EL DEPORTE COMO DIVERSIÓN

Cuando correr es toda una aventura

Actitud Rambla reúne a mujeres que entrenan para maratones y desafíos internacionales.

Dos grupos: una parte se junta en Punta Carretas y otra en Carrasco y todas se unen los sábados en playa de Carrasco. Foto: M. Bonjour
Dos grupos: una parte se junta en Punta Carretas y otra en Carrasco y todas se unen los sábados en playa de Carrasco. Foto: M. Bonjour

Hace doce años, tres mujeres y una profesora de gimnasia empezaron a juntarse en la Rambla de Montevideo para hacer ejercicio. Costaba un poco arrancar, entonces la profe les repetía: "chiquilinas, si no saben correr, por lo menos pongan actitud". Hoy son cincuenta mujeres que, bajo el nombre Actitud Rambla, se dividen en dos grupos. Lunes y miércoles, de tardecita, se junta el grupo de Punta Carretas (en la estación de Ancap del Club de Golf); martes y jueves, en la mañana, lo hace el de Carrasco (frente al Hotel Sofitel). Y los sábados se unen todas en la Playa de Carrasco que "tiene nueve kilómetros de arena, entonces la utilizamos bastante para un terreno más elástico, más suave, para no estar corriendo tanto sobre cemento", explica Pilar Rama, la profesora responsable de este contingente que se identifica por el color rosado de su indumentaria. Si bien predominan las mujeres, hay dos o tres hombres que, en calidad de "esposo de" o "novio de", también son parte del entrenamiento.

El objetivo principal de Actitud Rambla es practicar deporte, pero como muchas veces eso no basta como excusa, se fijan metas más convocantes como las carreras. Entonces aparecen los desafíos de calle, las 10K, las maratones o las carreras de aventuras (en las que participan más mujeres que en las de calle). "Esos objetivos se van cambiando porque es un grupo para personas que no hacen podio, personas comunes y corrientes, que tienen familia, que trabajan, que estudian… La más joven hoy tiene 28 años y la más grande 56 o más. Cada una, si bien somos un grupo, tiene su rutina, que es el trabajo más importante de un entrenador: preparar el entrenamiento para cada persona".

Una de las grandes apuestas de Actitud Rambla es el Cruce Columbia, una carrera de aventuras de tres días que se realiza entre Chile y Argentina, generalmente en febrero (alrededor de cien kilómetros). Pero para su vigésima edición, la de 2018, se trasladó para diciembre por temas que tienen que ver con los trámites de aduana y costos. Actitud Rambla participó por primera vez en 2015, con catorce representantes (cinco de ellas no uruguayas ya que en el grupo hay muchas extranjeras), y para la edición 2018 ya tiene veinticinco inscriptas. También fueron parte del Raid Columbia, que se desarrolla en el norte argentino y se diferencia del Cruce en que no hay campamentos para quedarse al final de cada etapa, cada corredor debe procurarse la estadía.

"Uno se cuestiona si será peligroso, pero en la última etapa no abandonó nadie. Pero tampoco se trata de meternos en carreras que tengan mucha exigencia", aclara Pilar sobre un grupo que no participa de estos desafíos por los premios, que los hay, sino por objetivos más simples, como puede ser conocer nuevos paisajes o compartir una actividad en grupo. "Nos tomamos la carrera con más calma, observando las vistas, caminando bastante, armando picnics para comer y sacando fotos como locos".

"En Actitud, el tema de bajar los tiempos no es algo que nos motive. No quiero decir que quien lo haga esté mal, pero es más fácil que uno se frustre en caso de no obtenerlo. El objetivo es hacerlo y divertirse en el entrenamiento, que es lo más largo. A veces te estás preparando un año entero y la carrera es unas horas. Es como una fiesta de casamiento, la preparás todo un año y se te va en cuatro horas", destaca la profesora y, sin querer caer en el feminismo, apunta que hay que reconocer que a una mujer le puede llevar un poco más de tiempo preparar una competencia porque, por lo general, tiene muchos compromisos adicionales: los hijos, el colegio, el trabajo… "Sabemos que en un año se llega. ¿Qué ganamos? La medalla es lo de menos; se gana seguridad, autoestima, la felicidad de lograr algo para lo que tuviste un año preparándote contra viento y marea".

El desafío no tiene por qué ser una carrera, "puede ser querer adelgazar. Muchas se unen a Actitud porque correr es una manera de controlar el peso. Después se llevan la sorpresa de que es mucho más que eso. Incluso, mañana engordan y les importa menos que antes porque encontraron otra motivación". Por supuesto que el tema de la salud también es clave. "Tengo varios ejemplos de personas que han empezado porque el médico les dijo que tenían colesterol o diabetes, realizan tres o cuatro meses de entrenamiento y es impresionante cómo se equilibran", cuenta Rama. "El deporte es un medicamento preventivo que todo el mundo debería tomar".

Para todos.

"Una cosa que es importante decir es que el deporte es para todo el mundo", señala Rama sobre una práctica que debería ser tan básica como alimentarse, higienizarse o dormir. Más en un país bastante sedentario como Uruguay y en una época en la que la tecnología, si bien simplifica la vida, muchas veces no colabora con la práctica del deporte. "Cuando éramos chicos, nos levantábamos a cambiar los canales del televisor, hoy no tenés que moverte para nada".

Rama también destaca que correr una carrera te permite compartir una actividad junto a corredores de élite sin necesidad de tener la misma preparación. "Participás en los mismos eventos que los mejores del mundo. Por ejemplo, el Maratón de Berlín es una carrera que los grandes atletas utilizan para romper récords".

No hay que olvidar las ventajas que ofrece Uruguay como un país con espacios para practicar deporte al aire libre y un clima por lo general bastante favorable.

Y ni hablar de los beneficios psicológicos. "La persona empieza a cambiar la actitud, a ser positiva, ve las cosas mejor, enfrenta mejor el dolor, los problemas. El psicólogo te hace cambiar de adentro hacia afuera y yo digo que el ejercicio te cambia de afuera hacia adentro", dice la entrenadora.

Por todas estas cosas es que la responsable de Actitud Rambla propone cambiar el plan de juntarse para comer, por el de juntarse para correr.

"En lugar de comer, corren; charlan exactamente igual y resuelven el mundo exactamente igual, pero ganan en salud", resume con humor.

Dos conocidas juezas son parte del grupo.

En Actitud Rambla entrenan dos reconocidas juezas penales. Una es Julia Staricco, que se prepara para participar del Raid de las Sierras (Lavalleja), que recorre 70 kilómetros durante tres días (27, 28 y 29 de octubre). Ya corrió el Raid Columbia en mayo de este año (Salta-Jujuy), otros 70 kilómetros distribuidos en tres etapas. La otra jueza es Graciela Gatti, cuyo próximo objetivo es la Maratón de Nueva York (5 de noviembre); ya corrió tres maratones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)