Seis personas procesadas en un juzgado por atentados contra policías

Crecen casos de violencia contra efectivos policiales en los barrios

En la tarde de ayer, seis personas declararon ante la Justicia penal por enfrentarse a la Policía. Dos de los acusados carecían de antecedentes penales. Sin embargo, provocaron lesiones a un efectivo. Se trata de un fenómeno que crece en el área metropolitana y genera alarma, dijeron operadores judiciales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Policía detuvo a tres individuos que mataron a un hombre de un tiro en la cabeza para robarle la moto.

—No somos malandros— declaró ayer a la jueza Blanca Rieiro uno de los indagados por haber golpeado a efectivos de la Guardia Republicana durante el arresto a su hijastro, ocurrido el domingo 1° en la jurisdicción de la Seccional 13° (Brazo Oriental). El menor había insultado a los policías de choque que realizaban un operativo de control de armas.

Un operador judicial le recriminó al acusado que ese no es no el proceder ante la autoridad pública.

—¿Qué quiere que haga? ¿Que deje que se lleven a mi hijo? Tengo que defenderlo.

El operador le replicó que debería haber permitido que trasladaran al menor a la comisaría y que luego defendiera a su hijo ante un magistrado. "Así actúa cualquier hijo de vecino", insistió el funcionario.

En la tarde de ayer, la jueza Blanca Rieiro procesó sin prisión a los dos indagados por un delito de atentado. La jueza tomó en cuenta que no tenían antecedentes penales y que eran personas de trabajo. Ambos procesados deberán presentarse dos veces por semana en la seccional de su barrio durante 60 días.

El desacato (oponerse al accionar policial sin violencia) o el atentado (obstaculizar operativos a través de golpes o tiroteos) son cada vez más comunes, sobre todo en zonas periféricas de Montevideo. También ocurren en partidos de fútbol.

Una magistrada penal, que prefirió el anonimato, dijo a El País que los casos de desacato y atentados contra policías han aumentado en los últimos meses. "Inclusive cuando llegamos nosotros al escenario de un delito nos sacan con piedras y palos. Hasta en el Juzgado nos insultan", agregó la fuente.

El fiscal Gustavo Zubía, quien también trabajó ayer con la jueza Rieiro en otros dos casos de personas que cometieron atentados, dijo a El País que "hay una epidemia de desconocimiento de la autoridad policial. Este problema no solo ocurre en barrios periféricos. Hay que proteger a los policías cuando hacen su trabajo en forma legítima".

Para el secretario general del Círculo Policial, Ernesto Carreras, el aumento de los desacatos y atentados se vincula al "desprestigio" de la autoridad que el gobierno instaló en la sociedad.

Impunidad.

A juicio de Carreras, otra causa que genera una caída de la imagen del uniforme policial es la "politización" de esa fuerza, ya que generalmente ascienden con mayor rapidez los jerarcas más cercanos al Ministerio del Interior.

"También se toman acciones inadecuadas. Se realiza un operativo de saturación en un barrio marginal y a las pocas horas, por causas no explicadas, se retira a todo el personal. Eso genera una sensación de impunidad a los delincuentes de esa zona", dijo.

La dirigente del Sindicato de Policías de Montevideo Patricia Rodríguez dijo que la sociedad perdió el respeto por el uniforme policial. "No se le dio el respaldo político ni la importancia que su trabajo tiene", agregó.

Robert Parrado, comisario inspector retirado y experto en seguridad, vaticinó que los casos de atentados y desacatos aumentarán en los barrios al incrementarse la presencia policial en esas zonas.

"Durante mucho tiempo el Estado ha estado ausente en algunas zonas. Ahora, cuando existe un desorden, los policías concurren al barrio y muchas personas que no están acostumbradas a esa presencia, se resisten. Quieren establecer su propio "orden", que impusieron cuando no había policías", dijo.

Incluso efectivos de Bomberos han sido atacados cuando ingresan en esos barrios.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)