Los productores reclaman al gobierno que tome medidas

Crece impacto de sequía en norte y centro del país

Las lluvias pronosticadas para el norte del país fueron muy poco significativas ante el déficit hídrico que viene afectando a la región. Para el sector agropecuario, además de los perjuicios que están ocasionando las escasas precipitaciones en lo que va del año, se ha sumado la nubosidad y la ausencia de sol que impide el rebrote de verdeo en los campos cuando se avecinan las bajas temperaturas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La falta de agua repercute en la ganadería y la energía. Foto: L. Pérez

En cuanto a la represa de Salto Grande, los técnicos han comenzado a utilizar las reservas del embalse para atender la demanda energética.

Los productores lecheros de la cuenca norte, agrupados en la Sociedad de Fomento Rural de la Industria Láctea de Salto (Sofrils), han alertado al gobierno por las pasturas para el otoño. Advierten, además, que de continuar esta adversidad climática se podría truncar la actividad de las unidades productivas "golpeando principalmente a pequeños y medianos productores".

En un comunicado, han expresado su reclamo a las instituciones públicas como el Instituto Nacional de Leche y el Ministerio de Ganadería. Les exhortaron a "la toma de urgentes medidas financieras que contemplen al sector para evitar entrar en un endeudamiento fiscal y comercial muy grave".

Salto Grande.

Para la producción de energía eléctrica hidráulica, que es la principal fuente de alimentación para los consumidores de Uruguay, esta situación tampoco está favoreciendo a UTE en virtud del poco caudal de agua que tiene el Río Uruguay.

Desde hace aproximadamente dos semanas el volumen que está llegando al embalse de la represa de Salto Grande es del orden de los 2.000 metros cúbicos por segundo.

En los momentos de mayor consumo de energía, que se registran por la noche y exigen movilizar mayor cantidad de turbinas, los técnicos han comenzado a utilizar las reservas para atender las demandas de despachos tanto de Argentina como de Uruguay.

Por la falta de lluvias en la cuenca del Río Uruguay, el nivel del embalse de Salto Grande se encuentra en 33,5 metros, uno metro y medio por debajo de su cota normal.

Ayer por la tarde, de las 14 turbinas que hay, solo cuatro estaban activas. Por la noche, al recurrirse a un mayor volumen de agua de las reservas para poner en marcha otras tres, se llegan a utilizar 7.000 metros cúbicos por segundo: 5.000 más de los que ingresan por segundo al lago.

Déficit en Durazno.

La falta de lluvias ha afectado también al centro del país, donde se ha registrado la falta de agua en el suelo, en aljibes y tajamares. Uno de estos casos se da en Paraje Sandú, donde literalmente no hay agua para consumo humano y animal.

El Centro Coordinador de Emergencias de Durazno entregó agua a algunos pobladores de este lugar a través de camiones cisterna. "Estamos entregando agua en pocas cantidades. Después de las últimas lluvias (a principio de mes), se ha entregado a diez familias y a una escuela", dijo a El País Jesús Mario Rodríguez, responsable del Centro Coordinador.

En tanto, en la localidad de Carlos Reyles (también conocida como Estación Molles), luego de varias semanas de dificultades de suministro, el agua potable comenzó a llegar de forma fluida a los habitantes y ya no debe realizarse su traslado en camiones cisterna, informaron vecinos.

En el lugar, el agua presentaba un aspecto "amarronado" a causa de la rotura del tanque de depósito. Luego de un mes, el problema fue solucionado al construirse un nuevo pozo y planta de bombeo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)