COBRANZAS

Critican la gestión del Directorio de la Caja de Profesionales

Piden que sea más enérgica para mejorar los ingresos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Piden más energía para mejorar los ingresos. Foto: Archivo El País

La Caja de Profesionales Universitarios debería buscar con más agresividad mejorar los ingresos en vez de reducir prestaciones a los afiliados, sostiene Odel Abisab, integrante de la Asociación de Afiliados y expresidente de la misma. Cuestionó que el directorio no haya querido auditar su gestión de cobranzas.

Abisab dijo a El País que "se debe salir con un plan de inspecciones formalmente planificadas para ir a la búsqueda de aquellos que están ejerciendo (y no aportan) y de los que no están ejerciendo; no se está haciendo prácticamente". Pero para ello deberían contratarse más inspectores (hoy son solamente siete) que podrían ser contadores jubilados, señaló Abisab.

Recordó que la comisión asesora y de contralor recomendó establecer la obligatoriedad anual de refrendrar la declaración jurada de no ejercicio y cobrar por ello una cifra que no supere determinado monto con la "probable" excepción de quienes justifiquen estar radicados en el exterior. También mostró su apoyo a la idea del representante de los pasivos en el directorio de la caja, Hugo de los Campos, de que se puedan bloquear los fondos de las cuentas bancarias de aquellos afiliados morosos. La comisión también entendió que debe haber una mayor presencia de la Caja en las distintas reparticiones públicas para asegurarse que se requieran los timbres profesionales pertinentes.

La comisión elevó un documento, recordó Abisab, que establecía que el punto crucial para mejorar las finanzas es "la persecución por todos los medios legales posibles de los aportes e impuestos que le corresponden".

Ese documento indicaba que el actual déficit operativo "no se puede ni se debe pasar por alto", y que debe preocupar porque crece cada año. En un reportaje concedido a El País, el presidente interino de la Caja, Álvaro Roda, señaló que ese desequilibrio a noviembre pasado se ubicaba en torno a los $ 600 millones.

Abisab entiende que si bien las autoridades de la Caja son legítimas, tienen un "absoluto divorcio de las bases". Las autoridades de la Caja fueron muy cuestionadas el año pasado cuando decidieron eliminar el pago del aguinaldo a unos 15.000 pasivos, suprimir de forma gradual las compensaciones por gastos de salud para menores de 75 años y reducir la base de cálculo para la jubilación. Según Roda, con estas y otras medidas se logró que la Caja tenga la viabilidad asegurada por 15 años más. Para Abisab, sin embargo, es "casi demencial" que se reduzcan las prestaciones que reciben los dueños de la propia institución. Y cuestionó que 6.500 juicios que la Caja ha comenzado no estén debidamente informatizados.

La Caja renovará sus autoridades en junio próximo.

"La realidad obliga a replantear la gestión actual con el objeto de ser más eficaces y eficientes en todas las áreas", consideró Abisab. "Este directorio que felizmente se va es consecuencia de acuerdos políticos de las cúpulas de gremios", sostuvo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)