CONFLICTO EN ANCAP

Cosse negocia para evitar más atrasos en La Teja

Recibirá al sindicato el lunes, pero este pararía hoy mismo.

La Teja abrirá con más de tres semanas de atraso. Foto: Marcelo Bonjour
La Teja abrirá con más de tres semanas de atraso. Foto: Marcelo Bonjour

Si para hoy al mediodía no se genera una instancia de negociación bipartita entre Ancap y su sindicato, este parará las tareas de preparación para la reapertura de la refinería de La Teja. La situación preocupa al gobierno y la ministra de Industria, Carolina Cosse, recibirá el lunes por la tarde al sindicato. Y aún si se constituyera un ámbito de negociación, si el Directorio no cambiara su postura de reducir un 25% las guardias en la refinería —una vez que esta sea reabierta—, los trabajos preparatorios para que las instalaciones vuelvan a funcionar se paralizarían hoy por la tarde, dijo a El País Gerardo Rodríguez, dirigente del sindicato.

Rodríguez dijo que Ancap se está guiando por un informe de la consultora Solomon que le indicó que puede reducir las guardias, pero el gremio no comparte esas conclusiones y entiende que se pone en riesgo la seguridad de los trabajadores. El sindicato insiste en que el Directorio debe revertir la decisión unilateral de reducir las guardias al mínimo y lo acusa de desconocer un acuerdo al que se había llegado en 2011. "La reestructura que el Directorio de Ancap pretende imponer, desconoce los derechos laborales en el Uruguay, acción que sienta las bases de una reforma laboral regresiva, como la que impulsa la derecha internacional en diferentes países de la región. Esta decisión prefigura las condiciones que pueden desembocar en la ocurrencia de un accidente grave en la refinería, los trabajadores no seremos cómplices de la irresponsabilidad del Directorio y las diferentes gerencias de Ancap", dice un comunicado del sindicato.

En el Directorio de Ancap se entiende que hasta el momento el anuncio del sindicato no pasa de ser "una amenaza", y en principio se reafirmó que en octubre se podrá reabrir la refinería que debió haber comenzado a funcionar el 1 de junio pasado pero que ha sufrido sucesivos retrasos. El ministro de Trabajo, Ernesto Murro, también se involucró en la búsqueda de una solución.

Las obras en la refinería comenzaron el 20 de febrero. Los trabajos, sin embargo, se retrasaron casi desde el comienzo por conflictos sindicales. Mientras duran las obras, Ancap se ve obligada a importar combustible refinado.

Los analistas calculan que el retraso en las obras resta 0,6% al Producto Interno Bruto. Además, el costo de la parada técnica en la refinería de Ancap en La Teja tendrá un costo 60% superior al anunciado originalmente por la empresa pública, al totalizar US$ 80 millones en vez de US$ 50 millones, de acuerdo con cálculos que divulgó el mes pasado el ministro de Economía, Danilo Astori. De ese monto unos US$ 55 millones corresponden a obras y otros US$ 25 millones a mantenimiento

Una refinería como La Teja, que tiene ya varias décadas de construida, necesita que se le realice un mantenimiento cada cinco años. El último había sido hecho en 2012. En las tareas que se están desarrollando ahora trabajan 1.900 personas.

La parada de la refinería le cuesta a Ancap US$ 1 millón por semana. Su presidenta, Marta Jara, señaló la conveniencia de que los gastos vinculados a las obras comiencen a preverse con anticipación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)