Testigos de Jehová se niegan a las transfusiones

Donde se cruzan la medicina y la religión

Son unos 12.000 los Testigos de Jehová en Uruguay y uno de sus principios implica no recibir transfusiones de sangre. Consideran que los avances médicos y las leyes los beneficiaron en los últimos años, se sienten respetados en su opción por la mayoría de los médicos e incluso señalan que hay instituciones de salud que ya cuentan con protocolos de actuación cuando un testigo va a ser operado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En varias instituciones médicas hay protocolos para asistir a los Testigos de Jehová

Cuentan con un grupo de personas que visitan hospitales y médicos para hablar de las alternativas a la transfusión e intervenir cuando ante una cirugía a un Testigo de Jehová se requiere su asesoramiento.

"El testigo no es un fanático, de hecho pone en práctica personalmente lo que cree que vio y aprendió en la Biblia. Lo practica y a veces hasta las últimas consecuencias. Pero lo que más nos interesa es vivir, y tener una vida de calidad", dijo Walter Liguori, médico e integrante de esa congregación.

A esta posición religiosa suman otros argumentos: "Nuestra postura más allá de ser religiosa, la información médica actualizada en el mundo demuestra que es entendible, racional y conveniente", dijo Carlos López Giraldi, del Comité de Enlace con los Hospitales para los Testigos de Jehová.

Afirmó que debido a su postura bíblica y religiosa, "nos aseguramos de ser tratados por los mejores profesionales". "Porque cuando un médico no se anima a tratar sin sangre por algo es. Sin embargo el que se anima es una persona entendida. Entonces por lo general nosotros terminamos en las manos de los profesores, de los mejores científicos que hay en estos países", sostuvo.

Acotó que eso "es positivo" y que están "lejos de ser personas irracionales o fanáticas. No practicamos la curación por fe sino que recurrimos a la medicina para atender nuestra salud. Somos personas normales que amamos la vida y queremos vivir de la mejor manera".

Respeto.

Juan Ferrari, hemoterapeuta del Hospital Maciel desde hace décadas, dijo que él y sus colegas están entrenados y tienen una larga trayectoria de interrelación con los Testigos de Jehová, por lo que aplican tratamientos que respeten su filosofía religiosa.

El especialista afirmó que en el ámbito médico "hay varias opiniones" respecto a si es mejor o peor aplicar estos tratamientos. "A veces la técnica mas efectiva o con menos consecuencias colaterales pensamos que es una pero la otra es respetable. Son caminos diferentes para llegar a lo mismo, algunos mas trabajosos", dijo.

Ferrari añadió que hubo casos de Testigos de Jehová que ante situaciones de urgencia y tras dialogar con los médicos "deciden optar por una vía clásica (transfusión de sangre) ante un riesgo de vida muy alto".

López Giraldi dijo que "otro tabú que ha caído" es que un Testigo de Jehová que recibe una transfusión es echado de esa congregación. "Lejos de echarla, lo que los Testigos de Jehová intentamos es que se recupere físicamente primero y después emocional y espiritualmente", expresó. Agregó que "la medida de sacarla de la comunidad es extrema, solo cuando la persona es impenitente, cuando no acepta lo que dice la Biblia".

Esta congregación intenta que no se judicialicen los casos de sus miembros que se someten a una cirugía. Con la actual normativa, si un Testigo de Jehová deja por escrito su voluntad anticipada de no recibir transfusiones de sangre eso se debe respetar y solo el propio implicado puede revocarlo.

Esto no se aplica a los menores de edad, en que si sus tutores se niegan a una transfusión y el médico tratante la considera necesaria, este último puede recurrir a un juez a solicitarla.

"Otro tabú es que dejamos morir a los hijos. Eso es falso. Cuando un hijo de un Testigo de Jehová que es menor de edad tiene que ser sometido a una intervención de urgencia o es poli traumatizado, tratamos de hablar con los médicos y por lo general son tratados sin una gota de sangre, respetando nuestra postura", dijo López Giraldi.

En esta congregación no recomiendan a sus miembros ninguna institución médica en particular, pero sí reconocen que en algunas como Casa de Galicia y los hospitales Británico, de Clínicas y Maciel se "les respeta la postura" y están preparados para ello.

"Más allá del concepto medico, es un concepto religioso, un principio bíblico que es muy difícil entenderlo cuando no tenés la fe o la convicción de por qué llegas a ese punto de vista", dijo Liguori respecto a la opción de los Testigos de Jehová.

López Giraldi aseveró que siempre, "aún en el caso más extremo" es el "propio cristiano el que decide qué va a hacer".

Sostuvo que hay individuos que por defender a su país van a una guerra en la que "saben que se va a matar o morir". "Nadie critica a esas personas por defender sus principios y sin embargo muchas veces al cristiano, por defender sus principios, se le llama fanático", concluyó López Giraldi.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)