ASSE no cumple con los tiempos de espera para consulta

Corralito: indicadores reflejan disparidad entre prestadores de salud

Desde ayer, 1,5 millones de uruguayos pueden cambiar de prestador de salud. El Ministerio de Salud Pública (MSP) puso a disposición de los usuarios una aplicación de internet que permite comparar las características de los centros de salud. Hay gran disparidad entre las instituciones.

En la página atuservicio.uy se puede acceder a todos los datos que mutualistas y seguros privados relevaron a lo largo de 2014 (ver infografía).

Con estos datos se puede notar la disparidad que existe entre los distintos prestadores. Mientras la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) no cobra por tickets de medicamentos u órdenes a medicina general, un prestador de salud cobra $ 202,22 por los medicamentos y otro $ 89,39 por las órdenes.

Se puede notar también cómo ASSE viola el decreto 357 del año 2007, que dice que todos los prestadores de salud deberán entregar cita para una consulta a Medicina General en un plazo máximo de 24 horas. Según los datos otorgados por el Ministerio de Salud Pública, la ASSE tiene un tiempo de espera de 2,1.

El resto de los prestadores de Montevideo se mantienen dentro de los márgenes permitidos o al límite.

ASSE, por otro lado, es el prestador de Montevideo que mantiene a la mayor cantidad de usuarios, 328.462, seguido por la Médica Uruguaya (298.303) y el Casmu (211.713).

Los prestadores de la capital del país con menos afiliados son tres seguros privados: Medicare (1.312), Seguro Americano (10.116) y BlueCross & BlueShield (13.050).

Son estos prestadores también los que, junto a Summum y MP, tienen los tickets más baratos para medicamentos por Fonasa y órdenes a medicina general: $ 20 y $ 0, respectivamente. Algunos, sin embargo, cobran un timbre y los medicamentos se compran en farmacias tercerizadas.

Respecto a la disponibilidad de medicamentos, Medicare es la que mantiene mayor tasa (96,3), seguido por Universal (94,3) y Gremca (92,2).


Si no puede ver el gráfico haga click aquí

Interior.

En el interior del país, por otro lado, son 20 las mutualistas, de distintos departamentos las que no cumplen con los tiempos de espera estipulados por ley.

Ningún centro de salud, sin embargo, llega al tope de Montevideo por un ticket de medicamento. El precio máximo, en el interior, es de $ 178,35 y pertenece a una cooperativa privada del departamento de Treinta y Tres.

La mejor disponibilidad de medicamentos en el interior pertenece a Soriano (91,4). La más baja (60) la comparten varios departamentos: Treinta y Tres, Tacuarembó, Salto, Rocha, Rivera, Maldonado, Lavalleja, Cerro Largo y Artigas.

En Treinta y Tres también está el centro asistencial con menos afiliados, 1.161, y en el interior, ASSE de Canelones es quien posee la mayor cantidad.

La ministra de Salud Pública, Susana Muñiz, había dicho que, por suerte, no hay demasiadas diferencias en el país entre los distintos prestadores integrales.

Todo estos datos están disponibles en la página web, donde también se permite desagregar por departamento y realizar comparativos entre varios centros de salud.

Apertura.

Los usuarios disconformes con su prestador de salud tendrán tiempo hasta el 28 de febrero para hacer uso de la apertura del corralito mutual.

Para cambiar de prestador, se debe concurrir a la institución elegida y allí realizar el trámite. El trámite debe ser realizado por el titular personalmente, llevando la cédula de identidad a la nueva institución de asistencia médica elegida; sin ser necesario concurrir a las oficinas del BPS ni a la institución de asistencia médica anterior. El único requisito es tener tres años en la misma institución de salud.

"Lo que se quiere evitar es la intermediación lucrativa, por lo tanto ninguna persona extra debe hacer ningún trámite", dijo la ministra.

El año pasado, fueron 55.364 los afiliados que cambiaron de prestador de salud al cierre del período habilitado por ley. La cifra representó un 4,1% del total de personas que estaban habilitadas para hacerlo.

Fueron 34.107 trabajadores dependientes y no dependientes, 11.025 menores, 7.455 cónyuges y 2.789 jubilados. En 2009, cuando se inició el "corralito", el 9,7% de los habilitados optó por cambiarse.

A partir de ahí los porcentajes fueron bajando: 6,8% fue el porcentaje de gente que migró de prestador en 2010, 6,4% en 2011 y 5% en 2012.

En 2013, 52.134 personas cambiaron de prestadora de salud, lo que representó el 4,4% de la población que estaba habilitada para hacerlo. A la luz de esas cifras es que el Ministerio de Salud Pública espera que este año se registre una nueva merma.

"No esperamos para esta vez grandes variaciones, aunque capaz la vida nos demuestra otra cosa", sostuvo la ministra en entrevista con la página web de su cartera.

"Se presume que la caída es porque la gente viene aumentando su confianza en el sistema de salud y no encuentra grandes diferencias entre los prestadores", apuntó.

Proyecto.

El senador electo Javier García (Partido Nacional) presentó el pasado año un proyecto de ley sobre el levantamiento del corralito mutual.

La normativa obligaría a los centros de salud, tanto públicos como privados, a presentar datos sobre listas de espera una vez cada seis meses.

El proyecto de García también establece que si la información revela algún tipo de irregularidad, se debe dejar la puerta abierta a los usuarios de esos centros para que se vayan a otros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)