FOTOGALERÍA

El corredor de los "refugiados"

Indigentes ocupan las flamantes paradas de General Flores; de noche hay “picadas” en la avenida desierta.

Corredor General Flores. Foto: Fernando Ponzetto
Corredor General Flores. Foto: Fernando Ponzetto
Corredor General Flores. Foto: Fernando Ponzetto
Corredor General Flores. Foto: Fernando Ponzetto
Corredor General Flores. Foto: Fernando Ponzetto
Corredor General Flores. Foto: Fernando Ponzetto
Corredor General Flores. Foto: Fernando Ponzetto
Corredor General Flores. Foto: Fernando Ponzetto
Corredor General Flores. Foto: Fernando Ponzetto
Corredor General Flores. Foto: Fernando Ponzetto
Corredor General Flores. Foto: Fernando Ponzetto
Corredor General Flores. Foto: Fernando Ponzetto

Más de cuatro años le duró el dolor de cabeza a la Intendencia de Montevideo; finalmente, las autoridades confirmaron que dentro de un mes las obras del corredor General Flores estarán concluidas.

La demora en la construcción derivó en que el corredor terminara convirtiéndose en pista para picadas de motos durante la noche, estacionamiento de carros de caballos, dormitorio de indigentes en los flamantes refugios de las paradas de ómnibus y un foco de insalubridad en varios puntos.

Para los vecinos de la zona, la remodelación generó un verdadero calvario. "Como estaba antes era impecable, acá no teníamos problemas de tránsito, esto te lo voy a decir clarito: es una verdadera joda", se quejó Roberto Sanabria, quien trabaja en la parada de taxis de General Flores y Guarapirú.

Sanabria dijo a El País que "en las paradas de ómnibus del corredor ya hicieron casas, duermen como 10 personas, hombre y mujeres, la mayoría adictos a la pasta base, y están continuamente viendo a quién le pueden robar un monedero o la plata del boleto".

Por su parte, otra vecina de la zona, que intervino en la conversación mientas El País dialogaba con Sanabria, argumentó que "los primeros días del mes son los más complicados, porqué acá tenemos un local de cobranzas, y se pagan las pensiones, jubilaciones y asignaciones familiares; estos (los indigentes) te ven salir y si no tenés cuidado te roban todo lo que cobraste del mes".

Alejandra Area, que vende flores en la esquina de General Flores y José Possolo desde hace 16 años, describió la situación como indignante: "¿Cuánto llevan con todo esto? ya no se puede más, vayas a la parada de ómnibus que vayas, hay gente durmiendo, con cartones, y hacen sus necesidades ahí mismo. Yo ya estoy podrida de esto, porque no puedo trabajar en paz, día por medio te están robando, es indignante".

Más adelante, por el corredor, en General Flores y José Serrato, Adrián Loriente señaló a El País que "por las noches se corren picadas; en esta esquina ya se mataron dos personas en moto. Van a todo lo que da por el corredor, y como no está habilitado se piensan que nadie va a cruzar, pero los accidentes terminaron pasando".

Antecedente clave.

Luego del cuestionado corredor Garzón, que fue una de las reformas viales más ambiciosas de la comuna capitalina, y a su vez una de las más cuestionadas, en marzo de 2012 comenzó la ejecución de obras sobre la avenida General Flores, en el tramo que va desde José Belloni hasta José Batlle y Ordóñez (ex Propios).

Allí la idea, en principio, fue calcar el plan de obras que atraviesa el barrio Colón, con un corredor central de exclusividad para los ómnibus, y con sendas a sus costados para los demás vehículos. La realidad es que no resultó práctica la implementación, tanto para los peatones y automovilistas, como para los transportistas que circulan por el corredor central.

Cuando recién se inauguraron las obras en Garzón los choferes de los ómnibus alegaban que las puertas de los vehículos chocaban con las paradas y que no podían abrirlas, por este motivo, muchos transportes interdepartamentales dejaron la exclusividad del corredor central y siguieron la ruta habitual por la que normalmente circulaban todos los vehículos.

Además, la dinámica y el período de adaptación a la nueva circulación por la zona llevó meses, lo que concluyó en más de 300 accidentes de tránsito y al menos cinco personas fallecidas desde su inauguración en diciembre de 2012.

Por todos estos motivos, la Intendencia paralizó las obras en General Flores a un año de haberse iniciado los trabajos. Allí se evaluó nuevamente el plan central de obras y se cambiaron algunas cosas. Entre otras, se cuidó que las paradas no chocaran con las puertas de los ómnibus, como con los espejos grandes de los transportes interdepartamentales.

También se cambiaron de lugar los panes de cemento, que están pintados de color amarillo y que son los que dividen en algunos puntos las entradas a las sendas centrales de las laterales. Otro de los cambios tuvo que ver con la semaforización. En Garzón, luego de su inauguración, los semáforos no estaban sincronizados, lo que provocaba la demora de quienes circulaban por las vías aledañas al corredor central. Los vecinos del lugar aseguraban que cada dos cuadras tenían un semáforo con luz roja,

La directora de Movilidad de la Intendencia de Montevideo, Beatriz Tabacco, informó a El País que "faltan unos pocos detalles, en un par de semanas ya estaría todo pronto para inaugurar".

Los últimos retoques tienen que ver con seis paños de hormigón que quedaron mal en sus juntas y que tuvieron que ser hechos nuevamente.

"Hubo que hacerle corregir a las empresas algunos temas como el funcionamiento de los semáforos, y poca cosa más. Ya está casi pronto, falta cortar la cinta", aseguró Beatriz Tabacco.

Si no puede ver el mapa haga click aquí

Tercera vez que fijan fecha para la inauguración de obra.

Las fechas que se manejaron para la inauguración del corredor de General Flores fueron varias y en diferentes períodos de tiempo. El plan de obras estaba pensado para que se comenzara a ejecutar en septiembre del 2011, pero todo se aplazó seis meses. En marzo de 2012 la Intendencia de Montevideo comenzó con la limpieza de las veredas y la desinstalación del alumbrado público que se encontraba en el cantero central de la avenida.

El plan de obras estipulaba que se terminara con el corredor dos años después de haber sido comenzado, es decir, en marzo de 2014. Faltando un mes para llegar a la fecha, aún no estaba hecho ni el 50% del trabajo. En ese momento la Intendencia admitió que existió "una desfinanciación".

Según lo que estaba previsto, se usarían para General Flores US$ 11 millones, pero cuando comenzaron las obras, solamente se contaba con US$ 2 millones, debido a que los restantes US$ 9 millones debieron ser usados para Garzón, según datos a los que accedió El País.

La segunda fecha pautada fue marzo de 2015. La Intendencia tampoco pudo cumplir ese objetivo porque "se robaron el cableado de luz del corredor", según había indicado en su momento el director de Movilidad de la anterior administración, Néstor Campal.

La última fecha que se fijó la Intendencia de Montevideo, fue "para dentro de un mes", según la actual directora de Movilidad, Beatriz Tabacco.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)