EN LA MADRUGADA DEL DOMINGO

Cuatro borrachos dieron una feroz paliza a taxista

Una bala perdida en tiroteo narco ingresó a un ómnibus.

Los delincuentes usaron el taxi como medio.
Foto: Archivo El País.

Daniel tiene 55 años de edad y hace cuatro años que maneja un taxi. En la madrugada del domingo subió a un grupo de jóvenes en Echevarriarza y Buxareo. Le pidieron que los llevara a un boliche. En el camino los muchachos se pusieron a cantar, golpear el vehículo e insultar al trabajador.

Detuvo el coche. "Cuando llegué a la esquina paré y les pedí que se bajaran", contó el taxista ayer a El País mientras radicaba la denuncia en la seccional 10 de Pocitos.

"Me insultaron y dejaron las puertas de atrás abiertas. Pongo el freno de mano. Me bajo para cerrar las puertas. Cuando doy la vuelta me agarraron entre los cuatro y me deshicieron. Patadas en la cabeza y demás", dijo.

Estuvo internado en el sanatorio del Banco de Seguros hasta la tarde de ayer. Tiene lesiones en el rostro. Daniel cree que el ataque es producto del "alcohol o algo más. La sociedad está cada vez más violenta, yo me bajé a cerrar las puertas, llevaba los lentes puestos porque no iba a pelear, me pegaron igual", aseguró el trabajador.

La información oficial emitida por la Jefatura de Policía de Montevideo indica que el obrero fue agredido con una botella. La patota huyó del lugar, dejando al herido tirado en la calle sin prestarle asistencia. Personal médico que arribó al lugar diagnosticó para la víctima: "politraumatismo de cráneo". Trabajaron en el lugar efectivos de Zona II y Policía Científica quien analiza las pruebas obtenidas desde el lugar del hecho.

Tiroteo.

Una bala perdida alcanzó un ómnibus repleto de pasajeros, por poco no hubo heridos. Foto: L. Pedrouza
Bala perdida alcanzó un ómnibus  de pasajeros, por poco no hubo heridos. Foto: L. Pedrouza

Un ómnibus de la línea 174 se encontraba circulando por Aparicio Saravia cuando al llegar al cruce con Coronel Raíz una bala impactó en su parabrisas, pasando muy cerca del conductor. El proyectil describió una línea hasta que terminó rozando una baranda. Después se alojó en el techo del vehículo, tras pasar a pocos centímetros del chofer.

El ómnibus iba repleto y de milagro nadie resultó lesionado, según se pudo saber.

Testigos del episodio consignaron que se trató de una bala perdida producto de un tiroteo entre los ocupantes de una motocicleta de alta cilindrada y un automóvil de color oscuro.

De acuerdo con las primeras pericias realizadas por equipo técnico de la Policía Científica, el arma utilizada fue una pistola calibre 9 milímetros.

El jefe de la Zona Operacional III, Gustavo Silveira, dijo a Telenoche que la línea de investigación que manejan es que el disparo surgió de un tiroteo entre individuos que viajaban en una moto contra otros que lo hacían en un auto.

Atrincherado en Cerro Norte.

Un equipo del PADO detectó en Cerro Norte a un sujeto en actitud sospechosa. Se fugó y se metió en una casa cuya propietaria no estaba. La Republicana rodeó el lugar y envió un negociador. Finalmente, ingresaron con orden judicial y lo detuvieron. Se capturó un arma calibre 32.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)