Llamado a sala con gusto a poco

Cosse negó "satisfaction" y disgustó a la oposición

Legisladores blancos y colorados dicen que la ministra “no respondió nada”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La ministra Cosse observa las pinturas de la cúpula del hemiciclo. Foto: A. Colmegna

I can't get no satisfaction". Apelando a la famosa canción de los Rolling Stones, el senador colorado Pedro Bordaberry intentó resumir lo que le dejó el llamado a sala a la ministra de Industria Carolina Cosse, promovido por el nacionalista Pablo Abdala. Los legisladores de la oposición se retiraron molestos de la Comisión Permanente porque no consiguieron lo que fueron a buscar: información y respuestas sobre el futuro de la planta regasificadora, el fideicomiso del Antel Arena y el criterio de suba de las tarifas públicas.

Cosse ni siquiera dijo si el proyecto de fuente energética alternativa se concretará o no. Sobre el estancamiento del proyecto reiteró que el Estado se hizo de la garantía por US$ 100 millones, que no ha tenido pérdidas y que no se puede hablar de fracaso. Pero no dijo cómo seguirá el plan oficial.

Durante la presencia de la ministra, en un hecho poco habitual, las barras debieron ser desalojadas cuando un grupo de personas calificó de "mentiroso" al diputado frenteamplista Pablo González. Luego, a viva voz, hicieron extensivos los insultos a la ministra Cosse.

Bordaberry, que le hizo a la ministra consultas sobre las tarifas y el Antel Arena, que no fueron contestadas según él, afirmó que "nunca vi una presentación más pobre que la de hoy (ayer). Nunca vi un ministro que no contestara nada. Me preocupa como uruguayo", sostuvo el legislador.

El senador colorado insistió en que la ministra respondió "con semejante pobreza y falta de fundamentos" sobre el Antel Arena, y advirtió que el silencio "hace crecer la sospecha de que esto es una nueva aventura de un ente que mañana van a pagar los uruguayos en las tarifas de la telefonía. Es el mismo esquema de Ancap".

Y por eso terminó con una referencia al show de los Rolling Stones: "I can get no satisfaction", dijo.

El concierto de anoche también se hizo sentir en la sesión cuando la presidenta del cuerpo, la senadora oficialista Daniela Payssé, advirtió al comenzar que había que terminar a tiempo para que "todos y todas" pudieran disfrutar de un espectáculo "muy importante" en el Estadio Centenario.

El diputado Pablo Abdala, que promovió el llamado a sala a Cosse, dijo que el concesionario de la planta regasificadora "no le pagó a nadie", en referencia a los subcontratistas. "Le debe a más de 350 empresas uruguayas por un total de 22 millones de dólares. Eso es escandaloso".

Abdala habló sobre la gestión de la empresa Gas Sayago, propiedad de UTE y Ancap para la planta regasificadora, diciendo que por ejemplo desde 2011 ha tenido enormes inyecciones de dinero sin retorno porque la planta no existe. Y que recién en enero de este año Gas Sayago ha encargado estudios de factibilidad. Para Abdala Gas Sayago no hizo controles a la empresa adjudicataria de la obra, al consorcio GNLS que está conformado por GDF-Suez y a la compañía japonesa Marubeni.

Fideicomiso y tarifas.

Abdala también se refirió a las tarifas públicas. Como Bordaberry, preguntó a la ministra por los criterios de la última suba. "Ha habido un ajuste con fines tributarios. Por eso hablamos de impuestos encubiertos. UTE aumentó las tarifas muy por encima de los costos. Tengo un informe de la Ursea que dice que pagamos seis pesos más caro el litro de nafta y quince el de gasoil", dijo Abdala, pero no consiguió que la ministra entrara al debate.

También la criticó por la ausencia de novedades sobre la planta regasificadora. "No ha dado información sobre hacia dónde vamos. No trajo definiciones concretas. Creo que la ministra no sabe adónde vamos", y se quejó de sus "respuestas lacónicas". "Recibimos menos respuestas que cuando la interpelamos en septiembre. Es claro que estamos estancados" en el proyecto, añadió.

Cosse, a su turno, respondió que "el gobierno no está empecinado en este proyecto ni en ninguno. Este proyecto no fracasó", dijo, para dar una pista de lo que sucederá: "La introducción de gas como fuente de energía sigue siendo válida. Han cambiado las condiciones. Continuaremos analizando alternativas".

Sobre el planteo de Abdala de la regasificadora, Cosse dijo que se cobró la garantía por US$ 100 millones por la desvinculación con GNLS. También informó que hay "siete procesos judiciales contra Gas Sayago en la justicia laboral, pero no hay ninguno en la civil ni en la penal".

Tras la ministra, hubo apoyo desde su bancada. El diputado González afirmó que las respuestas de la jerarca "han sido contundentes", a continuación de lo cual, disconforme, Abdala añadió que "evidentemente, González y yo tenemos distinta interpretación sobre lo que significa la palabra contundente".

Bordaberry preguntó sobre aspectos del Antel Arena que el ministerio de Economía le dijo no conocer. Por ejemplo, cuál sería el fundamento económico financiero del fideicomiso, si la obra se iba a financiar solo con el fideicomiso y si había habido estudios técnicos sobre la viabilidad del emprendimiento.

La ministra respondió que el fideicomiso del Antel Arena no es financiero sino de administración. "No está planteada hasta ahora otra fuente de financiamiento para la obra. El fideicomiso asciende a US$ 58 millones; US$ 42 millones más impuestos", sostuvo.

Más adelante, sobre la situación de Ancap y el ingreso de una comisión para llevar adelante la gestión, respondió: "no estamos interviniendo Ancap sino trabajando en equipo con sus funcionarios".

Los legisladores de la oposición se fueron molestos.

Un proyecto que quedó inconcluso.

La construcción de una planta regasificadora fue anunciada por el anterior gobierno del expresidente José Mujica, al momento de la adjudicación al consorcio internacional, como la obra de infraestructura más importante en la historia del país. Pero dos años después de su adjudicación no se lograron avances en el proyecto de Puntas de Sayago. En 2015 las obras de la planta regasificadora quedaron suspendidas luego del cese de la relación contractual entre Gas Sayago, responsable del proyecto de regasificación y propiedad de UTE y Ancap, y GNLS, el consorcio conformado por GDF - Suez y la japonesa Marubeni, responsable de la construcción y puesta en funcionamiento de la planta. Previo a eso, GNLS había desvinculado del proyecto a la constructora brasileña OAS, aduciendo diferencias técnicas en el desarrollo del proyecto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)