EL TRASLADO DEL INSTITUTO CACHÓN PARA CIEGOS

Cruce entre el Frente y Arismendi por Cachón

Polémica por citación a una reunión en sede frenteamplista.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El 21 de abril usuarios tomaron el Cachón. Foto: Ariel Colmegna

La ministra de Desarrollo Social, Marina Arismendi, tuvo un duro cruce ayer con dos diputados del Frente Amplio, en el marco de una sesión de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara, donde se discutió sobre la situación del Centro de Rehabilitación "Tiburcio Cachón", para personas ciegas o de baja visión.

Desde el 21 de abril pasado la institución, ubicada en el barrio Brazo Oriental, es ocupada por unos cuarenta usuarios que se niegan a ser trasladados al Instituto Artigas, que está en Camino Maldonado. Advierten que este instituto está demasiado lejos y que no hay accesibilidad para llegar tomando solamente un ómnibus. Además, sostienen que no hay veredas para caminar de forma segura, y que para llegar deben atravesar una policlínica donde ambulancias y patrulleros suelen llegar a alta velocidad.

Esta situación llevó a que la diputada nacionalista llamara a la ministra Arismendi a la Comisión de Derechos Humanos para dar una explicación sobre el tema. Arismendi fue, reafirmó su determinación para que el Centro Cachón sea trasladado, y dijo que el plan es usar sus instalaciones, las cuales están diseñadas especialmente para atender a personas ciegas —con barandas en los pasillos, rampas y salones que en sus puertas tienen grabados en braille a qué materia pertenecen—, para instalar un centro del INAU en el que se pretende atender a bebés judicializados que hoy por hoy están en el Pereira Rossell.

Sin embargo, la discusión de ayer no fue solo sobre el tema puntual, sino que salieron a luz diferencias entre diputados del Frente Amplio y la ministra sobre el destino del Cachón, a la vez que se develó que los representantes oficialistas intentaron llevar a cabo una reunión con los usuarios del centro y la ministra, sin invitar a los miembros de la Comisión que pertenecen a otros partidos.

Cuando se inició la ocupación del Cachón, uno de los usuarios además decidió hacer una huelga de hambre. Seis días después recibieron el llamado de la subsecretaria del Mides, Ana Olivera, para una negociación a cambio de parar la huelga. Aceptaron. En primera instancia fueron convocados a una reunión el 3 de mayo a una hora y en un lugar a confirmar. Este encuentro se suspendió y fueron convocados por alguien que decía representar a la Comisión de Derechos Humanos para el día 4 de mayo. La cita era a las 14:30 horas en la sede del Frente Amplio.

Extrañados porque el encuentro se llevara a cabo en una sede partidaria y no en el Parlamento, ocupantes del Cachón se comunicaron con la diputada blanca Gloria Rodríguez, para saber si ella y otros opositores iban a estar. "Les manifestamos que no íbamos a concurrir porque nadie nos dijo, porque no era un encuentro oficial y porque además no íbamos a hacer esto en la sede del FA", explicó Rodríguez a El País.

Tras esto los diputados opositores consultaron días atrás sobre el tema a la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, la representante frenteamplista Berta Sanseverino, quien dijo desconocer el tema. La discusión llegó ayer a la Comisión, pues Rodríguez reclamó que se dijera quién había convocado a esa reunión y por qué lo había hecho en nombre de la Comisión de Derechos Humanos. Sanseverino alertó que ella no fue y que no participaría de un encuentro de esas características en la sede del FA. Lo mismo dijo la ministra Arismendi que se molestó con que se haya llamado a una reunión de estas características sin antes consultarle a ella. Tras un largo rato de discusión, el diputado frenteamplista Jorge Meroni, según contó Rodríguez, "reconoció que fue él quien llamó a ese encuentro, pero dijo que solo se iba a hacer con los integrantes de la comisión pertenecientes al FA".

Tras esto, el también diputado frenteamplista Washington Silvera dijo que tanto el Partido Nacional como el Colorado sabían que ellos iban a convocar a este encuentro en la sede del FA, porque consideraban que lo mejor era "que no participara la oposición en este tema", pues había diferencias en el partido de gobierno sobre el destino de Centro Cachón. Los opositores negaron saber sobre este encuentro.

El País se comunicó con Meroni que no quiso hacer declaraciones sobre el tema. Silvera, por su parte, no respondió.

En tanto, Sanseverino declaró a El País que lo que sus compañeros "reivindicaron es que existe el derecho de cualquier grupo político a convocar y reunirse. Incluso la ministra tampoco tiene inhibiciones, aunque aclaró que de ninguna manera iba a participar de la reunión en la sede del FA, pues considera que el espacio donde esta se debe llevar a cabo tienen que generar confianza a los usuarios y exusuarios del Cachón".

La ministra cerró el tema diciéndole a Rodríguez que tenía razón en plantear su desacuerdo con que una reunión de este tipo se lleve adelante en la sede del FA. El encuentro terminó sin que se fije una fecha para concretar el encuentro con los usuarios y exusuarios del Cachón, que ayer seguían ocupando el centro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)