En Ciudad Vieja bajaron los delitos desde que filman con 321 cámaras 

El "Corrimiento" de delincuentes obliga a más cámaras de vigilancia

A partir de la instalación de cámaras de seguridad en la Ciudad Vieja a fines de 2013, el Ministerio del Interior detectó un "corrimiento" de la delincuencia hacia otras zonas. El plan final es que todos los barrios tengan cámaras de seguridad.

  •  
VIVIANA RUGGIERO16 feb 2014

Un rapiñero ingresó la semana pasada a un local de comidas de la calle 25 de Mayo, en plena Ciudad Vieja. Apuntando a la dueña del comercio con un revólver se hizo de la recaudación y fugó. De inmediato la mujer hizo la denuncia, lo describió y, con las cámaras de seguridad, la Policía logró identificarlo y hacerle un seguimiento. El hombre compró unas bebidas y fue a una boca de venta de droga. Cuando salió la Policía lo estaba esperando y fue detenido.

En poco más de un mes que llevan instaladas las cámaras de seguridad en la Ciudad Vieja, hubo nueve procesados y bajaron las rapiñas y hurtos en la zona.

Desde el 23 de diciembre de 2012 al 11 de febrero de 2013 hubo 239 hurtos y 23 rapiñas. Un año después, en igual período de tiempo, se registraron 136 hurtos (43% menos) y 12 rapiñas (48% menos), según datos del Ministerio del Interior proporcionados a El País.

Entre los comerciantes de la zona no hay una opinión unánime sobre si se nota o no un cambio en la seguridad del barrio. Algunos ven un descenso de "caras raras" y otros dicen que "la cosa está cada vez está peor".

"¿Pusieron cámaras? No sabía. No he notado cambios aunque esta cuadra es tranquila porque tenemos el cambio enfrente", comentó la vendedora de un quiosco instalado sobre la calle Rincón.

Otro comerciante que prefirió no ser identificado, dijo notar que han disminuido los robos en la zona pero que aún "falta mucho para trabajar con tranquilidad".

Según el director del Centro de Comando Unificado, Robert Taroco, las cámaras motivaron un "desplazamiento" de los delincuentes de la Ciudad Vieja a la zona del Centro.

"Se nota claramente, pero es normal, siempre pasa, en todas partes del mundo. Ahí lo importante es la combinación de las cámaras y el personal que tenés para trabajar. Hay que distribuir el personal y reforzar las zonas donde no hay cámaras", aseguró.

El proyecto de saturación aplicado en Ciudad Vieja tiene una segunda etapa que se instrumentará entre marzo y abril y que consiste en la instalación de 115 cámaras más en el Centro, sobre la avenida 18 de Julio, San José y Colonia.

La idea del Ministerio del Interior, además, es extender la experiencia a otros barrios. De hecho están a estudio zonas comerciales como Paso Molino y La Unión.

Según Taroco, también se está analizando Pocitos, Punta Carretas y Carrasco, pero en estos casos, por manifestaciones de interés de privados.

"Yo creo que vamos camino a instalar cámaras y armar centros de monitoreos localizados en cada zona", aseguró el policía y explicó que no sólo se debe a los cambios de códigos delictivos sino también a que ahora es la propia ciudadanía quien pide las cámaras.

"Al principio la gente se mostró reticente y desconfiada. Ahora nos damos cuenta que las quieren, las piden y hasta se ofrecen para colaborar con el Estado en ese aspecto".

En cada esquina.

En Montevideo no sólo están las 321 cámaras de la Ciudad Vieja, sino que en la zona del BPS hay 40 y 148 en otros puntos de la ciudad como el Estadio Centenario, la Suprema Corte de Justicia y la plaza del Entrevero.

"Sirven, pero al ser algunas cámaras aisladas no te permiten hacer un seguimiento y al ser una tecnología vieja tampoco tienen tan buena calidad. En Ciudad Vieja, al tener 321 concentradas en esa zona, no sólo prevenís y te ayudan en la represión del delito sino que también sirven para otros procedimientos, por ejemplo, para aclarar el tiroteo ocurrido días atrás en el local bailable La Diosa fueron fundamental", explicó el policía y agregó que las imágenes son también "una prueba importante para presentar ante la Justicia cuando hay un detenido".

En 2013 el Centro registró durante todo el año 72 pedidos de filmaciones tanto de la Justicia como de otras dependencias policiales. En lo que va del 2014 ya van 25. "Creo que este año vamos a tener un récord y eso es porque las cámaras están jugando un papel cada vez más importante".

Estos aparatos no sólo están instalados en Montevideo, también hay en cinco departamentos (ocho en Rivera, 34 en Salto, 14 en Colonia, 14 en Maldonado y cinco en San José) y el objetivo del Ministerio del Interior es colocar cámaras y centros de monitoreo en las 18 capitales departamentales.

"Ya está bastante avanzado Paysandú, Treinta y Tres y Lavalleja. Estamos trabajando con Tacuarembó, Rocha y Chuy. No sé si lo lograremos pero es la meta", reconoció Taroco.

Funcionamiento.

Entre el Centro de Comando Unificado que está sobre la calle Mercedes, el centro de Ciudad Vieja y BPS hay 310 policías que trabajan monitoreando las imágenes que producen las cámaras.

En Ciudad Vieja y BPS hay visulizadores y operadores las 24 horas. Su tarea es monitorear permanentemente y en caso de detectar un hecho delictivo mandar móviles a la zona a través de las comunicaciones radiales. "Normalmente las emergencias entran por el 911, en este caso, parten de la misma Policía. Y ahora tenemos también un sistema para poder guiar al móvil que se envía hasta que dé con el delincuente", explicó.

La tecnología usada en las cámaras de la Ciudad Vieja permiten, además, programar los aparatos para determinar zonas de atención o movimientos raros. Por ejemplo, si una persona está mucho tiempo parada enfrente de un cajero o alguien pasa corriendo se activa una alarma en el centro de control. "Si bien las cámaras depende del factor humano, podés determinar acciones sospechosas. Puede ser falsa alarma, pero es una herramienta más para ayudar al funcionario que está monitoreando".

Las 25 comisarías son vigiladas por cámaras

Después que el Ministerio del Interior estuviera en el ojo de la tormenta por denuncias de abuso cometidos por policías, acusaciones de omisión de asistencia y malos tratos a quienes van a denunciar, la cartera anunció el año pasado que instalaría cámaras de seguridad en todas las comisarías de Montevideo.

El jefe del Centro de Comando Unificado, Robert Taroco, confirmó a El País que las cámaras fueron instaladas en las oficinas de guardia de las 25 seccionales y que las imágenes se reciben y almacenan en el centro.

"Nosotros recibimos todas las imágenes acá y ante un eventual hecho o una denuncia se va a ese servidor, al cual también tiene acceso el jefe de Policía de Montevideo. Es como un autocontrol de calidad", explicó Taroco.

Según datos oficiales difundidos en 2013, 300 policías son cesados por año debido a irregularidades.

El objetivo de las autoridades es mejorar la imagen de la policía y bajar a cero las denuncias contra funcionarios. Para eso también se decidió el año pasado monitorear y grabar todas las llamadas telefónicas que ingresen a las comisarías.

Taroco dijo no saber si ya fue necesario recurrir a imágenes o audios para aclarar algún caso o denuncia. "Cómo tiene acceso directo el jefe, acá no tenemos conocimiento de si se ha investigado algún hecho".

Recorridavirtual en la ciudad

1.Claves del Programa

El Ministerio del Interior presentó el programa Ciudad Segura que consiste en la instalación de 436 cámaras en Ciudad Vieja y el Centro en diciembre de 2013. El sistema está basado en los modelos de Puerto Madero y Tigre de la ciudad de Buenos Aires, y Mendoza, con quienes el Ministerio del Interior uruguayo intercambia información y experiencias. El objetivo, según declaraciones de ese momento del ministro del Interior, Eduardo Bonomi, es recuperar tres paseos clásicos de Montevideo: la rambla -sobre la que ya se trabajó-, la Ciudad Vieja y 18 de Julio.

2.Los costos de las cámaras

El costo mensual de todo el plan supera los US$ 30 mil. Las cámaras de última tecnología no fueron compradas sino que hay un contrato de alquiler por cinco años. Según informó el Ministerio del Interior, el sistema le representa un "ahorro de dinero importante" teniendo en cuenta que de lo contrario deberían basarse simplemente en el factor humano.

3.Funcionamiento de monitores

En Ciudad Vieja hay 28 personas, entre visualizadores y operadores. Allí, al igual que en el centro del BPS, se trabaja las 24 horas. La tarea es monitorear permanentemente las cámaras y en caso de ver algo raro largar la alerta a través de la radio. Ese centro ya tiene su propia respuesta. El del BPS, en cambio, está enlazado con la mesa central, es decir, se comunican con el Centro de Comando Unificado y desde allí se les envía un móvil. La elección de los trabajadores para los centros no fue sencilla ya que se buscaron jóvenes que estén desarrollando estudios a nivel universitario y que tengan una serie de características, como concentración y capacidad de trabajo en equipo, para poder desarrollar una tarea "dura".

4.La segunda etapa

Entre marzo y abril el Ministerio del Interior culminará con la segunda etapa del plan que implica la colocación de 115 cámaras de seguridad en la zona de el Centro, sobre la avenida 18 de Julio, Colonia y San José. De hecho ahora la cartera advierte que hubo un corrimiento de los delincuentes desde la Ciudad Vieja al Centro. Hasta que no estén todas las cámaras instaladas y la empresa encargada de la colocación no termine sus tareas, el Ministerio del Interior tiene un acuerdo por el que no puede difundir imágenes tomados por los aparatos ni datos de los centros de monitoreo para cuidar la integridad física de los trabajadores.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.