LOS PELIGROS DE UNA FLOTA MAL CUIDADA

El CTI de Raincoop desbordado

Los coches se están cayendo por carencia de repuestos y los boletos no dan para sueldos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El incendio del coche 21 cumplía el recorrido de la línea 76. Foto: El País.

Solo el 30% de la flota de ómnibus de Raincoop, que es de 151 ómnibus, puede calificarse en condiciones óptimas para circular; un tercio está parado y el resto se encuentra en un estado "a medio camino", dijo ayer a El País Marcos Lombardi, empleado desde hace 22 años en los talleres de la cooperativa de transporte de pasajeros, delegado de la Unión Nacional de Obreros y Trabajadores del Transporte (Unott) y secretario general de Ascot (Asociación Sindical de Cooperativistas del Transporte-Raincoop).

Los inspectores de la Intendencia de Montevideo realizaron el último mes más controles que en un año corriente. Por día Raincoop recibe entre 6 y 7 advertencias pero sobre asuntos menores, un farol, una cortina o defectos en las luces. No se trata pues de hallazgos de problemas graves, puesto que los inspectores no son mecánicos ni electricistas y tampoco les compete actuar en esas áreas. Para eso existe una concesión de servicio a Sucta, empresa privada, explicó Lombardi.

La inspección técnica de vehículos de transporte de carga y pasajeros se lleva a cabo en forma anual, bajo jurisdicción de la Dirección Nacional de Transporte.

Durante más de un fin de semana, en los talleres de Raincoop, llegó a haber un solo mecánico y en otras ocasiones, al encontrarse la capatacía cerrada con candado, por ausencia del encargado, no fue viable acceder a los pocos repuestos de que se dispone, ya que con $ 20.000 semanales no mucho es posible adquirir. Para tener una idea, ese dinero alcanzaría para comprar 4 bielas del motor de un ómnibus.

Sobre el pretil.

El incendio del coche 21 que cumplía el recorrido de la línea 76, ocurrido a las 19:30 del pasado miércoles, sumado a que hay socios trabajadores que vienen realizando doble horario sobre la plataforma de los coches, ponen sobre el tapete uno de los múltiples problemas de Raincoop que podría afectar directamente a los usuarios: la inseguridad en pleno viaje, .

La oficial de Bomberos Mariela Vivone informó ayer a El País que el resultado de las pericias quedaría listo en esta jornada. En el lugar, el chofer declaró que sintió una explosión al fondo del ómnibus, donde está montado el motor. Ricardo Fitipaldi, socio y chofer de Raincoop, afirmó a El País que dos días antes del siniestro un electricista de la empresa había manifestado que no debía sacarse el ómnibus a la calle, porque ya había tenido una falla en el sistema, que generó un chisperío. Pero un capataz o largador de turno habría decidido lo contrario. El ómnibus, con guarda y chofer, iba Expreso hacia Punta Carretas "a tomar hora", como se dice en la jerga al referirse al servicio que va fuera de hora para llegar a un sitio desde donde partirá en hora, en ese caso hacia el Cerro.

"Otro coche en que yo andaba estaba parado por falta de 30.000 pesos, un presupuesto irrisorio. Si falta un repuesto para otro ómnibus se le saca a ése o a otro hasta que al final hay un cementerio de coches nuevos, es una pena", señaló Fitipaldi, quien dio más ejemplos de siniestros. "A otro coche se le prendieron fuego las ruedas porque tenía un problema de frenos. Y al coche 10 de la línea 71 (que va de Mendoza a Pocitos), los otros días se le escapó el tren trasero, y una rueda de atrás, un par de gemelas, rompieron el portón de la base aérea de Boisso Lanza. Si nos pasa un accidente, ¿quién nos asegura que estamos cubiertos, que el seguro está pagado?"

Sin crédito.

En la Comisión de Transporte del Poder Legislativo fue recibida el pasado miércoles una delegación de cooperativistas de Raincoop. Uno de ellos, Marcelo Fernández, sostuvo: "Logramos sobrevivir, logramos rodar, pero se nos han deteriorado los coches y se nos ha desmoralizado la gente". Sonia Peña, socia y guarda de Raincoop, expresó en el Parlamento que "se puede recaudar $ 1.700.000 o $ 1.800.000 por día, pero si no podemos arreglar los coches porque el sindicato hace paros debido a que se adeudan sueldos, no podemos trabajar".

Jorge Aguirre, integrante del equipo gerenciador que comenzó a trabajar el 20 de diciembre de 2015, y lidera Lourdes Carbajal, afirmó que ante el corte de créditos del Banco República todo se volvió "una hecatombe". Más adelante sentenció que "con los atrasos salariales se hace difícil encontrar una salida porque están atados de manos".

Según Marcelo Quintas, socio y micrero, con licencia médica al igual que Fitipaldi, el 10 de marzo se cobró el 25% del sueldo de enero. "Hay gente que cobró 10.000 pesos y otros 3.000. No hemos agarrado un peso más. Y es mentira que el BROU nos habilitó un préstamo. Hizo un adelanto de lo que Raincoop va a cobrar desde enero a abril por concepto de los subsidios que pagan la Intendencia de Montevideo y el Ministerio de Transporte. Eso da para pagar al BPS seis millones y medio de pesos".

Según informa hoy El Observador, el BROU habilitó un préstamo de $6,5 millones, dinero con el que la empresa pagará solamente sus deudas de IRPF y BPS.

Asamblea que podría definir el fin de Raincoop.

El domingo 24 de abril se desarrollará una asamblea de socios de Raincoop. Habrá un primer llamado a la hora 7:00 y otro a las 8:00, en las instalaciones del Cine Maturana, en Agraciada y Bulevar Artigas. Ante la Comisión de Transporte del Poder Legislativo, el pasado miércoles la cooperativista Sonia Peña, integrante del grupo que estuvo a favor del gerenciamiento de Lourdes Carbajal, fue concluyente: "El tiempo nos apremia, porque el domingo tenemos una asamblea que podría resolver el fin de nuestra empresa". Y agregó que no cuentan "con un plan de negocios exigente". Ayer dijo a El País que hasta aceptarían una intervención de la IMM.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)