LA INSEGURIDAD

Crímenes a taxistas interpelan al sistema penal adolescente

Se reinstala debate por imputabilidad; Interior e INAU apuntan a la Justicia.

La semana pasada, otro menor le dio muerte a un taxista. Foto: Archivo.

  •  
24 mar 2016

Un año después del referéndum que dijo "no a la baja" de la edad de imputabilidad en octubre de 2014, los crímenes cometidos por menores crecieron del 7% al 10%. Los menores que mataron al taxista que falleció ayer no tenían antecedentes (ver página B1), pero "El Raulito", que mató a otro taxista la semana pasada y estaba fugado del Instituto del Niño y del Adolescente del Uruguay (INAU), sí. Sin embargo, nadie pudo evitar el crimen. O, al menos, no se tomaron las suficientes precauciones para que no sucediera.

Ambos crímenes abonan una polémica que creció en los últimos días: ¿hay fallas en el sistema judicial?; ¿o las fallas provienen del Ministerio del Interior?

Todo esto sucede mientras desde la oposición, el senador colorado Pedro Bordaberry insiste con su idea de bajar la edad de imputabilidad. Y el senador blanco Jorge Larrañaga pidió militares en las calles.

La polémica crece incluso dentro del propio Frente Amplio. El diputado por el Frente Líber Seregni, Juan Carlos Mahía, dijo ayer a El País que lo que se necesita para evitar crímenes como estos "es mejorar la gestión de las políticas públicas", que "el sistema de insertar cada vez más penas se viene utilizando hace años, pero no se han logrado resultados". Al tiempo que reafirmó su convencimiento: "bajar la edad de imputabilidad no sirve".

El País se comunicó con otros legisladores frenteamplistas que, en su momento, tuvieron una activa participación en la campaña en contra de la baja de la edad de imputabilidad. Pero estos prefirieron no hacer declaraciones: es el caso de Pablo Caggiani, Macarena Gelman y Daisy Tourné.

Culpas.

Desde el Ministerio del Interior y el INAU, en tanto, en los últimos tiempos se ha apuntado a las Justicia. El ministro Eduardo Bonomi fue categórico en su crítica a los jueces hace una semana. En rueda de prensa precisó que según las investigaciones policiales "los que mataron a un bebé y a su tío en el barrio de Casabó" el 30 de enero pasado —que no eran menores—, "son los mismos que mataron a los paraguayos en Giannattasio" el 6 de febrero —que terminó también con la muerte de una joven de 16 años, que fue atropellada por la camioneta que conducía la víctima del crimen.

Bonomi se refería a que los crímenes estaban en dos juzgados distintos y que "los jueces que dirigen las investigaciones no lo hacen desde el punto de vista de la banda que hizo eso", sino por separado.

Y no es la primera vez que Bonomi arremete contra la Justicia. En noviembre pasado señaló que "hubo un caso en que se pidió una orden de allanamiento y no se dio y no se lo pudo detener (al delincuente buscado) y a los pocos días mató a otro; ahora esta requerido". Contó que en otro caso "se pidió una orden, no se dio y a los pocos días lo mataron a él (a la persona buscada)".

A las críticas de Bonomi se sumaron ayer las de la presidenta del Instituto Nacional de Inclusión Social Adolescente (Inisa, ex Sirpa), Gabriela Fulco, que en declaraciones a El País señaló que "El Raulito" estaba en un sistema de semilibertad porque así lo había dispuesto una jueza. Y que cuando esto sucede los internos no pasan por el centro de diagnóstico en el cual se analiza el perfil psicológico y delictivo.

Semilibertad.

Sin embargo, cada vez menos jueces utilizan el régimen de semilibertad para menores infractores. Esto sucede porque se han dado varios casos de delincuentes que se fugan y vuelven a delinquir. El Hogar Cimarrones, para los que están bajo el régimen de semilibertad, tiene 24 plazas. Hasta hace dos años siempre estaban ocupadas unas 12. A fines del año pasado había ocho internos. Y al día de ayer había solo cuatro jóvenes.

En el Hogar Cimarrones era donde estaba "El Raulito", de 17 años. Había sido recluido ahí en agosto del año pasado por una rapiña. Dormía en el centro y podía estar ocho horas afuera. Debía justificar que durante ese tiempo trabajaba o estudiaba. El joven cumplió con esta metodología hasta fines de enero de este año cuando se fugó. Quedó como requerido y lo encontraron recién la semana pasada, cuando mató a un taxista de dos tiros.

El abogado Daniel Sayagués Laso contó a El País que pidió solo una vez el régimen de semilibertad para un menor. La experiencia fue mala. Así que no lo volverá a repetir. Lo hizo para un joven que tenía una herida de bala y en caso de que se enfrentara con otro recluso podría correr riesgo su vida. Este, al igual que "El Raulito", se terminó fugando y cometiendo, otra vez, una rapiña.

"La experiencia personal con mis defendidos me ha demostrado que no es bueno mandarlos de entrada a un régimen de semilibertad. Sino que es bueno que lleguen a eso luego de un proceso", señaló Sayagués Laso, quien también destacó que Fulco cambió el sistema para que los internos que no ingresan a un plan de semilibertad de entrada por orden del juez, sean analizados antes por una junta del INAU, de la cual participan psicólogos, asistentes sociales y abogados, entre otros. Esto antes era decidido por un solo técnico.

OTROS CASOS QUE TERMINARON MAL.

Le robó la mochila y lo apuñaló - Marzo de 2009.

En la noche del 29 de marzo de 2009, Terry Seog Huang Menda, de 17 años, volvía a su casa luego de trabajar. Tras bajarse del ómnibus, caminaba por Avenida de las Instrucciones cuando tres hombres le robaron la mochila. Los persiguió. Y uno de los asaltantes lo apuñaló y lo mató. Tres días antes el matador se había fugado del Hogar Desafío del INAU.

Rapiñó y asesinó a un vendedor de cigarros - Enero de 2011.

Nelson Juani, repartidor de cigarros de 55 años, fue asesinado en un intento de rapiña registrado el 3 de enero de 2011 frente a un comercio en Canelones. El autor del homicidio fue un joven que entonces tenía 17 años, apodado “El Pelón”, quien había salido de un hogar del INAU días antes. No se fugó, lo liberaron.

Se fugó, le disparó a una joven y la mató - Febrero de 2014.

En febrero de 2014 la policía atrapó a un menor de 17 años que días atrás se había fugado del INAU, donde había sido internado tras cometer varias rapiñas. Lo hizo luego de que este matara a una supuesta amiga suya, de 15 años, de un balazo en el rostro. El crimen fue en el barrio de Colón, en una vivienda donde estaban varios adolescentes.

Mató a dos e intentó un tercer homicidio - Diciembre de 2015.

En diciembre de 2015 “El Mauri” de 18 años, luego de matar a dos personas e intentar lo mismo por una tercera, fue detenido tras fugarse de un hogar del INAU en enero. Fue a una cárcel de mayores, y cuando cumpla 30 deberá volver a un hogar del INAU para purgar la pena por asesinar a un guardia de seguridad cuando era menor.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.