetto

Carlos estacionó su auto en Estero Bellaco y General Urquiza a las 15:50 del pasado 23 de julio. Iba a ver el partido amistoso entre Nacional y Celta de Vigo en el Parque Central. Al descender, le dio $ 20 al cuidacoches.

"No, amigo, son 50", respondió quien era "el dueño de la cuadra".

"No tengo", replicó Carlos.

"Pero acá son $ 50, siempre es así", insistió.

Carlos le dijo que a la salida del partido le daría el dinero, y se dirigió al estadio. En la esquina de Urquiza y Comandante Braga dos policías patrullaban la zona. Carlos les planteó la situación. Uno de ellos contestó que no podían hacer nada porque la orden es que no pueden moverse del área marcada. "Si querés podés llamar al 911 y lo pueden retirar del lugar, pero corrés el riesgo de que te rayen el auto", indicó el otro efectivo. Al final, Carlos no le dio el dinero que le exigía el cuidacoches, pero dijo que vio el partido con bastantes nervios.

Historias similares pasan muy a menudo en las inmediaciones de los estadios de Nacional y de Peñarol, según contaron una decena de testigos a El País. Generalmente ocurren con amenazas directas o solapadas si la persona se niega a pagar por anticipado la "tarifa".

El director de Tránsito de la Intendencia de Montevideo, Pablo Ferrer, dijo a El País "no estar al tanto" de este tipo de situaciones y que no ha recibido ninguna denuncia. "Las denuncias de ese tipo corresponde hacerlas en la Jefatura de Policía de Montevideo y en la seccional correspondiente. La Intendencia no puede hacer nada porque no es alguien que tenga el permiso municipal para ser cuidacoche", afirmó.

Este tipo de infracción es conocida como "solicitud abusiva con acoso o coacción" y, según el artículo 3 de la Ley de Faltas, se castiga con siete a 30 días de prestación de trabajo comunitario.

Fuentes policiales aseguraron que este tipo de infracción ocurre "comúnmente", pero no pueden asegurar que acontezca todos los fines de semana porque no llevan "un control específico" sobre el tema.

La situación no es nueva. "Viene desde hace años", contó Graciela Rodríguez, vicepresidenta del sindicato de cuidacoches. Este tipo de hechos los han denunciado en la comuna capitalina y en el Ministerio del Interior. Esos cuidacoches irregulares cuentan con chalecos naranjas (en algunos casos) pero no con el carné de la Intendencia. "Entonces nadie se hace cargo y todos se lavan las manos", aseguró Rodríguez.

Los clubes.

En el estadio de Peñarol ya han sido varios los hinchas y socios que se han quejado de la situación con integrantes de la Comisión Directiva, según contó un dirigente de la institución a El País. En algunos casos puede ser más dramática, como la que ocurrió el domingo pasado cuando, tras el partido entre los aurinegros y Liverpool en el nuevo estadio mirasol, el dueño de un Volkswagen se encontró que a su vehículo le faltaban las ruedas al llegar al lugar donde lo había estacionado. El hecho ocurrió a 12 cuadras del estadio, aseguró el gerente del escenario, Federico Abadie.

El Campeón del Siglo cuenta con tres estacionamientos vigilados por unos 30 miembros del equipo de seguridad del club, que pueden disminuir o aumentar en función de cada partido.

Hoy no cobran por estacionar en el parking cuya capacidad asciende a 2.900 lugares.

"Eso no quita que haya oportunistas que pidan que les paguen. Estamos todos bastante informados del tema y por eso mandamos vigilancia", puntualizó Abadie.

Un dirigente de la institución contó que, si bien a él no le ha ocurrido en el Campeón del Siglo, sí le sucedió en el Parque Viera (la cancha de Wanderers); en el Luis Tróccoli, del Cerro, y hasta en el Teatro de Verano. Pero deslindó algún tipo de responsabilidad sobre esto.

"Si la responsabilidad acá es nuestra, en el Teatro de Verano de quién es: ¿de la Reina de la Teja?", cuestionó.

Un dirigente de Nacional dijo a El País que desconocía la situación pero aseguró que va a informarlo al resto de la Comisión Directiva en la próxima reunión. En el interior del Parque Central hay miembros de seguridad pagos por la institución, pero no tienen personas que trabajen específicamente para cuidar vehículos. En las inmediaciones se encuentran los formales y los informales.

Hoy, en Montevideo hay 830 cuidacoches registrados en la Intendencia, pero los jerarcas estiman que una cifra similar trabaja de manera "informal", según una nota publicada en mayo en El País. El objetivo de la comuna es saber quiénes son estas personas y, de ese modo, exigirles carné de salud, cédula y antecedentes penales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)