OPERACIÓN SIRTE

Cuatro a prisión por red internacional de pornografía infantil

Encontraron archivos de sexo con menores tras una serie de allanamientos en Montevideo y Maldonado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El dilema entre protección de privacidad y libertad parece sin resolución.

Cuatro uruguayos fueron procesados con prisión, de cinco que fueron indagados, en el marco de una investigación internacional sobre pedofilia.

La “Operación Sirte” comenzó cuando la Dirección General de Crimen Organizado e Interpol recibieron información desde Alemania, notificando actividades vinculadas a descargas e intercambio de material pornográfico infantil desde computadoras en Uruguay.

El operativo que llevaron a cabo funcionarios de Crimen Organizado e Interpol culminó con varios allanamientos practicados en Montevideo y Maldonado, donde se incautó material pornográfico.

Cinco residencias particulares fueron objetivo de la investigación: una en Malvín, otra en Ciudad Vieja, una tercera en Villa Española y dos en la ciudad de Maldonado.

En total, fueron encontrados cuatro terabytes de archivos de pornografía infantil. Uno de los procesados, J. E. B. C., admitió que descargaba material de la web desde 1996.

Declaró que se considera un “coleccionista” de todo lo que surge en Internet en relación con material pornográfico, y especificó que, en cuanto a menores, “solo descargo (archivos de sexo) con niñas”.

El procesado, que dijo estar en tratamiento psiquiátrico, se considera “un adicto al tema” y explicó que su accionar “es un vicio..., como uno que fuma y sabe que está mal, pero sigue fumando”.

Otro procesado, de iniciales J. H. C. C., manifestó que todo el material pornográfico lo tenía en una laptop, oculto en carpetas “para que no lo viera su hijo”.

Reconoció que “capaz que tengo 20 videos y 1.000 fotos o más”..., almacenados “para verlo con más tiempo”.

Cuando se le preguntó cómo había comenzado a almacenar fotos pornográficas, el procesado contó que tenía un programa de intercambio para bajar música, “y una vez saltó una bobada de Rusia sobre unas gurisas de 12 años teniendo sexo con mayores. Eso me llamó la atención pero no sé si entonces me excitó... Después sí”.

Un técnico informático que efectuó la recolección de material requisado concluyó que, a su juicio, “el individuo tenía todo el perfil de pedófilo. Tenía tres computadoras, una al lado izquierdo de su cama, otra a sus pies y otra a su derecha”.

Una vez ubicado el programa por los técnicos, en la carpeta “config” que es donde se guarda toda la información referente al intercambio de archivos, y específicamente el archivo que se llama “known.met” que es donde se guardan todos los metadatos de información interna encriptada que muchas veces los usuarios no saben que existe, se comprobó que había 890 archivos de material pornográfico, lo que permitió obtener las pruebas.

Si no puede ver el tuit haga click aquí

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)